Columnistas

¿Poder?
Autor: Hernán Cárdenas Lince
7 de Diciembre de 2013


El momento que hoy vivimos los colombianos nos lleva a que nos preguntemos una definición clara y precisa de qué es el ‘poder’, ya que las circunstancias de nuestra política ponen en peligro a gran parte de la población mientras por otro lado

El momento que hoy vivimos los colombianos nos lleva a que nos preguntemos una definición clara y precisa de qué es el ‘poder’, ya que las circunstancias de nuestra política ponen en peligro a gran parte de la población mientras por otro lado se adelanta una guerra peligrosa por el tal poder.


Recordando al gran intelectual John Kenneth Galbraith podemos definir el poder como la capacidad que se tiene para que otras personas hagan lo que el poderoso quiere que se haga; también es poder la capacidad para que otras personas no hagan lo que el poderoso no quiere que se haga.


En el extraño mundo que hoy vivimos el dinero se ha convertido en la herramienta más eficiente para que opere el poder olvidando las viejas y anticuadas herramientas como la fuerza, las armas y la violencia que eran el único camino efectivo para que actuaran los poderosos.


En la actualidad las grandes masas de dinero permiten el ejercicio del poder dando privilegios a quienes gozan de la apariencia de grandes capitales. Recordemos que hace muchos años se decía: “Dime qué caballo tienes y te diré quién eres”, lo que en la actualidad se cambia por las apariencias del automóvil que se posee, anotando de paso que es de conocimiento público que hay marcas de automóviles que inmediatamente comunican el alto poder económico de sus propietarios.


Reversando a otros siglos, el poderío de la Iglesia se distinguía por sus colosales templos que daban la imagen del poder colosal que tenía esa institución. Era obligatorio asistir todos los domingos a la misa y escuchar las órdenes que se daban desde el púlpito y que manejaban a toda la comunidad.


En la actualidad el poder se maneja desde grandes medios de comunicación que son quienes realmente deciden quién será un jefe político y quién gobernará a toda la nación.


Fue muy curioso que la civilización europea se apoderara y ejerciera el poder prácticamente de todo nuestro planeta, lo que al mismo tiempo llevó a que las modas de los vestidos se difundieran por el mundo entero cobijando a casi todo el planeta.


Pensando en la historia colombiana recordamos cómo la mayoría de los nacionales no usaban zapatos pero estos se pusieron de moda y los usó casi toda la población pues estar calzado indicaba buena capacidad económica al mismo tiempo que era una muestra de poder. En cuanto a los vestidos hay que recordar que en los testamentos que se otorgaban se determinaba con exactitud quién heredaba los elegantes vestidos de paño inglés.


En la actualidad lentamente va apareciendo que la educación y las altas categorías intelectuales deben ser elementos fundamentales para ejercer el poder pero lamentablemente muchos de los actuales políticos y jefes de gobierno no poseen la capacitación y los principios éticos para ser los más altos ‘poderosos’.