Columnistas

Sin Luc韆
Autor: Manuel Manrique Castro
28 de Agosto de 2013


Tras su jubilaci髇 de Comfama hace a駉 y medio promovimos, con Luc韆 de la Cuesta, la formaci髇 de un grupo de di醠ogo sobre temas de ni馿z.

Tras su jubilación de Comfama hace año y medio promovimos,  con Lucía de la Cuesta,  la formación de un grupo de diálogo sobre temas de niñez. Estando en sus inicios la iniciativa gubernamental De cero a siempre, nos pareció oportuno que las conversaciones tuvieran como centro de atención esos primeros y decisivos años en la vida de todo niño.   Medellín lo venía haciendo con  Buen Comienzo que era, de hecho, el esfuerzo de mayor consistencia y magnitud en el país  y el nuevo Gobierno Nacional, poco después de iniciar su mandato,  anunció  el interés de redimensionar la política destinada a la primera infancia, fortaleciéndola conceptualmente y proyectándola, con criterio integral y renovado, a todos los departamentos del país.  


Cómo no estar allí, al pie del árbol, contribuyendo a que ese propósito se encarnara en la piel de Colombia, sumando y multiplicando voluntades, que era el incansable hacer de Lucía.  Siempre lo había hecho y esta era sólo una nueva oportunidad, en un momento distinto de su vida,  sin más interés que el de aportar al bienestar de la niñez. 


Hace sólo una semana, en un miércoles caluroso,  Lucía de la Cuesta partió para siempre. Para la tarde de aquel día estaba previsto un encuentro del grupo y 35 personas  habíamos confirmado estar presentes.  Menos de una hora antes,  mientras aguardaba el inicio de la reunión, la muerte la  sorprendió en la tranquilidad de su hogar haciendo lo que siempre hizo: juntar hombres y mujeres alrededor de causas buenas.  


Cuando hablamos de la formación del grupo nos pareció acertado  invitar a personas vinculadas a organizaciones de la sociedad civil, gobierno, iniciativa privada, academia, medios de comunicación,  políticos, investigadores, visitantes extranjeros de paso por Medellín, personas todas unidas por el interés común en la primera infancia.  Cada quien concurría a título personal y el valor de los encuentros estaba tanto en la riqueza del intercambio como en las contribuciones de los invitados especiales.   En la última reunión del 17 de julio nos acompañó Diego Molano, ex director del ICBF y el pasado 21 de agosto, en la reunión que no pudo realizarse, el invitado era  Sergio Tobón, de Proantioquia.   No se trataba de tertulias sin destino mas sí de oportunidades para contribuir a la tarea de cada quien y de impulsar ideas que repercutieran en Antioquia y más allá.  La amalgama de la rica diversidad humana presente lo posibilitaba. 


La partida de Lucía coincide con un momento crucial para la primera infancia, causa de su mayor interés porque también para ella  potenciar la vida de los niños desde su gestación era, en efecto, un camino probado para romper la desigualdad, que tanto le dolía.  Mientras el actual gobierno Nacional se dirige al tramo final de su mandato en medio de un escenario de polarización creciente, la estrategia De Cero a Siempre enfrenta la incertidumbre propia de un cambio político tan  significativo como  el que tendrá lugar a raíz de las elecciones del próximo año.   En Antioquia la Gobernación  dio inicio formal a la estrategia de Atención Integral a la Primera Infancia, sólo en abril pasado y tiene ahora  la oportunidad de acelerar el paso en los otros 124 municipios aprovechando tanto la experiencia de Buen Comienzo como los avances alcanzados en el nivel nacional. 


El gran reto es asegurar que lo avanzado no decaiga y, por el contrario, crezca y llegue a más rincones.  En ese esfuerzo que a todos nos toca, las lecciones de vida de nuestra entrañable amiga Lucía serán una guía constante.