Economía

Año marcado por los paros
28 de Diciembre de 2013


Mineros, cafeteros, educadores, trabajadores de la salud, campesinos y transportadores fueron algunos de los sectores que adelantaron paros, huelgas y manifestaciones durante este 2013.


Redacción Economía


E l año 2013 estuvo marcado por  las huelgas en el sector minero y el paro nacional agropecuario, al que se unieron  por algunos días el sector salud, educadores y transportadores, generando cierres viales y desabastecimiento en ciertas zonas del país. 


Huelgas en Cerrejón y Drummond


El 7 de febrero más de 12.000 trabajadores de Cerrejón suspendieron actividades tras fracasar en las negociaciones en las que exigían mejores condiciones en salud, transporte, contratación y un incremento salarial del 7 %. 


Luego de 32 días de huelga, las comisiones negociadoras de la compañía y de los trabajadores suscribieron la convención colectiva que regirá para los próximos tres años y que incluyó un aumento salarial en el primer año del 5,1 %; para el segundo, la inflación más 1,5 % y para el tercero, la inflación más 1,7 %. 


Se calcula que cada día de cese de actividades en Cerrejón, la mina de carbón a cielo abierto más grande del mundo y que en  2012  produjo 34,6 millones de toneladas, generó pérdidas superiores a los $5.400 millones y se dejaron de producir 100.000 toneladas de carbón. 


Tan solo tres meses después, el 23 de julio, 10.000 trabajadores directos e indirectos de Drummond, la cuarta exportadora de carbón en el mundo, iniciaron una huelga indefinida luego de que no se lograra concertar el pliego de peticiones que incluía, entre otros aspectos,  un incremento salarial del 9 % para los trabajadores y un cambio de políticas de seguridad industrial.


Con una votación de 2.549 votos a favor y 59 en contra, los mismos trabajadores de la multinacional estadounidense decidieron levantar la huelga tras 45 días de cese de actividades en las minas La Loma y El Descanso, en Cesar.


Así las cosas, cada trabajador acordó recibir un bono de $8,5 millones por finalizar la huelga, firmar la convención colectiva, mejorar las condiciones de vivienda, salud y transporte e incrementar el salario en un 5 %. 


De acuerdo con cálculos de Drummond, cada día se dejó de exportar cerca de 90.000 toneladas de carbón, lo que representó pérdidas cercanas a los US$6 millones al día. 


Mineros artesanales


Esta vez, el 17 de julio, los mineros informales y artesanales de 80 municipios del país se declararon en paro indefinido para exigirle al Gobierno que la aplicación del Decreto 2235, acerca de la destrucción de la maquinaria,  fuera solo para los mineros que operaran maquinaria de dudosa procedencia y con fines ilícitos. 


En medio de tensas negociaciones y algunas alteraciones del orden público, el 31 de agosto  el Gobierno y los mineros acordaron, entre otros puntos, el protolocolo para la aplicación de este decreto y la expedición de una guía para que los mineros informales cumplan con las  normas ambientales.


Paro agropecuario


El 19 de agosto inició el paro convocado por el movimiento Dignidad Agropecuaria y al que se unieron transportadores, estudiantes, trabajadores del sector de la salud y posteriormente los cafeteros.


Las movilizaciones y los bloqueos en el país, especialmente en Cundinamarca, Nariño, Antioquia, Boyacá y  Valle se tornaron violencias y en la primera semana de paro se reportaron tres personas muertas, 175 capturas y 117 policías heridos en las manifestaciones.


Incluso en ciudades capitales como Medellín y Bogotá se presentaron enfrentamientos durante las marchas que dejaron millonarias pérdidas en establecimientos comerciales y congestión vehicular. 


Los bloqueos provocaron una disminución en el ingreso de alimentos a la Central Mayorista, principal acopio de alimentos del departamento. Escasearon la papa criolla y capira, la arveja, la yuca la piña y  el mango tommy, encareciendo así los costos de la canasta familiar. 


El paro agropecuario más grande en la historia de Colombia evidenció la profunda crisis que afronta hace décadas el campo y la necesidad de fijar políticas públicas eficaces que potencien a los productores nacionales y los haga más competitivos en el mercado nacional e internacional. 


Luego de infructuosas mesas de trabajo entre el Gobierno y los campesinos, el 8 de septiembre se firmó un acta de compromiso que le puso fin a las protestas y paulatinamente, en los días siguientes, se levantaron los bloqueos y los campesinos retornaron a sus actividades agropecuarias.


Entre los acuerdos pactados estuvo salvaguardias a la importación de productos agropecuarios, actualización de las medidas sanitarias y compensación económica por ingreso de papa y leche por los acuerdos comerciales.


Así mismo, el Gobierno estableció el Pacto Nacional Agropecuario y aplazó por un año más el desmonte del impuesto al 4x1.000 para financiar los programas del campo. Sin embargo, el movimiento Dignidad Agropecuaria expresó su inconformismo y exigió mayor participación en la construcción del Pacto. 


