Columnistas

La telefonía celular, a examen colectivo.
Autor: Eugenio Prieto
3 de Noviembre de 2013


Esta semana en Cartagena, instalamos la primera de cinco mesas de trabajo sobre las telecomunicaciones móviles

Esta semana en Cartagena, instalamos la primera de cinco mesas de trabajo sobre las telecomunicaciones móviles, a las que convocamos los senadores Juan Mario Laserna, Alexander López y yo -las otras serán en Medellín, Ibagué, Cali y Bogotá-, con el fin de avanzar en la construcción de un pacto de transparencia de los operadores con sus usuarios, alrededor de la socialización, discusión y concertación del proyecto de ley de nuestra iniciativa, que busca mejorar la prestación de estos servicios, en particular el de telefonía móvil celular, para tratar de garantizar la prestación de servicios de calidad, la incorporación de nuevas tecnologías, la promoción efectiva de la competencia y la consagración de un verdadero estatuto de protección de los usuarios.


Todos coincidimos en la importancia del ejercicio. Sentar en la mesa representantes de las organizaciones de consumidores de telefonía móvil celular, de sus prestadores y de diferentes autoridades, entidades y organizaciones, ha sido el punto de partida para lo que seguramente será una importantes experiencia en la construcción de la labor que nos corresponde adelantar en el Congreso de la República, pasando de tratar los temas a veces en monólogos irracionales, en los que no se reconocen las razones de las partes, al dialogo creador, que es la forma adecuada como deben entenderse los diferentes sectores en la democracia.


Tres son las bases que han orientado los aportes de los diferentes sectores en el examen del estado del arte del sector, ante las notorias fallas que se registran en la prestación del servicio y en la atención de los derechos de los usuarios que en el presente están atravesando una de las peores crisis:


(i) el reconocimiento explícito de las fallas en que se está incurriendo en la prestación y la calidad del servicio y la necesidad de que se adopten medidas que permitan superarlas; (ii) la necesidad de refinar las normas legales, reglamentarias y regulatorias que rigen la competencia en el sector de las tecnologías de la información y las comunicaciones; y (iii) la necesidad de avanzar en la construcción de un verdadero sistema de medidas que permitan la protección de los derechos de los usuarios.


El esquema de democracia participativa y de vinculación de la sociedad con el Estado, hace imperativo que en la interacción de los sectores público y privado, se deba buscar el desarrollo del país y el mejoramiento continuo de la calidad de vida de los colombianos, de allí la necesidad de que  a la manera de un “contrato social”, sean los propios sectores de interés quienes participen en la construcción de las soluciones a los problemas Nacionales.


No obstante la importancia de las normas como mecanismo para orientar el sector de los servicios públicos, mucho más importante es que en su construcción intervengan en forma directa, todos los interesados y que las medidas que se adopten, estén legitimadas en la participación ciudadana, que en forma ilustrada y atendiendo a criterios de razonabilidad pueda orientar la actividad que en nombre del Estado, desarrollen tanto el Congreso, como el Gobierno.


El paso de la soberanía nacional a la popular, debe representar una variación efectiva en la producción del derecho,  y en la forma como el Estado y los particulares, se asocian para la búsqueda de soluciones a los problemas nacionales, de allí, que es de esperar que del dialogo sincero y abierto, salgan verdaderas soluciones para un sector como el de las TIC  que está asociado con todas las actividades relevantes de la vida Nacional; al menos es de esperar que se construyan nuevas formas de dar legitimidad a las decisiones y soluciones que se adoptan en el Congreso de la República.


Confiamos que en la segunda sesión de trabajo que se realizará el miércoles en Medellín, se avance en la presentación de propuestas que permitan hacer públicas las bases de las soluciones y que podamos informarle a los ciudadanos que como resultado de este tipo de conversaciones y de puesta en común de puntos de vista e intereses, se han sentado las bases de lo que será en los próximos años las mejores condiciones en la que se presten estos servicios.