Columnistas

Detr醩 de las noticias
Autor: Hern醤 C醨denas Lince
9 de Noviembre de 2013


Dos noticias muy impactantes conmovieron a todos los colombianos pero sus causas y or韌enes no han sido debidamente estudiadas.

Dos noticias muy impactantes conmovieron a todos los colombianos pero sus causas y orígenes no han sido debidamente estudiadas. La primera se refiere a las negociaciones de paz en La Habana y la segunda, muy desapercibida, tiene que ver con los informes publicados referentes a  las tragedias de nuestra juventud por el pésimo comportamiento sexual, lo que se concreta con los siguientes datos: 


Cada mes se abren 1,200 procesos por paternidad irresponsable y cada día se presentan 41 casos de padres que no reconocen a sus hijos, al mismo tiempo son buscados 40 mil padres. En lo corrido del año 2013 se han presentado 145 mil madres que registran a sus hijos sin un padre.


Tanto la noticia de los posibles acuerdos de paz en La Habana como lo referente a la irresponsabilidad sexual que deja abandonados a miles de niños tienen en común una causa que no se precisa concretamente, lo que se localiza en las deficiencias y errores de nuestro sistema educativo, tema que debería ser estudiado prioritariamente. En realidad, el sistema educativo depende de padres, maestros y profesores, pero ese sistema básico educativo padece enormes deficiencias por falta de una capacitación adecuada, al mismo tiempo que los padres de familia, generación por generación, presentan serias fallas en cuanto a la educación de sus hijos.


Es imperdonable que en la actualidad los maestros solo protestan estrepitosamente por los ingresos económicos y no se dan cuenta que el mundo de hoy requiere urgentemente una capacitación actualizada por los cambios tecnológicos como los computadores interconectados, la telefonía celular y la televisión.


Tratando el tema de los acuerdos de paz en La Habana, tenemos que retroceder a estudiar cómo en el último medio siglo hemos vivido un terrorismo y una crueldad desenfrenada, siendo todo ello consecuencia de errores básicos del sistema educativo pues la primera enseñanza que se debería impartir se refiere a la convivencia en paz, lo que mejoraría a Colombia entera.


La culpa de nuestras tragedias no está en un ciento por ciento en responsabilidad de los maestros y los padres de familia; es inaudito que las altas autoridades del ejecutivo, del legislativo y del judicial ignoran que no están orientando al país para que tenga un sistema educativo capaz de llevar a Colombia a la paz y a la prosperidad.


Qué bueno sería que las altas autoridades actuaran inteligentemente y con rapidez para mejorar el sistema educativo, lo que nos ha llevado a sufrir una guerra permanente, lo mismo que las calamidades consecuentes a una mala educación sexual.


La última nota sobre estos temas es dejar en el aire una pregunta que sería la siguiente: ¿Qué aporte positivo están dejando en educación los medios de comunicación como la televisión y los computadores interconectados?