Economía

Rice smuggling must stop
Contrabando, el mal del arrocero
23 de Noviembre de 2013


Los productores de arroz solicitan que se definan mecanismos que ayuden a incrementar la competitividad con otros países para atacar el comercio ilegal.


Foto: Cortesía 

En el país se han producido 2 millones y medio de toneladas de arroz a la fecha.

Katherine Giraldo Z. 


La Cámara Induarroz de la Andi indicó que, a septiembre de este año, el contrabando abasteció un 16 % del consumo de  arroz en el país. 


Por eso, este gremio solicitó al Gobierno Nacional que se efectúe una política de comercio internacional que sea clara para este sector, ya que al hacer restricciones para las importaciones de este cereal se tiene como consecuencia un aumento en el contrabando.  


Por el contrario, Rafael Hernández, gerente General de la Federación de Productores de Arroz (Fedearroz), aseveró que el problema no tiene que ver con restricciones, ya que se sigue importando arroz de otros países como Ecuador, Perú y Venezuela. El dirigente gremial  aseguró que hay varios factores que contribuyen con el contrabando como el problema cambiario con Venezuela, los subsidios que hay para los productos de ese país, la falta de capacidad para competir y la inadecuada infraestructura que no permite niveles de adecuación suficientes; porque en la actualidad hay guardadas 500.000 toneladas de arroz en cáscara que fue producido en el país.


Hernández también se pronunció frente a los efectos negativos del tráfico ilegal del arroz debido a que “una de las principales consecuencias es la de los cambios de precios para los productores y este fenómeno se debe contrarrestar con medidas de tipo técnico, como una disminución en los costos de producción y mejor productividad que ayude a tener competitividad”. Además informó que algunas ciudades donde se presentan más casos de contrabando son Ipiales y Cúcuta y en departamentos como Putumayo y Boyacá.


Fedearroz esta desarrollando el proyecto Adopción Masiva de Tecnología (Amtec) con el que buscan bajar los costos de producción para competir con el arroz importado y si dicho plan se logra establecer podrían  competir hasta contra el contrabando, aseguró su gerente. 


Por su parte, Alfonso Gómez Cifuentes, docente de la Escuela de Economía y Finanzas de la Universidad Eafit, agregó que aparte de las problemáticas mencionadas que ocasionan el contrabando, también falta un mejor control de la Aduana en la frontera para evitar el ingreso de productos no registrados y que podría sugerirse un sistema de cuotas de importación para el arroz proveniente de otros países del sur. 


Igualmente, el catedrático explicó que cuando se compra arroz de contrabando se deja de vender la producción nacional y esto implica que deban bajar el precio,  que no les compren y que se queden con el producto guardado hasta que haya posibilidad de comercializarlo; lo que genera problemas de ingresos, desempleo y poco crecimiento en las regiones cultivadoras de arroz.


Tanto la Andi, Fedearroz como el economista coinciden en que para mitigar los efectos del contrabando deben haber precios bajos para competir con el arroz que viene de afuera y que no hay una política clara de comercio internacional que señale las pautas sobre cómo manejar la mercadería ilegal, las importaciones, exportaciones, Tratados de Libre Comercio (TLC), ya que hay un ingreso indiscriminado de arroz de otros países.



Proyecto Amtec

Con el proyecto para la Adopción Masiva de Tecnología (Amtec), la Federación de Productores de Arroz (Fedearroz) busca bajar costos para competir con el arroz importado. En la ejecución de este plan se están reduciendo los costos de producción por hectárea hasta un 30 % y se están mejorando los rendimientos hasta dedos toneladas por hectárea, eso pone los costos de producción por tonelada de arroz seco entre US$350 y US$360, contra US$365 que vale el arroz americano aquí en Colombia, informó  Rafael Hernández, gerente General de Fedearroz.