Mundo deportivo

The candidates’ blemishes
Los lunares de las candidatas
6 de Septiembre de 2013


Tokio, Estambul y Madrid llegan a la hora de la verdad con proyectos sólidos para organizar los Juegos Olímpicos de 2020, pero no por ello ajenos a la realidad política, social y económica de sus respectivos países.



Japón también tiene en Argentina sus mejores representantes del deporte para apoyar a Tokio. En la imagen (arriba), de izquierda a derecha, los atletas Yuko Arakida, Yuki Ota, Ayano Ekami, Hiroshi Hase y Dichi Suzuki. (abajo), Kenta Chida, Hitomi Obara y Rie Tanaka.

EFE


Sede de los Juegos de 1964 y segunda eliminada en la votación para 2016 en la que Río ganó a Madrid, Tokio convive estos días de nuevo con las fugas radiactivas de la central de Fukushima, a unos 220 kilómetros al noreste de la ciudad, obligada a adoptar medidas urgentes ante el problema ambiental.


La situación ha llevado a Tokio a escribir una carta a los votantes del COI y obligó al Gobierno nipón a comprometerse a ayudar al operador de la central, Tokyo Electric Power (Tepco), para contener las cerca de 300 toneladas de agua altamente contaminada que filtra a diario al mar desde los reactores y el subsuelo.


Fukushima registró varias explosiones de hidrógeno a consecuencia del terremoto y el tsunami que arrasó el sudeste asiático en 2011, lo que generó el peor accidente nuclear de la historia.


El viceprimer ministro y antiguo deportista olímpico, Taro Aso, dijo hace poco que, tras el desastre nuclear de Fukushima, ganar mañana sería convertirse en “el ave fénix que renace de las cenizas”.


Estambul, con varios escándalos


Tampoco Estambul llega a Buenos Aires como querría. Presente por tercera vez en una final tras caer derrotada en las de 2008 y 2000, la ciudad turca se examina ante el COI en pleno escándalo por dopaje dentro de su atletismo y con un clima social un tanto convulso.


El presidente de la federación de Atletismo dimitió en agosto tras la suspensión por dopaje de una treintena de atletas, entre los que figuran medallistas olímpicos y campeones de Europa, y el club de fútbol Fenerbahçe fue sancionado dos años por amaños.


Además, desde junio, las calles de las principales ciudades turcas han acogido, y aún acogen, protestas ciudadanas, al estilo de las ocurridas en Túnez y Egipto, hasta ahora saldadas con miles de heridos y al menos seis fallecidos.


Una acampada pacífica en protesta por la construcción de un centro comercial en un parque de Estambul se convirtió en la voz del pueblo para exigir la dimisión del Gobierno que encabeza desde 2002 el primer ministro Recep Tayyip Erdogan.


Consciente de que la realidad social del país no puede estar al margen de una candidatura, Estambul habló de ello en la presentación que las tres ciudades hicieron en julio en el COI, donde su viceprimer ministro para Asuntos Económicos, Ali Babacan, aclaró que su Gobierno garantiza las libertades y derechos fundamentales.


¿La tercera será la vencida?


Madrid, por su parte, llega a su tercera final olímpica consecutiva con las garantías financieras aportadas, pese a la crisis que España padece desde hace un lustro, y reanudando el curso político, en el que el caso Bárcenas, los Ere de Andalucía y el contencioso con Gibraltar por el vertido de bloques de hormigón, que impiden faenar a los pescadores españoles.


La candidatura, con el aprobado del COI para su financiación, presume además de una recién estrenada ley antidopaje, que pudo ser un obstáculo en sus anteriores intentos, y celebra los últimos datos del paro, que indican una sexta bajada consecutiva en agosto, mes en el que por primera vez hay una reducción desde el año 2000.



Aumentaría el empleo

EFE


La concesión de los Juegos Olímpicos de 2020 a Madrid supondría la creación de más de 50.000 nuevos empleos a tiempo completo en la región madrileña, según un informe presentado ayer por las autoridades locales.


El portavoz del Gobierno regional de Madrid, Salvador Victoria, dijo que la elección de la ciudad como sede de los Juegos tendría un impacto de 2.471 millones de euros (unos 3.260 millones de dólares).


Asimismo, atraería a más de 800.000 turistas adicionales, con un gasto estimado de 625 millones de euros (unos 825 millones de dólares). El portavoz del Gobierno regional destacó que el punto más importante del impacto económico de los Juegos Olímpicos sería la creación de puestos de trabajo, que equivaldría a un dos por ciento del empleo total de la región.


Los sectores más favorecidos serían la construcción, la hostelería, los servicios profesionales, el comercio al por menor, los servicios técnicos y el transporte terrestre.