Columnistas

El valor de los residuos pl醩ticos
Autor: Carlos Mauricio Jaramillo Galvis
8 de Noviembre de 2013


El material que mayores innovaciones pioneras ha permitido en siglo XXI es el pl醩tico y, no en vano, hizo presencia en uno de los eventos deportivos m醩 importantes del mundo como fue la Eurocopa de f鷗bol 2012,

El material que mayores innovaciones pioneras ha permitido en siglo XXI es el plástico y, no en vano,  hizo presencia en  uno  de los eventos deportivos más importantes del mundo como fue la Eurocopa de fútbol 2012, cuando los jugadores de muchas selecciones sudaron sus camisetas y calzaron sus guayos como productos derivados de las fibras de plástico.  Y de plástico fueron las redes de los arcos al igual que las sillas que anclaron en las tribunas, los aficionados  tomaron líquidos embotellados en este material y los televisores en los que se vio el torneo fueron de materiales ídem.


Plastics Europe (www.plasticseurope.org/) es una asociación empresarial que concentra a más de cien empresas que producen más del 90% de los polímeros fabricados en los 28 países miembros de la Unión Europea entre los que se destaca Noruega, Suiza y Turquía y que acaba de presentar los resultados  de su estudio del año 2012 en lo concerniente a la recuperación residuos plásticos posconsumo en toda Europa, estudio que se vienen realizando desde el año 2005 y que ofrece datos fiables en materia de generación y eliminación de residuos plásticos posconsumo, recuperación y reciclaje de los mismos también posconsumo y los resultados país por país con su respectiva comparación.


En España, por ejemplo, durante todo el año 2012 se produjeron alrededor de unos dos millones de toneladas de este material, o sea, un 4.6% menos de lo que se generó en el año 2011.  Según el estudio de esta asociación empresarial, el descenso en el uso de los plásticos se relaciona con una reducción del consumo de estos materiales y a la mejora de la eficiencia en los procesos de producción, ayudando a disminuir la generación de residuos.


Pero no se trata solamente de reducir el consumo de plásticos o mejorar los procesos productivos de estos, también, según el informe, se ha mejorado ostensible en la tasa de recuperación de los plásticos, con una tasa del 45% (el promedio de  Europa es del 62%) pero se ha desperdiciado en los vertederos un 55%, porcentaje  que se podría transformar en nuevas materias primas o generar energía, lo que supondría un ahorro en petróleo equivalente a 1.000 millones de euros, con lo que se podría cancelar los servicios de luz de más de 1.3 millones de hogares en toda España.


Por otra parte, Plastics Europe precisa que fomentar la eficiencia en la gestión de este tipo de residuos podría generar 33.000 empleos sostenible en el tiempo,  lo que supondría un saldo de ingresos para el Estado de aproximadamente 700 millones de euros y una inyección para su economía 300 millones de euros representados en consumo.  En otras palabras, si los plásticos no terminaran formando parte de los vertederos, este país ibérico obtendría un beneficio de 2.000 millones de euros anuales y  reduciría su dependencia energética


Con este panorama, Plastics Europe  propone a las autoridades ambientales de España que se impida la llegada de los residuos reciclables y de alto valor calorífico a los vertederos y, evitar de esta forma, un despilfarro energético y pérdida de recursos, tal como lo hacen Alemana, Suiza y Austria que recuperan el 100% de estos materiales al aplicar la medida antivertederos, cumpliendo desde ya la meta de Europa para el año 2020  que es de cero plásticos en estos sitios. 


En Colombia el tema del reciclaje de los plásticos fue estudiado por la Mesa Nacional del Reciclaje en el año de 2007 con informe a 2008,  y señala que la situación actual del mercado del aprovechamiento de residuos plásticos evidencia un lento mejoramiento y que es una actividad posible desde lo social, económico y ambiental, por lo tanto se requiere de acciones radicales para el aprovechamiento y valorización de este tipo de residuos que está, en gran proporción, en manos del sector informal que cuenta con precarias condiciones para desarrollar la actividad, pobrísimos salarios y ninguna cobertura de seguridad,  además de encontrarse en  desventaja ya que no cuenta con músculo financiero (el sector formal y los mayoristas imponen el precio) y mucho menos con tecnología para responder ante semejante oportunidad.