Nacional

Afrodescendientes apoyan un proceso de paz con inclusión social
Autor: Redacción EL MUNDO
14 de Septiembre de 2013


La comunidad afrodescendiente mundial reunida en Cali expresó hoy su apoyo al proceso de paz en el país pero recomendó que las políticas posconflicto sean incluyentes.


EFE


La comunidad afrodescendiente mundial que asiste a la tercera jornada de la III Cumbre de Alcaldes y Mandatarios Afrodescendientes, en Cali, expresó hoy su apoyo al proceso de paz en el país pero recomendó que las políticas posconflicto sean incluyentes para que la reconciliación sea duradera.


Las perspectivas que se abren para Colombia por las negociaciones de paz con las Farc en Cuba fueron debatidas en la tercera jornada de la Cumbre, a la que asisten desde el jueves centenares de representantes de América, África y Europa.


"No puede haber paz sin justicia hermanos colombianos; para que haya paz en Colombia, para que haya paz en la diáspora africana, tiene que haber diálogo", aconsejó el gobernador de la región de Atlántida, Honduras, Venancio Sabio.


El político hondureño dijo que al hablar de conflictos es necesario reflexionar sobre la falta de inclusión que afecta a grandes sectores de la población en todo el mundo, entre ellos los afrodescendientes.


A esa falta de oportunidades para todos se refirió también el gobernador del Chocó, Hugo Arley Tobar, quien dijo que la realidad de las comunidades de afrodescendientes del país debe ser tenida en cuenta en las políticas posconflicto si se llega a un acuerdo de paz con Farc.


"Nosotros como región nos estamos preparando para el posconflicto, apoyamos el proceso de paz, creemos en el proceso de paz, pero el Gobierno nacional debe asumir la responsabilidad histórica que tiene con las regiones", manifestó el gobernador.


Tobar abogó por un "enfoque diferencial" de políticas de paz para las comunidades afrodescendientes y de la región del Pacífico colombiano que históricamente han sido de las más olvidadas por el Gobierno y al mismo tiempo de las más golpeadas por el conflicto armado.


El gobernador señaló que a los problemas de desempleo, salud y educación que son comunes en las comunidades de afrodescendientes, se suman en su departamento, uno de los más pobres del país, graves deficiencias en materia de agua potable, electricidad e infraestructuras en general, que no se pueden ignorar si se quiere construir un nuevo país.


Por esas razones, agregó el gobernador, "hay que hacer un ejercicio para cada región" porque, dijo, no se pueden aplicar las mismas políticas de desarrollo para Cali, que es una ciudad pujante, la tercera de Colombia en población, o, por ejemplo, Nuquí.


"No buscamos siquiera ser competitivos, lo que queremos es poder vivir dignamente", manifestó el funcionario.


El gobernador abogó también por un reconocimiento y un desagravio a las víctimas de la guerra en el país, que en Chocó, se cuentan por miles.


Tobar recibió el apoyo de su colega de San Andrés, Aury Guerrero, quien dijo que el proceso de paz "tiene que estar acompañado de la implementación de políticas públicas claras que respeten las diferencias, la pluricultura y las necesidades" de las diferentes regiones del país.


En el debate intervino también el gobernador del Distrito de Abiyán, Costa de Marfil, Robert Beugré Mambé, quien expuso el proceso de reconciliación en su país, castigado por una guerra civil y la inestabilidad política, y aseguró que el apoyo de la comunidad internacional ha sido decisivo para la paz.


"La reconciliación nacional es un elemento importante", afirmó el orador marfileño, quien destacó que un proceso de reconstrucción nacional debe tener en cuenta la "cohesión social" y la inversión en educación.


La cumbre de afrodescendientes continuará en Cali hasta el lunes y luego se trasladará a Cartagena, en el norte del país, los días 17 y 18.