Columnistas

Rutas de la carretera panamericana en Colombia
Autor: José Maria Bravo
13 de Septiembre de 2013


En 1954, la propuesta oficial del Gobierno Colombiano fue, que la localización de la carretera Panamericana arrancara de la frontera panameña, buscara el océano Pacífico cruzando por el Istmo de San Pablo, para entrar al interior del país,

En 1954, la propuesta oficial del Gobierno Colombiano fue, que la localización de la carretera Panamericana arrancara de la frontera panameña, buscara el océano Pacífico cruzando por el Istmo de San Pablo, para entrar al interior del país, cruzando por la ciudad de Manizales y llegar a Bogotá.


Como no había contraparte, ya que la delegación colombiana al congreso fue conformada sin conocimiento de la opinión pública, todo quedó como una doctrina del Congreso Panamericano de Carreteras.


Sin embargo, en la Sociedad Antioqueña de Ingenieros y Arquitectos nos dimos cuenta, de que se estaba deformando algo que se había aceptado históricamente: la conexión de la Carretera Panamericana en Colombia sería con la vía al mar en Antioquia.


Se reflexionó y estudió en la SAI, sobre si se aceptaba gratuitamente la tesis oficial, o si por el contrario, lo que el Ministerio estaba proponiendo realmente era lo técnico. Se llegó a la conclusión, de que la conexión de las Américas por carretera, y particularmente en lo que faltaba entre Panamá y Colombia, debía hacerse empalmando con la carretera al mar.


La SAI encargó a los ingenieros Pablo Agudelo y Guillermo Gaviria Echeverri, para que hicieran un estudio en forma gratuita sobre dicha carretera, con los recursos disponibles, aprovechando  la presencia de la Secretaría de Obras Públicas de Antioquia en la región de Urabá. 


Con recursos limitados se adelantaron en 1955 esos estudios. El de pluviosidad en la región, dio el máximo sobre la zona de Quibdó, lo que implicaba que la carretera estaría durante la mayor parte del año, en una de las zonas más lluviosas del mundo.


Se presentaron los diseños de la carretera, para la comunicación con los puntos de interés en Colombia, Venezuela y el sur del continente, y para el cruce de la zona pantanosa del Atrato, que los únicos que la conocían eran los ingenieros antioqueños.


Para cruzar el rio Atrato, se presentó un anteproyecto, con su presupuesto, asumiendo condiciones desfavorables, calculado por el reconocido ingeniero Gustavo Mesa, quien propuso  la construcción de un viaducto sobre pilotes. Este estudio, fue la única propuesta que se había hecho hasta entonces, sobre este tema.


A lo largo de Panamá no había problema, ya que la carretera se localizaba al norte de los ríos Bayano y Chuchunaque, que forman la espina dorsal del istmo de Panamá. 


El proyecto de la ruta sur no tenía estudios técnicos, en el presentado por Antioquia, ruta norte, había distancias reales con anteproyectos completos.


Por la comparación de los dos proyectos: la ruta sur del Pacífico y la norte, que se conectaba a la carretera al mar en Antioquia, se llegó a la conclusión de que la vía que se estaba proponiendo por los ingenieros antioqueños, era superior, bajo todo concepto, a la propuesta por el gobierno colombiano en el Congreso Panamericano de Carreteras en Caracas.


Además, técnica y económica, era posible el transporte por carretera desde los Estados Unidos a Colombia, con posibilidades de competir con el transporte marítimo, y el aéreo.


Se adelantó un debate a nivel nacional sobre las dos rutas propuestas. El país se dividió en dos grupos: la Costa Atlántica y Antioquia defendían la conexión por el Tapón del Darién, propuesta por Antioquia. El otro grupo, respaldaba la propuesta del gobierno nacional.


Un mapa de la región muestra claramente, que es más corta la conexión de la carretera panamericana en América del sur por la ruta que conecta Panamá con Colombia por el Tapón del Darién, cruzando el río Atrato, y empalmando con la carretera al mar. Además de ser óptima la conexión con Venezuela, siguiendo la troncal del Caribe en Colombia.


El pasado nos interroga sobre, cómo pasa el tiempo…