Nacional

Between the calm and the excesses of the national strike
Entre la calma y los desmanes del paro nacional
21 de Agosto de 2013


Se estima que en todas las actividades realizadas durante la segunda jornada del paro nacional: concentraciones y movilizaciones, participaron 36.200 personas.


Foto: EFE 

Estudiantes de la Universidad Nacional de Bogotá protestando en apoyo al paro nacional agrario.

Andrés García Hernández – EFE


Una relativa tranquilidad reportaron las autoridades en el segundo día de paro a pesar de las escaramuzas que se presentaron en diferentes zonas del país entre manifestantes y la Fuerza Pública por el bloqueo que realizaron en algunas vías, y que han dejado a 62 policías heridos sin gravedad.


En total fueron 66 actividades de protesta, entre ellas: trece concentraciones, 16 movilizaciones en las zonas urbanas y quince bloqueos. La Policía tuvo que intervenir en algunas de esas actividades para evitar que se desbordaran.


Según el reporte del general Rodolfo Palomino, director General de la Policía, durante la contención de algunos desmanes, en los dos días que transcurrieron del paro nacional fueron capturadas 61 personas, entre las que se encuentran tres menores de edad.


Asimismo, fueron inmovilizados ochenta vehículos, pues las autoridades consideraban que ponían en riesgo la integridad de los manifestantes que se desplazaban hacia algunas concentraciones.


Tanto en este, como en el paro minero que se adelanta desde hace un mes, las autoridades han señalado que las manifestaciones han sido infiltradas. “Hay información de que se están tratando de infiltrar las movilizaciones, por eso es importante la denuncia. En algunas zonas de Antioquia y Caquetá se podría estar presentando esta situación. En Tuluá encontramos elementos propagandísticos”, aseveró el general Palomino. 


Por su parte, al hacer un balance sobre los acontecimientos del paro nacional, Fernando Carrillo, ministro del Interior, aseguró que se presentaron dificultades en cinco departamentos: Arauca, Putumayo, Nariño, Boyacá y Cauca, donde ayer en la tarde intentaban levantar un bloqueo en el sur de ese departamento. 


A pesar de que ayer en la mañana el Instituto Nacional de Vías, Invías, reportó por lo menos quince carreteras bloqueadas en su totalidad por las protestas en los mismos departamentos en los que el Gobierno reconoció tener dificultades, el Gobierno Nacional está satisfecho porque ha podido mantener el control en la mayoría del territorio. 


“El Gobierno registra con beneplácito que la mayoría de los colombianos ha entendido que es legítimo protestar, pero que las vías de hecho y los bloqueos deben ser rechazados”, manifestó el ministro Carrillo.


Zonas más conflictivas 


El escenario más conflictivo hasta el momento ha sido la carretera entre Bogotá y Tunja, Boyacá, donde durante la primera jornada del paro se registraron enfrentamientos entre productores de papa y de leche con la Policía que originaron dos bloqueos totales que ayer en la mañana todavía persistían.


Esa situación tuvo suspendido el transporte entre Tunja y Bogotá por el temor de los operadores a transitar por la zona, después de que el lunes fueran atacados con piedras nueve de los buses que cubren esa ruta.


En las refriegas registradas en Boyacá, Nariño, Antioquia, Campo de la Cruz, Atlántico y en la vía entre Tuluá y Buga en el Valle del Cauca, los manifestantes dijeron que cerca de cuarenta campesinos resultaron lesionados, aunque las autoridades dijeron que son solo dos, pero están pendientes por confirmar otros casos en Boyacá. Uno de ellos, en el municipio de Segovia, Nordeste antioqueño, habría resultado herido de bala.


En los centros urbanos del país, ayer cobraron más protagonismo las protestas. En Bogotá se presentaron incidentes, sin mayores consecuencias, entre la Policía y estudiantes en los alrededores de la Universidad Nacional.


Igualmente, el acceso al Hospital de Kennedy, uno de los principales de la zona sur de Bogotá, fue bloqueado por trabajadores de esa entidad pese a la amenaza del Ministerio de Trabajo de que se imputarían cargos contra los responsables de la interrupción de los servicios esenciales.


Mientras tanto, grupos de estudiantes encapuchados impidieron el acceso a la Universidad Industrial de Santander en Bucaramanga.


En Antioquia


Tras los disturbios ocurridos en Segovia en los que varios uniformados resultaron lesionados levemente, la Policía reportó la captura de un mecánico a quien le fueron hallados artefactos explosivos improvisados y quien sería el que atacó con tatucos a varios efectivos.


Además fueron detenidas otras nueve personas: cinco mineros, un mototaxista, un celador, un comerciante y un empleado de oficios varios.   


El general José Ángel Mendoza, comandante encargado de la Región Nº 6 de Policía, aseguró que los capturados fueron trasladados a Medellín y dejados a disposición de la autoridad competente. Tres de ellos por los delitos de terrorismo y los demás por obstrucción de vías públicas.


“La Ley 1453 de Seguridad Ciudadana menciona que la obstrucción de vías no es un hecho legal, por lo que no se puede reclamar un derecho violando otro”, manifestó el general Mendoza.


A pesar de que en Ituango circuló información sobre algunos buses que estarían bloqueando la vía con letreros que anunciaban explosivos, las autoridades explicaron que lo que se buscaba con eso era hacer que la Fuerza Pública se desplazara hacia otros lugares para poder generar dificultades en vías principales.   


Durante toda la jornada, las autoridades han insistido a los manifestantes que no se dejen manipular ni utilizar indebidamente para servir los intereses de quienes los estén incitando a causar caos y desorden.



Rechazo a la violencia

El defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, pidió ayer a los participantes en la huelga indefinida del sector agropecuario que se abstengan de recurrir a la violencia en sus manifestaciones y respeten a quienes no están involucrados en ellas. 


“La Defensoría del Pueblo recuerda que el derecho a la protesta es un pilar fundamental para el ejercicio de la democracia y el Estado debe adoptar las medidas necesarias para protegerla de manera efectiva, siempre y cuando sea pacífica, es decir, sin violencia, armas, ni alteraciones graves del orden público”, señaló el organismo en un comunicado. 


Otálora rechazó el ataque con piedras que perpetraron algunos huelguistas contra una camioneta de la Regional Boyacá de la Defensoría, mientras esta transitaba entre los municipios de Cucaita y Sora en una misión humanitaria.


El defensor del Pueblo exhortó además a los manifestantes y al Gobierno a que abran un diálogo para encontrar una salida negociada a la huelga que fue convocada por una parte del sector agropecuario y a la que se sumaron otros gremios, como el de los camioneros y los trabajadores de la salud.




Concentraciones en Antioquia

Según el general José Ángel Mendoza, comandante encargado de la Región Nº 6 de Policía, en Antioquia el paro ha transcurrido en una relativa tranquilidad a pesar de las masivas concentraciones.


Solo en el Bajo Cauca se encuentran concentradas 2.000 personas aproximadamente distribuidas de la siguiente manera: en Caucasia 800 personas, en Tarazá 400, en Segovia 600 y en El Bagre 200. 


En el Valle de Aburrá, algunos buses de escalera provenientes del Suroeste del departamento se movilizaron por las vías de la ciudad. Estuvieron por La Alpujarra sin generar bloqueos, aseguró el general Mendoza. De allí se reunieron en la sede regional del Comité de Cafeteros de Antioquia.


Por su parte, los mineros asentados en el sector La Playita, en Barbosa, desde hace veinte días, hoy se desplazaron en buses hasta la Terminal del Norte, desde donde se desplazaron a pie hacia La Alpujarra en total normalidad.