Columnistas

¿Por qué no podemos ser bondadosos?
Autor: Anibal Vallejo Rendón
31 de Diciembre de 2013


Cualquier ejemplar de la famosa revista Selecciones que uno mire contiene algún tema alusivo a las especies animales. Historias de la vida real, narraciones literarias, datos científicos, curiosidades, vidas ejemplares dedicadas a ellas, citas,

Cualquier ejemplar de la famosa revista Selecciones que uno mire contiene algún tema alusivo a las especies animales. Historias de la vida real, narraciones literarias, datos científicos, curiosidades, vidas ejemplares dedicadas a ellas, citas, descripciones de modos de vida, etc. No se puede negar la influencia que para muchas generaciones tuvo esta revista, cuando los medios eran limitados. Se hablaba de una cultura de Selecciones, más acorde con la vida diaria que las enciclopedias abundantes que también marcaron procesos educativos. ¡Si no había Internet!


Me encontré en la revista de abril de 1982 el artículo Defensor de los animales. Para la época a uno no se le podía ocurrir pensar en este modo de vida al leer estas publicaciones. Desde 1967, año en que establecieron el Fondo en favor de los animales, Cleveland Amory y sus seguidores intervinieron en acciones como rociar un inofensivo colorante rojo frente a la costa de Canadá a más de mil focas de arpa recién nacidas, para que sus pieles carecieran de valor y de esa manera poderlas salvar. Rescataron centenares de onagros del Gran Cañón de Colorado para evitar que el gobierno de Estados Unidos matara a tiros a esos asnos salvajes. Compraron un barco de pesca rastreador, de 789 toneladas, formaron en su proa una masa compacta con 63 toneladas de cemento y cascajo y, en 1979, embistieron deliberadamente frente a la costa de Portugal al ballenero Sierra, de 683 toneladas, el que  durante mucho tiempo ejerció su despiadada caza de ballenas, y lo dejaron inservible. Para entonces contaban además con un rancho de 80 hectáreas en Tejas, donde muchos equinos maltratados pudieron vivir en paz sus últimos días.


Esta acción nos recuerda que en 1971 doce voluntarios canadienses se hicieron a la mar en un viejo barco pesquero desde Vancouver, para intentar evitar la explosión de una bomba nuclear. Este viaje originó el nacimiento de Greenpeace.


Clevelan Amory, padrino de la organización fue quizás el más prolífico escritor de artículos de revista en Estados Unidos, con columnas en varias publicaciones, programa diario de televisión y cotidiano en la radio. Hizo suya la bandera del movimiento en favor de los animales, de los muertos para alimento de los humanos, en laboratorios, los sacrificados para fabricar adornos y abrigos, las víctimas de la cacería. Durante un debate televisado en Toronto sobre el uso de animales en laboratorio, terminando el programa se refirió a un caso donde le sacaron los ojos a un perro y se los trasplantaron a un gato. Después pusieron los ojos del gato en el perro, y preguntó ¿qué utilidad puede haber en esto? – Usted ignora lo más elemental de la oftalmología -replicó su oponente, que era médico patólogo. -Ese experimento tal vez evite la ceguera de los niños-. Como el médico se disponía a continuar con sus argumentos, Amory hizo un ademán despectivo.


–No prosiga, doctor, inventé este ejemplo sólo para demostrar que usted defendería cualquier cosa. Amory, quien dijo no ser teólogo, ni científico, en 1974 escribió el libro ¿Es bondadoso el hombre?