Mundo deportivo

The price I’m going to pay is very high”
“El precio que voy a pagar es muy alto”
Autor: Jheyner Durango Hurtado
6 de Septiembre de 2013


En la Vuelta a Antioquia 2013, en la que Millán fue hallado con sustancias prohibidas en su cuerpo, el corredor había finalizado tercero en la clasificación general, la cual lideró el español Óscar Sevilla.



En la Vuelta a Colombia, Millán ganó dos etapas y finalizó quinto en la general.

Archivo

Cometió un grave error, el cual, como lo expresó él mismo, no lo “ha dejado dormir en noches enteras”, pero tuvo la valentía, como muy pocos, de dar un paso al costado y reconocer su falta ante la luz pública ayer, en una improvisada rueda de prensa, en el Velódromo Martín Emilio Cochise Rodríguez, de Medellín.


Él es el ciclista santandereano Jonathan Millán, una de las grandes promesas del ciclismo nacional que presentó un resultado adverso durante la realización de la Vuelta a Antioquia 2013.


Millán, gran protagonista en la pasada Vuelta a Colombia, en la que además fue líder, soltó lágrimas en su confesión por medio de una carta, pidió disculpas a “Dios, hijo, esposa, familia, padres, compañeros, técnico, patrocinadores del equipo por todo el dolor y daño” y se puso de ejemplo para que ningún otro colega caiga en la trampa del dopaje.


“Estoy dispuesto a asumir la sanción que me imponga la Comisión Disciplinaria de la Federación y sobre todo quiero servir como ejemplo para que otros ciclistas, especialmente los jóvenes, no caigan en este mismo error”, sostuvo Millán, quien en el pasado mes de abril se esforzó al máximo en la Vuelta a Guatemala, donde fue subcampeón y en la que su compatriota Óscar Sánchez fue el triunfador.


Lo que cuesta una falta


“El precio que voy a pagar es muy alto. En lo económico, en lo deportivo y especialmente en lo personal perdí la oportunidad de representar a mi país en el Mundial de Ruta de 2013, ofertas de equipos de Europa y América, a todos tuve que decirles que no”, sostuvo el corredor, que hace parte del equipo GW Shimano. 


“Quiero dejar en claro que ni mi equipo de ciclismo ni mis compañeros y técnico tuvieron que ver con esta situación. Nunca lo había hecho antes. Lo hice porque al llegar de Guatemala me sentí muy cansado. Me hice unos exámenes médicos y el resultado mostró signos de cansancio y fatiga”, explicó.


“Me dejé influenciar por internet, por lo que había investigado yo. Consulté cómo podía disminuir esta sensación de fatiga. ¡Qué grave error el que cometí! ¡y qué caro lo estoy pagando! Llevo noches sin dormir desde que me llegó esto, días pensando en qué momento perdí el horizonte, la confianza en mí mismo y cómo he visto alejarse mis metas de competir en Europa y representar a mi país”, indicó Millán, quien quiere remediar de alguna manera su error.


No se esconderá


“Durante estos días quiero dedicar parte de mi tiempo a compartir esta amarga experiencia con otros deportistas para que se den cuenta el alto precio que estoy pagando por este error y las grandes oportunidades que estoy perdiendo”, dijo.


Además, el pedalista afirmó que no descansará hasta levantarse de la dura caída que acaba de sufrir.


“Quiero que sepan que voy a seguir luchando y trabajando duro para demostrar que soy un buen ciclista y que la fe, amor, credibilidad y el apoyo económico que han puesto en mí ha valido la pena, y que esto fue solo un tropiezo en el largo camino que me falta por recorrer”.


Y señaló: “Cuando regrese a las competencias quiero hacerlo con la frente en alto y así poder servir de ejemplo a mi hijo. A otros deportistas para que entiendan y se metan en la cabeza que decir la verdad y hacer las cosas bien, paga, y ese es el único camino”.



Triste confesión

El propio Millán indicó ayer que el 26 de agosto de 2013 recibió la notificación de la Comisión Disciplinaria de la Federación Colombiana de Ciclismo que se había iniciado investigación por el resultado adverso que presentó durante la Vuelta a Antioquia de 2013, en la etapa cuatro que ganó en el municipio de Itagüí el 25 de mayo.


El ciclista confirmó que, ante la Comisión Disciplinaria de la Federación, “acepté que utilicé un medicamento, y aunque pude haberlo negado no lo hice, porque quiero servir de ejemplo al cambio que quiere dar el ciclismo colombiano de ciclismo sano”.