Columnistas

Academia Antioqueña de Historia 110 años de presencia permanente
Autor: José Maria Bravo
6 de Diciembre de 2013


La Academia Antioqueña de Historia nació el 3 de diciembre de 1903, cuando se firmó el acta de fundación durante la primera sesión de la Academia, realizada en la casa de habitación del doctor Manuel Uribe Ángel.

La Academia Antioqueña de Historia nació el 3 de diciembre de 1903, cuando se firmó el acta de fundación durante la primera sesión de la Academia, realizada en la casa de habitación del doctor Manuel Uribe Ángel. 


Se facilitó porque la Academia Nacional de Historia, autorizó la creación de una Academia Departamental en Antioquia, a los señores Manuel Uribe Ángel, Estanislao Gómez Barrientos, José María Mesa Jaramillo, Fernando Vélez, Alejandro Barrientos, Tulio Ospina Vásquez, Álvaro Restrepo Eusse y Ramón Correa.


El día 14 siguiente, firmaron el acta de fundación: Gabriel Arango Mejía, Andrés Posada Arango, Clodomiro Ramírez, Eduardo Zuleta Gaviria, Benjamín Tejada Córdoba, Camilo Botero Guerra, Fidel Cano, Manuel Botero Echeverri, Januario Henao, Sebastián Hoyos, Gabriel Latorre, Francisco de Paula Muñoz y Obdulio Palacio Muñoz.


Se destacó el sentimiento de unión nacional manifestado por los académicos, quienes aprobaron la siguiente proposición: “Los infrascritos miembros correspondientes de la Academia Nacional de Historia constituidos en Academia departamental según se había acordado por la Nacional, se complacen en manifestar aquí que entre las razones que los mueven a cooperar en la trascendental labor de esa digna corporación, figura en primer término la de contribuir por medio del estudio de la Historia que nos es común, a la conservación de la unidad nacional que ha sufrido rudo quebranto a consecuencia de los deplorables acontecimientos ocurridos en Panamá recientemente”


Durante el gobierno del doctor Clodomiro Ramírez, se expidió el decreto Nº 360 (2 de enero de 1904) que reconoció la fundación de la Academia de Historia, Geografía y Arqueología del Departamento de Antioquia.


Por la ley 28 de 15 de noviembre de 1928, expedida por el Congreso, recibió la ratificación definitiva.


Los fundadores definieron los objetivos de la Institución:


Investigar la historia de los acontecimientos que han contribuido a la formación de la identidad del pueblo antioqueño.


Fomentar el culto a los próceres y ciudadanos que desde su posición se han preocupado por la formación de la nacionalidad.


Conservar los archivos en los cuales se contiene la Historia de Antioquia.


Servir como vehículo de información de los aconteceres que se han desarrollado a través del tiempo, y que han servido para tejer la historia de nuestro pueblo.


Contribuir por medio del estudio de la Historia a la conservación de la unidad nacional.


El “Repertorio Histórico” órgano de difusión de la Academia, se inició en 1905 y circuló hasta 1914. Tuvo un receso por problemas de tipo financiero, y se reanudó en 1918 hasta hoy.


El escudo de la Academia es una medalla en forma de estrella que lleva en el anverso el busto del Mariscal Jorge Robledo con su heráldica consistente en seis murciélagos que son símbolo de vigilancia. En el reverso lleva el lema de la Academia en latín: “Magna est veritas et praevalebit” “Grande es la verdad y prevalecerá”


La bandera tiene los colores de la de Antioquia: un cuadrilátero de color blanco de 1 metro con 30 centímetros por un metro, y otro de color verde, adherido al interior con las mismas dimensiones. El escudo de 60 centímetros de diámetro, va en el centro sobre el fondo verde, con iguales motivos a los de la insignia de los académicos.


El académico Emilio Robledo presidente de la Academia, oficializó en 1951 las siguientes insignias: Medalla Mariscal Jorge Robledo para condecorar a los miembros de número y honorarios. Diploma que acredita a los académicos según su categoría: honorarios, de número o correspondientes.


El pasado nos interroga sobre la vigencia que tienen Instituciones como ésta, gran patrimonio de los antioqueños.