Columnistas

Agachado y ministra
Autor: Alberto Maya Restrepo
14 de Enero de 2014


Un paciente puede ver los resultados de los exámenes que le haya ordenado el médico, pero lo más probable es que, si no es doctor, no pueda interpretarlos debidamente, así que resulta indispensable contar con el facultativo.

Un paciente puede ver los resultados de los exámenes que le haya ordenado el médico, pero lo más probable es que, si no es doctor, no pueda interpretarlos debidamente, así que resulta indispensable contar con el facultativo. Todos podemos ver los montos de operaciones en el mercado de valores, pero no todos estar en condición de saber si un valor dado indica riesgo o no. Ese fue el caso de los resultados que se exhibían en la Bolsa de Valores de Colombia cuando sucedió lo de Interbolsa. Todo parecía normal, a los ojos del ciudadano común, y aunque muchos sospecharon “algo” negativo no hubo pánico y las cosas siguieron hasta el gran desastre. En cambio, personas como el presidente de la Bolsa de Valores de Colombia - BVC -, señor Córdoba, sí se dieron cuenta de la magnitud de ciertas operaciones, específicamente de las de los llamados repos, y estaba en condiciones de evaluar si conllevaban riesgo para los inversionistas, pero optó por el camino facilista de guardar silencio ante el público, ante quienes seguían pensando, por no saberlas interpretar, que las cosas estaban dentro de parámetros normales.


¿Qué cómo sé que Córdoba sabía? Sencillo, porque él mismo lo dijo. Estas sus declaraciones a El Colombiano (2/Dic/2012): “...estábamos todos sobre la alerta porque la posición de los 300.000 millones de pesos en repos era muy grande…”. Por tanto, eso de que “estábamos todos sobre la alerta” se presume que eran ellos, los que “monitorean” el mercado y saben interpretar sus cifras y su comportamiento, y no se referiría al público en general. Así, ¿por qué abierta y francamente no alertó en su momento? ¿Por qué guardó silencio? ¿Por qué, si veía el riesgo inherente a esos montos, nada dijo cuando correspondía? ¿Sería que también se tomó unos whiskys con Jaramillo, el presidente de Interbolsa, y acordaría no perjudicarlo?


Cualquiera de estos dos escenarios es muy comprometedor: 1- que Córdoba no se había dado cuenta de nada, pese a sus declaraciones a El Colombiano, con lo que podría sospecharse que no está calificado para desempeñar el cargo que tiene, o 2) que sí sabía de los riesgos y nada hizo por alertar oportunamente, lo que hasta podría llevar a sospechar complicidad. Ha pasado mucho más de un año y Córdoba ahí, incólume. ¿Quién le estará cubriendo la espalda?


Me pareció muy bien el pronunciamiento del Procurador General de la Nación, doctor Ordoñez, en el caso de Gerardo Hernández, SuperFinanciero, y la sanción que le impuso. No sé si las actuaciones, o las omisiones, del señor Córdoba, de la BVC, están en el campo de acción de la Procuraduría, pero autoridad competente debe tomar este caso por donde es, pues Córdoba con sus declaraciones quedó mal parado y no puede ser que, como se dice, pase de agache, sin responder por nada ni a nadie y libre de toda responsabilidad en caso tan grave y sonado. ¿Qué dirán sobre esto los afectados con esa “pirámide” llamada Interbolsa, o los abogados que los representan? Hay caso.


 


***


 


El pasado 4 de diciembre Yamid Amat entrevistó a la ministra de educación, quien se “defendió” de los malos resultados arrojados por las pruebas Pisa sobre educación. Dijo ella que “lo bueno” era que la tendencia desde 2006, año en que Colombia empezó a participar en esas pruebas, es favorable. A la misma hora y por Cable Noticias el periodista Hassan Nassar, ante un grupo de panelistas con quienes analizaba esos resultados, leyendo dijo que “lo peor” era que la tendencia desde que Colombia participa en tales pruebas es de empeoramiento. ¿A quién le creo? Pues a lo que leyó Hassan porque a la ministra (miembro del gabinete Santos) no le creo ya que estos casi cuatro años de gobierno han sido malos para la educación en el país y ni la cacareada reforma la ha podido hacer… porque para hacerlo hay que saber sobre el tema.