Columnistas

El Personaje del año 2013
Autor: Alejandro Garcia Gomez
28 de Diciembre de 2013


“¿Cuál ha de ser, Dios mío, cuál ha de ser?”, podríamos preguntarnos parodiando al poeta inglés W. Wordsworth. Hay tantos, tantas y tanto.

“¿Cuál ha de ser, Dios mío, cuál ha de ser?”, podríamos preguntarnos parodiando al poeta inglés W. Wordsworth. Hay tantos, tantas y tanto. Por ejemplo, se me vienen a la cabeza las coordenadas que se volvieron famosas en los pacifistas trinos de “El Señor del twiter”. Confiamos en que la sapiencia y sagacidad de la inteligencia militar colombiana, pronto y antes de finalizar el año siguiente, o el posterior, nos entregará la investigación de la filtración. Este episodio me trae a la memoria el de las órdenes y contraordenes militares en la fuga de Pablo Escobar desde su Catedral, pero, claro, no en éste, sino hace 23 años. ¿Somos una noria? Me imagino nuestros éxitos en enfrentamientos bélicos contra la coliga Nicaragua-Venezuela (y los que vengan) como pretenden algunos, desde sus escritorios, con labia y pecho henchidos de patriotismo. ¿O qué tal contra Rusia como lo pretendió el más probo y leal de nuestros senadores?


¿El inexistente Paro Nacional Agrario al que los sociólogos, antropólogos e historiadores le adeudan el estudio que debe llevarlo al verdadero sitial? ¿La ingenuidad o el cinismo oportunista de su vocero –el señor Pachón- de escuchar los consejeros cantos de sirena para lanzarse como candidato a la presidencia de la república?


¿Los petrazos, o humildes y certeros timonazos de Petro? ¿Los ordoñazos, o no menos humildes e imparciales baculazos del procurador, que –sumando y sumando- le podrían llegar a costar a nuestro país varios miles de millones de pesos en demandas?


¿La serenidad de las declaraciones de César Gaviria frente a las tardías revelaciones de Andrés Pastrana de que el expresidente liberal también fue pieza clave del Proceso 8000? ¿El cimero patriotismo del fatuo expresidente y periodista conservador de llegarnos con esta primicia a veinte años de “protegerla”? ¿Que nadie se llame a engaños, que nadie suponga que es otra vanidosa y cínica jugada política de “divide a los liberales, reencáuchate con los conservadores y –como Nerón sobre el fuego de Roma- saca la lira del triunfo”? ¿Es patriotismo puro, puede que necio, pero puro?


¿La selección Colombia que nos sacó del marásmico ayuno y nos lleva de la mano a la feroz utopía de otro mundial de fútbol? ¿Su técnico argentino, héroe nacional? ¿El plácido sueño de la dirigencia del Deportivo Pasto que por segunda vez –en seis meses- se deja sonsacar a sus jugadores del mismo club contendor y ahora con técnico y todo? ¿San Pedro Sarmiento que no permitió nuestra humillación con un descenso del “Poderoso” en pleno centenario? ¿La organización Ardila Lule que logró sostener al técnico de su equipo profesional que este año arrasó con todo?


¿El dinámico marasmo demostrado por la mayoría de los actuales ministros? ¿Un fuera de concurso para la Ministra de Educación Fernanda Campo, que tiene méritos para repetir este 2013? ¿La pulcritud del Minagricultura Rubén Darío Lizarralde? ¿Las “patrasiadas” del Minjusticia Gómez Méndez y de Minminas Amílcar Acosta?


¿Las demandas por corrupción de un excorrupto?


Todo, todas y todos estos personajes están signados por una marca común: una “culiprontística” ética o la Ética Space ¿Merecerían todos ser El Personaje del año?


Nota 1.- ¿Por qué la revista Semana.com descuelga aceleradamente las columnas del periodista Juan Diego Restrepo E?  


Nota 2.- Por vacaciones, se suspende temporalmente esta columna. A mis lectores, felicidades en estas fiestas, en unión con quienes más aman.