Igualmente, el 4 de septiembre el Gobierno y los transportadores acordaron congelar hasta diciembre el precio del Acpm, el Ejecutivo se comprometió a regular las tarifas de fletes y se conformaron mesas de trabajo para reglamentar los acuerdos del sector automotor. De esta manera, los transportadores también pusieron fin a los bloqueos en las carreteras y avenidas del país y levantaron el paro. 


Fusión UNE-Millicom


Luego de una reñida votación, con once votos positivos y nueve negativos, más una  abstención, el Concejo de Medellín aprobó el 9 de  mayo  el proyecto de Acuerdo 106 de 2013 que autorizó a UNE para buscar un socio estratégico, en este caso, Millicom.


En octubre, las respectivas Juntas Directivas suscribieron el contrato y dieron por terminada la etapa de negociaciones, para continuar los trámites ante las autoridades regulatorias y gubernamentales del país.


Igualmente, la Alcaldía de Medellín fijó los cuatro frentes en los que se invertirán los $1,4 billones que ingresarán al Municipio tras la finalización del proceso de fusión, los cuales son movilidad y sostenibilidad, inclusión social y salud, educación y seguridad.



Venta de Isagén


El 29 de julio, el Gobierno anunció la venta del 57,66 % de las acciones que la Nación tiene en Isagén, la tercera empresa de generación de energía en el país, con el objetivo de invertir los recursos en la construcción de carreteras.


Pese a que la Procuraduría pidió al Tribunal Superior de Cundinamarca que suspendiera la venta hasta tanto se estableciera cuál sería la afectación al patrimonio público y a las demandas del expresidente Álvaro Uribe Vélez y del grupo “Dueños de Isagén”, el 19 de agosto inició la primera ronda de venta dirigida a las entidades y a los representantes del sector solidario.


El precio piso de cada acción fue fijada por el Consejo de Ministerios en $3.178, lo que equivale a más de $5 billones por la enajenación. Entre las empresas interesadas en comprar la participación estatal en Isagén están Protección, Grupo Argos a través de Celsia, la Empresa de Energía de Bogotá (EEB) y las extranjeras AES,  Duke Energy, Suez y  Cemig.




Adhesión a la Ocde


En tiempo récord, luego de dos años y medio, Colombia fue invitada el 30 de mayo por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) a iniciar negociaciones con miras a una próximo adhesión del organismo que agrupa a los 34 países más desarrollados del mundo. 


La Ocde presentó en septiembre  la  hoja de ruta que fijó los parámetros para el ingreso pleno y desde entonces funcionarios colombianos colaborarán con los Comités de la organización en ámbitos como inversiones, gobernanza corporativa, mercados financieros, seguros y pensiones privadas, competencia, impuestos, medio ambiente, productos químicos.


El proceso de revisión de políticas públicas de Colombia y las recomendaciones de los expertos de la Ocde tardarán de dos a tres años.



Desempleo a un dígito


A partir de mayo, cuando Colombia redujo la tasa de desempleo a 9,4 %, el indicador se ha mantenido a un dígito hasta octubre, mes del que se tiene el último reporte por parte del Dane. En junio, la tasa de desempleo fue de 9,2 %; en julio, 9,9 %; agosto, 9,3 %; septiembre, 9 % y octubre, 7,8 %, la más baja desde 1995. Construcción y comercio impulsaron el empleo.


Medellín, por su parte, redujo su tasa de desempleo en octubre a 9,7 % y luego de trece años la ubicó a un dígito. En la ciudad hubo una reducción de 37.100 en el número de desempleos, aunque el indicador se mantuvo por encima del promedio nacional como fue la constante durante este año.



TLC con la Unión Europea


Luego de seis años de negociaciones, el 1 de agosto entró en vigencia el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Colombia y la Unión Europea que les permitió a los exportadores colombianos acceder al bloque económico más grande del mundo con preferencias arancelarias.


Así las cosas, la Unión Europea se convirtió en el segundo socio comercial de Colombia después de Estados Unidos, beneficiando principalmente a los productos agroalimentarios, agroindustriales, flores y café. Según la Comisión Europea, la liberación arancelaria representa ahorros por más de US$500 millones anuales para los exportadores de cada una de las partes.




Descalabro de Interbolsa


Aunque la intervención de la Superintendencia Financiera y la orden de liquidación de Interbolsa S.A. se efectuó a finales de 2012, este año se dimensionó la manipulación en el precio de las acciones y el descalabro financiero de la que era la comisionista de bolsa más importante del país. Por estos hechos, la Procuraduría destituyó e inhabilitó al superintendente Financiero, Gerardo Hernández,  por no tomar las medidas preventivas y además, seis de los nueve implicados recibieron medida de aseguramiento por orden de un juez. Las pérdidas ascenderían a $347.000 millones. Este mes iniciaron los pagos para las víctimas de Fondo Premium, de Interbolsa.