Nacional

Rapprochement between government and peasants
Acercamientos entre Gobierno y campesinos
28 de Agosto de 2013


En reunión con gremios del campo colombiano, entre ellos la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Fedepalma, Conalgodón, la Federación Nacional de Cafeteros y Asocolflores, el Gobierno se comprometió a aumentar el presupuesto dirigido al sector


Foto: Esneyder Gutiérrez Cardona 

Voceros de la Central Mayorista de Antioquia afirmaron que “somos una propiedad privada y tenemos mucha autonomía interna para suministrar los productos a los clientes, especialmente en estos momentos en que han sido más afectados por los paros”.

EFE - Ángela Agudelo


Mientras en Boyacá se esperan las negociaciones de los líderes del paro agrario nacional con un equipo del Gobierno Central, en Bogotá el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, y el presidente del Consejo Nacional Gremial, Rafael Mejía, anunciaron que se estudiará un aumento del presupuesto para el sector.


Cárdenas y Mejía hablaron a los medios de comunicación al término de una reunión, encabezada por el presidente Juan Manuel Santos y en la que participaron 30 representantes de los gremios agrícolas colombianos, entre ellos la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Fedepalma, Conalgodón, la Federación Nacional de Cafeteros y Asocolflores.


Según el ministro, el compromiso es seguir trabajando en equipo en busca del impulso a este sector, por lo que se pondrán en marcha cuatro mesas técnicas sobre regulación y seguridad jurídica; costos de producción; competitividad e institucionalidad para el desarrollo, e investigación y asistencia técnica.


“Todo se traduce en que se está buscando un sector agrícola y un sector pecuario que sea más rentable; esa es la palabra clave”, declaró Rafael Mejía, también presidente de la SAC, y quien destacó el análisis de una política agraria, además de los problemas estructurales del sector.


Camioneros y mineros


La desmovilización de camiones en todo el país alcanza el 90 %, mientras que en Antioquia se han adherido a la protesta, con desfiles, el transporte intermunicipal e interdepartamental, y más recientemente el transporte de servicio especial, así como los taxistas, en la tarde de ayer. 


Así lo informó Luis Orlando Ramírez, director Ejecutivo de la Asociación de Transportadores de Carga, al destacar que “este tema del combustible consolida la unión del sector de transporte público en Colombia, porque está afectando a todas las modalidades”.


Los transportadores de carga se reunieron ayer con los ministros de Minas y Energía, de Hacienda y de Transporte, y sus respectivos viceministros. Según el dirigente gremial, “fue una reunión de acercamiento en la cual ellos reconocieron la afectación que tenemos nosotros en el tema de los altos precios de combustible y expresaron su preocupación por la baja sustancial de mercancías en los puertos, especialmente los de Buenaventura y Cartagena”.


Agregó que aunque aún no se aborda el tema de la regulación de las evaluaciones económicas, este está en la agenda. “Creemos que estamos encaminados y estamos con un ambiente favorable en la negociación, todavía sin ningún arreglo concreto”, dijo.


Los mineros, que fueron los primeros en salir a paro y llevan 43 días en protesta, estaban ayer a la expectativa. “Si no se concreta la reunión con ministros que estamos pidiendo, nos toca convocar a todas las organizaciones a una reunión en Medellín, que sería antes del fin de semana o el fin de semana mismo, para mirar qué vamos a hacer”, informó Luz Stella Ramírez, directora Ejecutiva de Conalminercol.


Resaltó que el Consejo de Estado admitió la demanda que se hizo para la nulidad del Decreto 2235, presentada por unas organizaciones de El Bagre. “Como en ella además de la nulidad, se pide la suspensión provisional mientras que sale el fallo definitivo, estamos a la espera de que los ministerios contesten, porque les corresponde hacerlo, y en menos de cinco días aproximadamente ya el Consejo de Estado dirá si la suspende provisionalmente”, indicó.


“Eso es más de la mitad del pliego. Ya seguiríamos con el acuerdo que plantea la resolución que creó la mesa de trabajo para seguir haciendo lo del proyecto de ley”, precisó la dirigente, mientras se alistaba para salir en una caravana cerca de La Línea, en el Eje Cafetero, promovida por camioneros, cafeteros, fruticultores y mineros.


Menos ingreso de alimento


La Central Mayorista de Antioquia ayer vio disminuido en 20 % el ingreso de carros en general, no solo provenientes del Oriente antioqueño sino también de otros departamentos como el Valle del Cauca.


Un 20 – 25 % ha sido el incremento de los precios en productos como la arveja, zanahoria, berenjena, habichuela, lechuga batavia, papa capira, papa criolla, repollo, aguacate papelillo, granadilla y naranja tangelo, informó Alfonso Marín, analista de Mercado de la Central.


Destacó, no obstante, que el suministro no se ha visto afectado. “Tenemos de todo, con precios altos, pero de todo”. 


A la Feria de Ganado de Marinilla el sábado pasado entraron 320 animales, cuando el promedio son 451, y “eso que son ganados de la zona”, informó Ramón Ramírez, coordinador de la Feria. Destacó que el bovino ayer estuvo al alza porque disminuyó la oferta.


