Columnistas

¿Troncales rehabilitadas?
Autor: Iván Guzmán López
1 de Octubre de 2013


En el portal “empresariosaldia.co”, Premio Nacional al Periodismo Económico Anif, con fecha 21 de diciembre de 2012, se lee: “El secretario de Infraestructura de Antioquia, Mauricio Valencia, al presentar su balance de la gestión del año 2012,

En el portal “empresariosaldia.co”, Premio Nacional al Periodismo Económico Anif, con fecha 21 de diciembre de 2012, se lee: “El secretario de Infraestructura de Antioquia, Mauricio Valencia, al presentar su balance de la gestión del año 2012, dijo que “gracias al plan de ejecución que iniciamos en este año, el próximo será en el cual se concrete de manera evidente todo este plan. Ello, gracias, por ejemplo, al trabajo conjunto con la Asamblea Departamental, que nos permitió obtener vigencias futuras por 200 mil millones de pesos para los próximos tres años. 


Mauricio Valencia destacó que se logró pasar de un billón de pesos a diez billones de aporte del Gobierno Nacional para las Autopistas para la Prosperidad y dijo que se empieza a evidenciar el trabajo de rehabilitación de todas las troncales del departamento con el inicio de un primer contrato de 188.000 millones, y en enero se concreta el inicio de una segunda licitación de 235.000 millones. 


El titular de infraestructura citó como otro gran logro todo un plan estructurado de mantenimiento con los 125 municipios para vías secundarias y terciarias. Además mencionó la labor adelantada desde la Gerencia de Servicios Públicos, que ha permitido iniciar ya más de 15 contratos de obras del Plan Departamental de Aguas (Aguas para la Prosperidad)”.


De esta cita, larga pero necesaria, por lo cual ofrezco disculpas, destaco la voluntad de la Asamblea Departamental de Antioquia que autorizó vigencias futuras por  “200 mil millones de pesos para los próximos tres años”. Este cheque en blanco, a no dudarlo, fue una gigantesca muestra de confianza en el gobierno Fajardo; ojalá que tamaña muestra de confianza no se le pague a nuestra querida Duma ¡con un portazo! Este deseo, porque ya vamos a cumplir un año de dicha autorización y porque por ningún lado “se empieza a evidenciar el trabajo de rehabilitación de todas las troncales del departamento”. 


En columnas anteriores he demostrado, recorriendo carreteras palmo a palmo, que el tramo Carrera 80 (en Medellín)–San Jerónimo–Santa Fe de Antioquia–Sopetrán–Olaya–Sabanalarga, da tristeza. Ni qué hablar de la vieja carretera al mar por la vía Boquerón–Palmitas–San Jerónimo–Sopetrán, absolutamente abandonada. No entiendo cómo se va a transitar, cuando haya necesidad de cerrar el Túnel Fernando Gómez Martínez. Para completar de verificar el estado de las vías en nuestro querido Occidente, hace escasos días me fui hasta Peque, la hermosa tierra del  admirado socio mayor Bernardo Guerra Serna, y por extensión de mis amigos, los hermanos Bernardo Alejandro, Fanny Patricia y del diputado Andrés Felipe Guerra Hoyos, pasando por Santa Fe de Antioquia, la maravillosa tierra de los ancestros de Juan Gómez Martínez; Cañasgordas, cuna de nuestra admirada contralora Luz Elena Arango Cardona, y pare de contar. De ida nos demoramos 8 horas; de regreso, 10 horas, pues bajando la trocha de Juntas de Uramita, el carro no soportó más los huecos de la vía y reventó ni más ni menos que ¡la barra de la dirección! Poco faltó para que sufriéramos un accidente fatal. Resultado: 2 horas en el taller del Negro, en Uramita, que, afortunadamente, haciendo gala de la calidez del calentano de Occidente, y entregándonos algunas recomendaciones para el viaje, nos habilitó para llegar a Medellín.


Puntada final: Si las vías en estado calamitoso que padecí en mi viaje a Peque se corresponden con la famosa vía al mar, ¿cómo es posible que el señor Valencia hable de “otro gran logro todo un plan estructurado de mantenimiento con los 125 municipios para vías secundarias y terciarias”? Me parece que el señor Valencia, cree que los de Occidente pasamos de antioqueños “avispaos”, a ¡bobos!