Fútbol en el Mundo

An Argentina that strikes
Una Argentina que impacta
12 de Septiembre de 2013


La selección Argentina se clasificó anticipadamente a Brasil 2014 y se consolidó como el mejor combinado de Suramérica en este periodo. Los gauchos serán uno de los favoritos en este Mundial, en el que buscarán volver a los puestos de honor.


Foto: EFE 

Sergio el “Kun” Agüero. 

EFE 


Argentina cambió para bien y, de la mano de Lionel Messi, ahora líder indiscutido, logró una clasificación holgada para el Mundial de Brasil 2014, al que llega como uno de los firmes candidatos y con una estructura consolidada.


Para la selección “Albiceleste” la fase clasificatoria sudamericana casi nunca fue un trámite y pocas veces tuvo que sufrir menos que en este proceso al mando de Alejandro Sabella.


El camino de clasificación para Corea-Japón 2002, con Marcelo Bielsa como entrenador, fue la única excepción en los últimos años, cuando Argentina logró su pasaporte mundialista con mucha holgura.


Tras la decepción en Sudáfrica, con el estigma de Diego Maradona como director de orquesta, y la dura eliminación en Ciudad del Cabo ante Alemania comenzó un lento proceso de reconstrucción.


A primer tiempo la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) eligió a Sergio Batista, pero su proceso se evaporó muy rápido con la temprana eliminación ante Uruguay, en cuartos de final de una Copa América disputada en casa.


A partir de ese momento, la AFA cambió y optó por el perfil bajo de Alejandro Sabella, que en una de sus primeras decisiones optó por darle la cinta de capitán a Leo Messi y el liderato de la plantilla.


Con el devenir de amistosos y partidos oficiales, el proyecto Sabella fue edificar un grupo sólido y sin fisuras fuera de la cancha, que deviniera en equipo cada vez que entrara a jugar.


No fue bueno el comienzo


Los primeros tiempos fueron en alternancia de triunfos y actuaciones preocupantes, como la derrota ante Venezuela en Puerto La Cruz o el empate con Bolivia como local en el comienzo de las eliminatorias sudamericanas.


Sin embargo, en Barranquilla hubo un punto de inflexión ante Colombia. Luego de un primer tiempo con derrota 1-0, Messi y Agüero convirtieron para revertir el resultado, darle el triunfo a la Argentina y marcar un antes y un después.


A tal punto que desde aquel triunfo en la cálida “Arenosa”, el conjunto “Albiceleste” disputó en poco menos de dos años once partidos de eliminatorias (seis triunfos y cinco empates) y ocho amistosos (seis victorias, un empate y una derrota).


De cara al futuro, aquella premisa del cuerpo técnico para conformar un grupo con valores y metas comunes se fue consolidando, al punto que en cada convocatoria aparecen contados casos de nuevos citados y muestra el grupo fuerte que tiene este combinado. 


En su proceso al frente de la selección, Alejandro Sabella utilizó, en sus 26 partidos como entrenador 70 jugadores para encontrar esta tan mentada base y con 274 días para el comienzo del Mundial de Brasil 2014, la Argentina con su pasaje garantizado deberá ultimar detalles para superar los fantasmas que le impiden superar los cuartos de final desde que logró ser finalista en Italia 1990.