“Hay mucha incertidumbre frente a los despachos de mercancía”, destacó el funcionario, al contar que los comerciantes están cambiando de rutas y horarios, por el temor de ser afectados por las concentraciones de manifestantes en las vías.


Rápido Ochoa expresó, por su parte, que sigue haciendo “recorridos heroicos” para continuar prestando el servicio de transporte terrestre de pasajeros de Medellín a la Costa, frente al cierre que hoy cumple 42 días en la zona de Caucasia.


“Infortunadamente las movilizaciones que se efectúan en algunos sectores del país no han sido tan pacíficas y tenemos muchos vehículos con vidrios rotos y daños en la carrocería; y está el caso de otras empresas de transporte con buses incinerados”, afirmó la empresa en un comunicado a los medios.


Piden escuchar a los campesinos


“Son muchas las razones que durante años han venido agrandado la problemática del agro colombiano”, puntualizó Carlos Maya Calle, presidente Ejecutivo de la Asociación Colombiana de Porcicultores, al asegurar que los manifestantes deben ser escuchados y atendidos.


La Asociación Colombiana de Porcicultores expresó su preocupación por la “alarmante situación” que vive el país por el paro agrario y pidió al Gobierno una “solución inmediata”.


Según el gremio, más del 30 % de la porcicultura nacional se ha visto afectada por las protestas y en los departamentos de Antioquia, Boyacá, Cauca, Caldas, Cundinamarca, Quindío, Nariño, Risaralda y Valle tienen dificultades para transportar alimento para los animales, para movilizarlos y para comercializar la carne de cerdo.


Agregó que si no se resuelve lo más pronto posible el problema del transporte, afectado por los bloqueos de carreteras, las empresas dedicadas a la cría y producción de porcinos pueden colapsar pues las pérdidas pueden llegar a $4.000 millones.


El “rey de la montaña” y campeón del Tour de Francia, Nairo Quintana pidió al presidente a través de los medios, que les colabore a los campesinos para que levanten el paro, y expresó su tristeza por ver que ahora los jóvenes no quieren trabajar en el campo “porque no es una opción de vida”. 


El ciclista, oriundo de Cómbita, Boyacá, contó a los medios que sus padres perdieron parte de su patrimonio cuando el cultivo de papa no era suficiente para pagar las deudas adquiridas, debido a los altos costos de los insumos e instó al Gobierno a un acuerdo “digno” para los campesinos.


El presidente Juan Manuel Santos dijo, a propósito de la instalación de la mesa de negociación en Tunja, que “tenemos que ver cómo vamos saliendo de esos problemas, para que los campesinos puedan tener un ingreso digno, puedan mantenerse en el campo y puedan ver el futuro con más esperanza y con más optimismo”.



Negociaciones se retrasan

Las negociaciones con las que se busca poner fin a la huelga agropecuaria iniciada hace diez días, no habían comenzado al final de la tarde de ayer porque la delegación gubernamental que salió de Bogotá no pudo aterrizar en el aeropuerto Juan José Rondón, de Paipa, Boyacá, debido al mal tiempo.


Los ministros del Interior, Fernando Carrillo, y de Agricultura, Francisco Estupiñán, encabezan el equipo negociador del Gobierno, que no pudo viajar por tierra porque aún persisten los bloqueos en vías de los departamentos de Cundinamarca y Boyacá.


“Al momento estamos a la espera del grupo de delegados del Gobierno Nacional”, señaló en un comunicado la mesa sectorial agropecuaria, representante de los campesinos, reunida desde la una de la tarde en la Curia Arzobispal de Tunja.


El presidente Juan Manuel Santos anunció ayer la creación de una mesa de negociación con los campesinos de Boyacá, Cundinamarca y de Nariño (suroeste), las tres regiones más afectadas por los bloqueos de carreteras a consecuencia de la huelga.




Convocan marcha en Bogotá

Diversas organizaciones sociales, obreras, educativas y sanitarias de Colombia convocaron una marcha para mañana, en apoyo a la huelga agropecuaria que se inició hace diez días en el país y para exigir al Gobierno la instalación de una mesa de negociación nacional.


La marcha se celebrará en Bogotá, dijeron en rueda de prensa representantes de la Mesa Agraria de Interlocución y Acuerdo (MIA), la Coordinación Nacional Agraria, la Asociación de Trabajadores Hospitalarios (Anthoc), la Unión Sindical Obrera (USO), la Mesa Amplia Nacional Estudiantil y la Unidad Nacional de Empleados Bancarios, entre otras organizaciones.


“Hemos tomado la decisión de convocar a todas las organizaciones aquí presentes para una gran marcha y una concentración en los ministerios de Salud y Agricultura, en respaldo al paro nacional agrario que se está dando en Colombia y al paro nacional en el sector salud”, explicó el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Luis Alejandro Pedraza.


La huelga fue convocada por un sector de los caficultores pero ha tenido mayor repercusión entre los productores de papa, leche, tomate y hortalizas de Boyacá, que alegan ser víctimas de las importaciones de alimentos, del contrabando, del alto costo de los combustibles y fertilizantes y de la falta de apoyo estatal.