Editorial

La vida gana terreno en Medell韓
30 de Diciembre de 2013


La buena administraci髇 de los recursos p鷅licos con que cuenta Medell韓 ha permitido esta provechosa realidad y exige hacia el futuro una gesti髇 cada vez m醩 eficiente.

Comprometido como siempre ha estado con la defensa de la vida en la ciudad, que no es otra cosa que brindar a los ciudadanos seguridad y equidad en un entorno de desarrollo económico sostenible, el balance de gestión de los dos primeros años de gobierno del alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria Correa, tiene sus mayores frutos precisamente en los terrenos del orden público y la inclusión social, superando en algunos aspectos las metas presupuestadas en el Plan de Desarrollo para este momento y proyectando, gracias a las favorables circunstancias que representó el ingreso de nuevos recursos al presupuesto, el avance de obras de largo aliento que garantizarán los avances en infraestructura acordes con la nueva realidad de una ciudad transformada.


Las cifras y las ejecutorias hablan por sí solas de la apuesta decidida que la actual Administración Municipal se jugó para dar respuesta a la que es la mayor preocupación de los habitantes de Medellín, como es la seguridad. Con una inversión que supera los $158.000 millones, el desafío fue fortalecer la institucionalidad para darles herramientas de respuesta oportuna y eficiente a los ciudadanos. Prueba de ello fue la construcción de un laboratorio de criminalística, tres estaciones de Policía en las comunas de Buenos Aires, Villa Hermosa y el corregimiento de Altavista; la entrega a los organismos de seguridad de 474 vehículos entre patrullas, motos y CAI móviles, la instalación de 761 cámaras y la entrega de 804 equipos de comunicaciones, y de la mano del Gobierno Nacional la creación del grupo Gaula Metropolitano y del Cuerpo Élite contra objetivos de alto valor, a lo que se unió la llegada este mes de mil nuevos policías que permitieron pasar de tener 121 cuadrantes a contar con 189. El resultado ha sido, hasta ahora, 38 días sin homicidios y una reducción proyectada de 27 % menos asesinatos en todo 2013.


Es apenas lógico que el ciudadano de a pie, que padezca algún caso de extorsión o de robo callejero, cuestione los resultados así expresados, pero lo que queda claro en este somero balance es que las políticas con miras a alcanzar la seguridad ciudadana están bien orientadas, tanto así que los planes para el inmediato futuro apuntan a reforzar esas directrices, como la llegada de otros mil agentes de Policía para marzo de 2014, que aumentará a 411 el número de cuadrantes, algo que tiene que redundar en una mayor seguridad de los entornos comunitarios. Es imposible que una ciudad que se vio sometida a las mayores expresiones de violencia pase de la noche a la mañana a ser un paraíso. De hecho, lo alcanzado en los últimos años ha llevado a la ciudad a ser un referente en el ámbito internacional.


Pero como se trata de la defensa de la vida con equidad, queremos resaltar hechos en el diario vivir de muchos ciudadanos que pasan desapercibidos, tal vez, como lo comentábamos ayer, porque no constituyen algo tangible y, por ende, son fácilmente olvidados. Se trata del programa Medellín Solidaria, que cubre ya a 50.000 hogares de los 60.000 presupuestados para el cuatrenio, lo que acerca el plan a una cobertura del 100 % de las familias que viven en situación de pobreza extrema. Esto adquiere mayores dimensiones si se añade que esa misma población hace parte del universo beneficiado por las obras de infraestructura en salud, que incluyen la construcción de tres unidades hospitalarias, el Parque de la Vida y el Hospital Infantil Concejo de Medellín; la creación mediante la Alianza AMA de Savia Salud para la atención del régimen subsidiado, y la transformación del modelo educativo con la creación de la jornada complementaria, que ha beneficiado a 34.000 estudiantes y ha impactado hacia la baja el problema de la deserción escolar. Estos también son logros que aportaron a reconocimientos como el de la ciudad con mejor calidad de vida del país; mejor destino de negocios de Suramérica o ciudad más innovadora del mundo.


Lo que tiene para mostrar la Administración Municipal en otros  campos como la infraestructura, son la ratificación de que Medellín avanza en su transformación gracias a la continuidad de políticas en las que la equidad y la inclusión han sido nortes bien definidos, y a la formulación de nuevas iniciativas acordes a la evolución del entorno transformado. Es así como se plantean nuevos retos, como el de la sostenibilidad económica que permita que la tasa de desocupación no solo se mantenga en un dígito sino que se siga reduciendo; o como el de la educación, para lo cual se proyectan inversiones cuantiosas a partir de 2014 en la implementación de nuevas ciudadelas universitarias, la universidad virtual y el centro de innovación y formación para los maestros. La buena administración de los recursos públicos con que cuenta Medellín ha permitido esta provechosa realidad y exige hacia el futuro una gestión cada vez más eficiente y una articulación de todos los sectores hacia el propósito común del desarrollo. Ese ha de ser el mayor reto para los dos años que faltan: que toda la ciudad esté hablando el mismo idioma, el del progreso a través de la innovación, en el que la vida con equidad recupera su lugar de valor supremo.