Mundo deportivo

Jackson Martínez celebra sus 27 años y es delantero de moda en Europa
Autor: Redacción EL MUNDO
3 de Octubre de 2013


El futbolista colombiano está a punto de firmar su contrato con el Oporto por dos años más, es decir, hasta el 2018.

EFE


Jackson Martínez, cuyos datos goleadores en el Oporto se asemejan a los de su compatriota Radamel Falcao, celebró hoy su 27 cumpleaños como uno de los delanteros de moda del fútbol europeo.


Sus compañeros del Oporto le dedicaron en el entrenamiento unos minutos para felicitarle formando un túnel humano donde el chocoano recibió las "caricias" de sus colegas.


En su segunda temporada en "los dragones", Jackson Arley Martínez Valencia (Quibdó, 1986) acumula 37 dianas en 51 encuentros oficiales que le han acreditado como un ariete apetecible por los colosos europeos.


Poderoso físicamente, de notable técnica y dotado de una soberbia elasticidad, “Cha-Cha-Cha”, apodo alusivo al mambo con el que su padre conmemoraba los goles cuando era futbolista, marcó el último de sus tantos en el mejor escaparate internacional, La Liga de Campeones.


Ante el Atlético de Madrid, un cabezazo en plancha dio el primer gol al Oporto, que acabó por perder aquel choque 1-2 con un tanto del turco Arda Turan en el minuto 86, y sirvió para que Jackson igualase a Radamel Falcao como goleador colombiano en la máxima competición continental.


"Estoy feliz por el logro personal, por la marca, pero triste por la forma en la que perdimos", aseveró el colombiano después del partido.


En el campeonato, suma cinco redes en seis jornadas, dos menos que su compatriota del Sporting de Lisboa Freddy Montero, el artillero de la Liga lusa.


Religioso y de semblante tranquilo, a "la pantera" colombiana le han llegado a comparar con el liberiano George Weah.


Cerca de renovar su contrato dos años, hasta el 2018, y de aumentar su cláusula en 20 millones, hasta los 60, el delantero podría convertirse en otro pingüe negocio para el Oporto, que pagó en el 2011 nueve millones de euros al Jaguares mexicano por su pase.