Columnistas

UNE, inversión para el desarrollo
Autor: Eugenio Prieto
13 de Octubre de 2013

Tal vez la dureza de la crítica política de algunos contradictores de la fusión UNE-Millicom, no permita que todos reconozcamos que la administración municipal de Medellín, en materia de tecnologías de la información y las comunicaciones -TIC- y la vinculación de la ciudad y de los ciudadanos en la sociedad de la información, avanzan en la vía correcta.


Desde que se conoció la iniciativa de generar una profunda transformación en UNE y buscar una alianza estratégica que le permitiera a la empresa incursionar en la prestación de servicios móviles de voz en todo el territorio nacional, integrados con los que venía prestando de voz fija, internet y televisión, apoyé decididamente la iniciativa, e hice algunas consideraciones, muchas de las cuales, fueron acogidas finalmente por el H. Concejo Municipal al adoptar el Acuerdo 17/13; que esta semana aparecen concretadas con la decisión de incorporar al presupuesto municipal la no despreciable suma de $1.4 billones de pesos que en lo sustancial, representarán inversión social para el desarrollo incluyente y equitativo de la ciudad.


Después de la expedición del Acuerdo 17/13, se han presentado hechos de notoria relevancia,   en el sector de las TIC. UNE no obstante no haber participado en la subasta de 4G que le hubiera ocasionado inversiones adicionales a EPM en telecomunicaciones, con su fusión con Millicom ha quedado fortalecida para asumir la competencia en servicios convergentes de telecomunicaciones, pues no solo podrá hacer uso de sus bandas anchas, sino que las mismas potencializan su valor cuando se integran a las que aporta Millicom a la alianza, en particular las bandas propias de PCS.


La fusión UNE-Millicom, acrecienta el presupuesto del municipio de Medellín en $1.4 billones, incrementando el presupuesto de la ciudad para el año 2014, a más de $5 billones, cifra histórica que no solo permitirá una importante inversión social, sino que además, debe llevar al municipio de Medellín a definir una política pública territorial en materia de TIC. El asunto representa una variación sustancial en el manejo de las telecomunicaciones y en el entendimiento del rol que debe cumplir el municipio en esta materia, pues su rol principal ya no será como propietario u operador monopólico de telefonía fija, sino, que Medellín será el motor que incentive la competencia, la universalización de los servicios y la apropiación de las tecnologías de la información.


En un contexto como el planteado, la iniciativa de las autoridades Municipales será objeto de múltiples exámenes y comentarios y seguramente los proyectos que se ejecuten mantendrán la dinámica de transformación permanente de Medellín como ciudad innovadora, pero, para quienes venimos examinando la evolución del sector de las TIC, las propuestas presentadas por el señor alcalde merecen comentario positivo especial, entre ellas, quiero resaltar hoy, la Creación de una universidad virtual @Medellín y la constitución de un fondo Municipal de las TIC.


Lo de la Universidad no podría ser más equitativo. No es un secreto que la educación y más aún la educación a través de la presencia virtual es un factor multiplicador del conocimiento y tener una Universidad que permita democratizar el conocimiento en la ciudad, nos permitirá utilizar al máximo nuestros recursos educativos e incorporar a los otros sectores de la ciudad tradicionalmente marginados; pero no solo eso, con una Universidad virtual Medellín puede posicionar a sus docentes en el contexto nacional e internacional como desde hace varios años lo merecen.


El fondo de las TIC, será un componente de fomento para el apoyo a proyectos productivos de telecomunicaciones aplicadas especialmente al teletrabajo y a aplicaciones propias de la sociedad de la información, como la tele democracia y la tele participación.  


Sin duda, las decisiones adoptadas por el municipio de Medellín, muestran una diferente concepción del sector de las TIC, dejando claro, que las empresas de servicios públicos están al servicio de la sociedad y no lo contrario.