Columnistas

UNE e Isagen: 縀l mismo caso?
Autor: Carlos Alberto Atehortua R韔s
30 de Agosto de 2013


La propuesta que podr韆 llevar a la enajenaci髇 del 57% de la participaci髇 de la Naci髇 en Isagen a los particulares, permite mostrar claras diferencias entre lo que no se debe hacer con los recursos p鷅licos

La propuesta que podría lleva a la enajenación  del 57% de la participación de la Nación en Isagen a los particulares, permite mostrar claras diferencias entre lo que no se debe hacer con los recursos públicos,  en contraposición a lo sucedido en Medellín, con el caso de UNE y su unión con Millicom, que es un asunto sustancialmente diferente. 


Mientras la Nación lo que busca es desprenderse de su participación en la Empresa generadora de Energía, en el caso de UNE lo que se busca es que EPM pueda incursionar en la prestación de servicios que permitan la convergencia plena de los servicios fijos y móviles y para ello una alianza estratégica, es el camino idóneo.


La inversión privada en el sector de los servicios públicos, no es mala en sí misma, lo malo es que el Estado se desprenda de inversiones rentables que no le generarán como inversionista y  las entregue en pleno funcionamiento a los particulares, para que ellos sean quienes concentren el excedente público. 


Con su transformación, UNE  pasará de ser un operador de telefonía fija, televisión por suscripción y de Internet fijo y móvil con alce regional,  a ser un operador de servicios convergentes en telecomunicaciones fijas y móviles nacionales, que podrá incorporar en su oferta de servicios las más importantes modalidades de  facilidades de telecomunicaciones en todo el país, lo que no era posible o hubiera sido muy difícil, sino integra bandas de espectro radioeléctrico que le permita la prestación de servicios de voz móvil  a la manera que lo hacen los operadores de los celulares.  


En realidad en el caso de UNE, no se enajeno la Empresa, la mayoría en la sociedad seguirá siendo de entidades Municipales, la empresa incursionará en mercados y servicios donde antes no estaba, su sede mantendrá en Medellín y  con su permanencia en la ciudad de garantiza transferencia de tecnología, utilización de mano de obra y recursos locales y la ejecución de políticas públicas asociadas a Medellín como ciudad digital, seguramente podrán salir adelante.


Cosa bien diferente es el caso de Isagen en el cual el Estado, le entrega a particulares, posiblemente más inversionistas que prestadores del servicio, la explotación de una empresa exitosa en marcha, que ya ha realizado importantes inversiones en infraestructura y que esta plenamente posicionada en un mercado que la reconoce como uno de los agentes más importantes del mismo; a diferencia del caso de UNE en el que el riesgo en las inversiones es notoria por los continuos desarrollos tecnológicos y por la manera como se desarrolla la competencia, en el caso de Isagen el riesgo en las inversiones es mucho menor si es que el mismo existe. 


Con la venta de Isagen, el país no recibirá beneficios en el incremento de la infraestructura en la generación de energía, ni se incrementan las inversiones reales en el sector, pues la inversión ya está hecha y de lo que se trata es que utilidades o excedentes públicos que actualmente le pertenecen al Estado, en el futuro pasaran a ser de los participares, que de esa manera concentrarán las rentas o excedentes  que se generan el sector de los servicios públicos domiciliarios.


El caso de UNE, se trató de (i) una alianza que no incluye la enajenación de la participación del  Estado en la nueva sociedad, sino lo contrario, el Municipio se debe mantener y en forma mayoritaria en la empresa que resulte de su transformación; (ii) el Municipio no abandona la prestación de un servicio para entregarla a los particulares, todo lo contrario, lo que hace es fortalecerse para incursionar en la prestación de servicios como es la telefonía móvil donde antes no ha estado; (iii) en el caso de UNE no se trata de que un  nuevo inversionista entra a explotar unos activos que exitosamente se están explotando por el Estado, todo lo contrario, se trata de que el Estado se asocie con un particular para que conjuntamente se aprovechen ventajas y estar en condiciones de prestar nuevos servicios y asumir la competencia con otros proveedores de servicios.


La realidad es que con la transformación de UNE, la empresa incursiona en nuevos servicios y mercados, el Municipio no ha vendido su participación en el sector y la empresa transformada deberá hacer una inversión en infraestructura en el sector, pero en el de Isagen nos desprendemos de un activo productivo que seguramente servirá para concentrar riqueza en manos de particulares.