Columnistas

Un Sue駉 inconcluso
Autor: Rafael Bravo
30 de Agosto de 2013


La jornada de celebraci髇 de los 50 a駉s del hist髍ico discurso pronunciado por el l韉er Martin Luther King da para muchas reflexiones sobre los avances y retrocesos de las minor韆s en los Estados Unidos.

La jornada de celebración de los 50 años del histórico discurso pronunciado por el líder Martin Luther King da para muchas reflexiones sobre los avances y retrocesos de las minorías en los Estados Unidos. Sin el Movimiento por los Derechos Civiles no sería posible tener hoy a un presidente afroamericano rigiendo los destinos de la nación. Ver que las barreras que impedían el acceso de negros a las escuelas, a las urnas, y al empleo ya son cosa del pasado son grandes logros. Hoy el porcentaje de estudiantes de raza negra en las universidades es del 40 por ciento. Los afroamericanos son protagonistas en todas las disciplinas deportivas. Nadie duda entonces del progreso y evoluciónde la comunidad negra ocupando destacadas posiciones en la política y la empresa privada.


Martin Luther King lideró un movimiento revolucionario y novedoso centrado en una lucha contra de la pobreza, el racismo y la no violencia. El sueño de King y quienes se congregaron en Washington en 1963 aún permanece inconcluso por las disparidades económicas de negros y latinos frente a sus pares de la raza blanca. Las familias de origen anglo acumulan patrimonios que son seis veces superiores a los hogares afroamericanos. Los ingresos son casi el doble de los negros e hispanos. El desempleo de estos últimos supera ampliamente las cifras de los blancos. En cuanto a la educación, la brecha es muy amplia en las zonas urbanas por su relación con los niveles de pobreza y la falta de oportunidades para las minorías. 


El racismo sigue siendo una sombra que se resiste a desaparecer en muchos estados del sur y no son pocos los que se niegan a aceptar que Obama sea el huésped de la Casa Blanca. Alabama que fue el centro de la discordia por la persecución a los negros vuelve a ser historia, esta vez por sus draconianas leyes contra la comunidad inmigrante indocumentada. Los hispanos y sus familias están siendo acosados y obligados a salir de ese estado por su condición migratoria. La discriminación legalmente no existe pero sigue viva en la realidad.


Los vientos de guerra en Siria retumban en los oídos del presidente Obama quien paradójicamente enfrenta una enorme presión para proteger a la población civil de darse una intervención militar enese país. Un contrasentido para alguien que desde comienzos de su mandato ha buscado enmendar las diferencias y salir de una región nada amistosa con los Estados Unidos. Qué pensaría King de darse una nueva conflagración?


Obama muy inteligentemente ha abordado el tema racial como un tema de igualdad de oportunidades en lugar de un conflicto entre negros y blancos. La marginalidad en que viven amplios sectores no solo afroamericanos sino latinos y muchas familias anglos es lo que mueve al presidente a actuar en una forma incluyente. Además, Obama quiere dejar claro que no funge como líder religioso sino como el mandatario de todos los norteamericanos. Ese ha sido el tema central de su discurso frente al monumento de Abraham Lincoln su inspirador.


Pasarán muchos años antes que se cumpla el sueño de King por una sociedad en perfecta armonía, más justa e igualitaria pero también una en donde los negros asuman las responsabilidades sin tener que echar manode su presunta desventaja por el color de su piel para reclamar sus derechos.