Economía

Informal employment worries the ILO (International Labour Organization)
Informalidad preocupa a la OIT
18 de Diciembre de 2013


Si la tasa de crecimiento es del 3,1 o 3,2 %, como está previsto, el desempleo se mantendría en 6,3 % para el próximo año, según la OIT.


Foto: Cortesía 

Hay al menos 130 millones de personas que trabajan en la informalidad, según la OIT. 

Redacción Economía -EFE


Pese a que la tasa de desempleo urbano en América Latina y el Caribe pasó de 6,4 % a 6,3 % en 2013, este mínimo descenso y la falta de dinamismo económico en el mercado laboral es “preocupante”, según la Organización Internacional del Trabajo  (OIT). 


Al respecto, Elizabeth Tinoco, directora Regional de la OIT para América Latina y el Caribe, alertó  por la alta informalidad, la baja protección salarial y la tendencia al alza del desempleo juvenil en la región. 


Tinoco explicó además que el descenso en la tasa de desempleo está vinculado al hecho de que “menos gente se incorporó al mercado laboral o a gente que salió del mercado laboral por distintas razones”.  


Además, para que la región aspire a mantener su tasa de desempleo por debajo del 7 %, deberá crear al menos 43,5 millones de nuevos puestos de trabajo hasta 2023, pues hay 14,8 millones de mujeres y hombres que buscan empleo sin conseguirlo.


Durante la presentación del Panorama Laboral 2013, en Lima, Perú, la OIT precisó que uno de los sectores más afectados por el desempleo sigue siendo el juvenil, dado que 14,5 % de ciudadanos entre los 15 y 24 años no tiene trabajo, lo que representa 6,6 millones de jóvenes en la región. 


“Las difíciles condiciones de trabajo de los jóvenes deben ser abordadas con políticas que estén dirigidas específicamente a producir más y mejores empleos, y que les permitan aspirar a un futuro directo”, aseguró la directora Regional de la OIT. 


Por su parte, el informe reveló que la tasa de informalidad no agrícola no ha bajado y se mantiene en 47,7 % y para bajar cinco puntos porcentuales, es necesario que el 84 % de los nuevos empleos que sean creados deberán ser formales. 


Entre las recomendaciones de la OIT para los países de la región,  están refozar la institucionalidad laboral y el diálogo social, mejorar la educación y la formación para el trabajo, promover la formalización de las empresas y  aplicar políticas orientadas a aumentar la productividad.