Nacional

Santos dice que no negociará nada en medio de los paros
16 de Agosto de 2013


El presidente Santos endureció su posición frente a los anuncios de paro programados para este lunes festivo.


EFE


El presidente Juan Manuel Santos, endureció hoy su posición frente a los anuncios de huelgas programadas por diferentes sectores del país para el próximo lunes y dijo que no va negociar "nada en medio del paro".


El jefe del Estado señaló que "no vamos, óigase bien, que esto quede muy claro, no vamos a sentarnos a negociar nada en medio de un paro".


El paro del lunes fue convocado por un sector de los cafeteros a los cuales se han sumado otros gremios agrarios, los camioneros y trabajadores de la salud, entre otros.


Santos reiteró su respeto por la protesta pacífica de la que dijo es "parte fundamental de cualquier democracia".


Sin embargo, dijo, "otra cosa muy diferente son los paros que bloquean carreteras y que comienzan a vulnerar los derechos de otras personas".


Recordó que "no va a permitir que los que están interesados en aprovechar esas protestas y hacer daño, y vulnerar los derechos de otras personas se salgan con las suyas".


Y reiteró que la orden a la Fuerza Pública es la de que "tiene que actuar. Es la obligación constitucional".


Insistió en que los paros no son la vía para obtener algo del Gobierno. "De eso que se olviden", afirmó.


También hoy el ministro de Agricultura, Francisco Estupiñán, pidió a un grupo de caficultores que no se dejen utilizar por minorías que, según dijo, los quieren involucrar en la huelga programada por diferentes sectores para el próximo 19.


Pese a los anuncios de paro de los diferentes sectores, el Gobierno adelanta diálogos para evitar esta medida de hecho.


Es así como un grupo de representantes del Gobierno negocian con campesinos de la región del Catatumbo para que estos no regresen a las carreteras.


Los equipos negociadores dialogan desde la semana pasada en Cúcuta. Las partes no han llegado a ningún acuerdo.


Los diálogos comenzaron cuando los campesinos accedieron a despejar algunas vías que se habían tomado durante las protestas que dejaron cuatro campesinos muertos y decenas de heridos por enfrentamientos entre lugareños y la Policía.