Economía

Wage gap is narrowing in Medellín
Brecha salarial se reduce en Medellín
Autor: Johana Ramírez Gil
12 de Septiembre de 2013


La Generación Y (personas nacidas a partir de 1980 y hasta el 2000) han ganado espacio en el mercado laboral y ocupan cerca del 80 % de los puestos de trabajo.


El incremento salarial para el próximo año oscilará entre 3,5 y 4,5 % y solo un 54 % de las empresas buscará hacer el ajuste vía incremento en el salario fijo, las demás lo harán vía beneficios o pago variable, precisó el Estudio Salarial y de Tendencias en Gestión Humana que fue presentado ayer en Medellín.


Proyección que comparte el equipo técnico de la Escuela Nacional Sindical (ENS), el cual argumentó que  “a pesar de la agitación agrícola y las dos huelgas importantes en el sector carbonífero este año, hay un clima favorable y el crecimiento salarial estará cerca del 4 %”, dijo Daniel Hawkins, director del Área de  Investigaciones.


En ese sentido, José Manuel Acosta, presidente de Human Capital, firma que elaboró el estudio,  explicó que la Reforma Tributaria impactará en los salarios para 2014. “La gente piensa que lo peor ya pasó y no es así. Los efectos se van a sentir cuando se haga la declaración de renta del próximo año. Hay pérdida de poder adquisitivo en algunos ingresos, no solo para personas de mayores niveles de ganancia como se anunció inicialmente”.


Al sondear el comportamiento de 21 sectores productivos, 600 cargos y 675 compañías, de las cuales 150 eran de origen antioqueño, el estudio concluyó que las brechas salariales en las principales ciudades del país se han ido reduciendo. 


Según su presidente, José Manuel Acosta, anteriormente la diferencia salarial entre Bogotá y Medellín alcanzaba el 23 % y actualmente está entre el 10 y el 15 %. “Hay un repunte de Medellín, han llegado nuevas industrias las cuales jalonan los salarios. Incluso en unos dos o tres años las condiciones van a ser más homogéneas porque además la ciudad ha dejado atrás un alto componente de regionalismo y se ha abierto al resto del país”.


En ese sentido, Daniel Hawkins asegura que Bogotá todavía sigue siendo “ideal para trabajar” porque agrupa más del 60 % del Producto Interno Bruto (PIB) y en términos de niveles de desempleo e informalidad está mejor que ciudades como Medellín y Cartagena.


De acuerdo con el estudio, hay una valoración de la mano de obra de las nuevas generaciones pues al mercado laboral están ingresando personas jóvenes, recién graduadas de la universidad, formadas con competencias muy acordes a las necesidades actuales, con formación en idiomas e intercambios internacionales, lo que es mejor remunerado en las empresas.