Columnistas

Codechocó: urge un cambio de rumbo
Autor: José E. Mosquera
19 de Septiembre de 2013


Las 32 Corporaciones Autónomas Regionales desde la reforma del Sina con la ley 99 de 1993 no han estado exentas de los escándalos de corrupción, clientelismo, excesivas cargas burocráticas y maniobras oscuras.

Las 32 Corporaciones Autónomas Regionales desde la reforma del Sina con la ley 99 de 1993 no han estado exentas de los escándalos de corrupción, clientelismo, excesivas cargas burocráticas y maniobras oscuras. Instituciones que desde su origen han tenido misiones administrativas diferentes en materia de políticas de desarrollo regional y entre ellas de juez y parte en la política ambiental. 


Más allá de estos señalamientos que empañan el buen gobierno de algunas de ellas, han tenido logros y avances importantes. Es el caso de la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Chocó es un institución que urge un cambio estructural en su rumbo frente a los alarmante niveles destrucción de las Cuencas hidrográficas y de los ecosistema por la minería en la región.


Una entidad que se ha convertido en un fortín burocrático de una casta que se rotan su control y que le ha dado una administración indecorosa y, desde luego, la ha transformado en una institución inoperante y con serios reparos hasta el punto que el ministerio del Ambiente le quitó las competencias para otorgar permisos de aprovechamiento forestal por la polémica adjudicación que hizo a la multinacional canadiense REM para extracción de maderas en costa pacífica chocoana. 


Codechocó es una Corporación que requiere de una nueva arquitectura administrativa porque no ejerce un verdadero rol de autoridad ambiental en la región, como tampoco ha logrado un posicionamiento geopolítico del Chocó en materia ambiental y de conservación de la biodiversidad en Colombia.


De allí que uno de los retos que se tiene que afrontar con la elección de un nuevo Director en los próximos días, tras la anulación de la elección del actual director Fernelix Valencia Chaverra por el Consejo de Estado es un revolcón administrativo que cambie su rumbo.


Lo que ocurre en Codechocó como en otras Corporaciones Regionales es una falta de coherencia en sus políticas ambientales. Ahora la descomposición administrativa no es un asunto exclusivo de la CAR del Chocó, sino una cuestión que hace parte de la epidemia de la corruptela que corroe a las instituciones públicas en Colombia.


En el Chocó como en el resto del país, la clase política está seriamente cuestionada, pero como en otros departamentos encontramos funcionarios honestos y deshonestos, al igual que profesionales probos con excelentes formaciones académicas y capacidades para administrar con eficiencia y transparencia instituciones del Estado. 


Es el caso del Ingeniero agrónomo Teófilo Cuesta Borja, graduado en la Universidad Earth de Costa Rica, Especialista en Gestión Ambiental de la Universidad Nacional de Colombia; Magíster en Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente de la Universidad de Manizales y Estudiante de Doctorado en Desarrollo Regional en Atlantic International University  en Hawaii-USA.  Adicionalmente ha realizado estudios complementarios en diversas áreas en la Polytechnic State University-CalPoly, USA, la Universidad Nacional Autónoma de México, la Universidad Nacional de Colombia, el Centro Regional de Estudios en Economía Ecológica en Costa Rica y en el Inpa en Brasil.


Ha sido profesor y coordinador del programa e Ingeniería agroforestal de la Universidad Nacional sede Arauca, profesor de la Universidad Lasallista, docente y director del Departamento de Ingeniería agroforestal de la Universidad del Chocó, Secretario de Agricultura del Chocó y subdirector de investigaciones del Instituto de Investigaciones Ambientales del Pacífico-Iiap 


De los aspirantes a la dirección de Codechocó, Cuesta es la figura más idónea para darle un nuevo viraje institucional por su formación académica, su trayectoria profesional, su visión de los problemas ambientales del país, y desde luego, por la independencia que ha tenido frente a los poderes regionales. Tengo la convicción que este hombre de origen Liberal tiene la formación y el liderazgo para cambiar el rumbo a Codechocó.