Columnistas

Por una gran Reforma Política
Autor: Delfín Acevedo Restrepo
28 de Diciembre de 2013


El gobierno del Presidente Santos, a través de su Ministro del interior, Aurelio Iragorri, se propone presentar ante el Congreso de la República una Reforma Política Integral, que comenzará a tramitarse en la próxima legislatura.

El gobierno del Presidente Santos, a través de su Ministro del interior, Aurelio Iragorri, se propone presentar ante el Congreso de la República una Reforma Política Integral, que comenzará a tramitarse en la próxima legislatura. Dicha reforma, que se anuncia desde ya, comprenderá, entre otros temas, la supresión de la vicepresidencia, sustituyéndola nuevamente por la designatura, que tiene mayor arraigo en la conciencia nacional; la modificación de la circunscripción nacional para el Senado, ya que este mecanismo no funcionó como se esperaba y lo que ha hecho es impedir que algunos departamentos tengan senadores; encareció las campañas y acabó perjudicando a las regiones.


En lugar de la reelección presidencial se contempla la ampliación de los períodos, tanto del primer mandatario, como de otros cargos de elección popular. El ministro Iragorri destacó el balance positivo de la agenda legislativa en el período que concluye, mostrando como fueron aprobadas 284 leyes, que cambiarán la vida de los colombianos. El 50% de ellas fueron de origen gubernamental. Dentro de tales ordenamientos jurídicos, vale la pena destacar la ley de víctimas y restitución de tierras; la de regalías; la de viviendas gratis; el marco jurídico para la paz y la ley de ordenamiento territorial tras 17 frustrados intentos.


Estamos ante el surgimiento de un nuevo país, destacó Iragorri en sus declaraciones para El Tiempo. Se han sacado más de dos millones de personas de la pobreza y los índices de desempleo han bajado por debajo del 10%.


El estatuto de la oposición pretende bridar plenas garantías a las fuerzas contrarias para ubicarlas como debe ser en el marco de la democracia y no se descarta la idea de que la Procuraduría, la Contraloría y la Fiscalía pasen a manos de la oposición para garantizar así  la participación efectiva de las minorías.


Con miras a asegurar el éxito de una reforma política, continúa diciendo Iragorri, es indispensable un acuerdo político y ello hay que construirlo con el entendimiento de los partidos para que la apertura democrática llegue a ser una realidad.


En cuanto a su idea sobre la vicepresidencia, agrega Iragorri, hay quienes les gusta esta figura y hay otros que prefieren la designatura. Cualquier decisión hay que construirla por consenso con los partidos. Sobre el particular, ya hemos fijado nuestro criterio en estas mismas páginas periodísticas, agregando que el balance de la gestión vicepresidencial, figura costosa e inútil, desde cuando se restableció en la Constitución del 91 hasta hoy, no puede ser más opaca a partir del gobierno de Ernesto Samper con Humberto de la Calle Lombana, pasando por Alvaro Uribe, Andrés Pastrana y el propio Juan Manuel Santos.


Esta figura institucional, como se ha dicho, ha creado más problemas que soluciones, ya que los vicepresidentes no han servido electoralmente ni han sido claves en el desarrollo de sus administraciones. Su única y real función es la anunciada en el artículo 202 de la Carta Política: “reemplazar al Presidente en sus faltas temporales y absolutas”. 


Al indagar al doctor Iragorri sobre sus experiencias en el Ministerio del Interior, respondió: dos veces antes de entrar al gobierno estuve en el Congreso: En la posesión de mi papá como Presidente de la Cámara y luego como Presidente del Senado. Cada vez que entro allí pienso interiormente en algo que se me volvió oración y que aquí lo anoté para que no se me olvide: “objetividad, serenidad y determinación del Presidente Santos, oriéntame; verbo del Presidente Valencia, inspírame; perseverancia y respeto del Senador Iragorri, dame la fortaleza; Gobierno de la Unidad Nacional condúcenos a la victoria”.