Mundo deportivo

The champion on mud defeats the champion on asphalt
El campeón del barro derrota al de asfalto
31 de Agosto de 2013


La octava etapa de la “Ronda Ibérica” se disputará hoy entre Jerez de la Frontera y el Alto Peñas Blancas, con un trazado de 166,6 kilómetros. En esta jornada se espera el protagonismo de los colombianos


Foto: EFE 

El ciclista checo del equipo Omega Pharma, Zdenek Stybar (derecha), celebra su victoria en la séptima etapa de la Vuelta Ciclista a España.

EFE


En un duelo de titanes, el checo Zdenek Stybar (Omega Pharma), doble campeón del mundo de ciclocrós, se impuso al belga Philippe Gilbert (BMC), titular universal en ruta en un sprint que resolvió la séptima etapa de “La Vuelta, en la que Vincenzo Nibali retuvo “La Roja” en víspera del tríptico andaluz de montaña.


Stybar impuso su maillot de campeón del ciclismo de barro al arco iris del asfalto de Gilbert. Por milímetros, pero la foto de llegada eligió al ciclista del Omega, quien levantó los brazos celebrando su debut en el palmarés de “La Vuelta”, y en homenaje a Tony Martin, su compañero alemán frustrado un día antes por no rematar su famosa escapada de 175 kilómetros por apenas 10 metros.


De los caminos de fango al asfalto. Cuestión de adaptación. Stybar cambia de ruta y sigue ganando. Nacido en Planá hace 27 años, puede presumir de dos títulos mundiales de cross (2010 y 2011) y seis títulos nacionales.


En carretera se estrenó en 2006 con una etapa en la Vuelta a Lérida. Su evolución ha explotado este año con el triunfo de la general en el Eneco Tour, prueba del calendario mundial, en la que además se llevó dos etapas. En la pasada París Roubaix, una colisión contra un espectador le privó de discutir luchar por la victoria.


Felicidad de unos, y rabia de otros. Los favoritos entraron en el pelotón, pasando página ante la nueva Vuelta que comienza ahora en las montañas andaluzas. Nibali contento con su maillot rojo de líder, pero otros echando pestes por considerar que el final, trufado de rotondas, era demasiado peligroso.


“Purito” Rodríguez entró encendido. “Esto es una vergüenza. No se puede meter un final así. Un día nos paramos y se acabó el espectáculo”, decía el catalán, cuya opinión contrastaba con la del veterano Iván Gutiérrez (Movistar), quien considera que “hay en otros países llegadas peores y no decimos nada. La Vuelta no es el lugar para plantear estos temas”. Maneras de ver las cosas.


La séptima etapa entre Almendralejo y Mairena del Aljarafe, de 205,9 kilómetros estaba señalada para el esprín, según el catálogo. Y se cumplió, aunque sólo esprintaron dos, ahora empieza la montaña y ahí estarán las principales opciones de los escarabajos colombianos.