Columnistas

Desalienta y ofende
Autor: Abelardo Ospina López
9 de Agosto de 2013


¡Cómo soñar con campirana casita, de huerta y hortalizas y en el naranjo de al lado, nidos de turpiales y azulejos, entre jardín de gardenias, claveles, rosas y tulipanes!, si 1, por estas calendas del siglo XXI, en nuestra Colombia

¡Cómo soñar con campirana casita, de huerta y hortalizas y en el naranjo de al lado, nidos de turpiales y azulejos, entre jardín de gardenias, claveles, rosas y tulipanes!, si 1, por estas calendas del siglo XXI, en nuestra Colombia, halla gentes adultas mayores (el 70%), que sobreviven con subsidios escalofriantes, por lo exiguos; y aún más, que menos del 10% de los trabajadores, no logran acceder a una pensión.


2 El paso que “acaba de dar la mayor parte de los sectores liberales antioqueños, no es la unidad que los dirigentes deberán seguir buscando para consolidar su ideario como coalición de matices de centro izquierda y, fortalecer sus principios” .Editorial de El Mundo de 29/V/2013. Útil repetir que con tres o cuatro partidos bien consolidados por sus programáticas propuestas, libres de matices o grupos, ni alianzas gaseosas, huérfanas de “ideas concretas”, es suficiente para mantener a los potenciales electores, satisfechos de que han de votar por “ALGO” (un partido de inspiración socialista, damos por caso) macizo y serio y no por movimientos de frágil y ocasional durabilidad en el tiempo y la memoria.


3.-Si la tasa de desempleo juvenil en Colombia es alta y no encuentra qué hacer. “Toda una generación condenada económica y socialmente a un futuro incierto”. Rafael Bravo en su columna de El Mundo “Un new deal…”31/V/2013. Cierto que “de nada sirve aspirar a un título universitario, si no existe un mercado laboral dispuesto a absolver a la masa de muchachos que algún día decidieron apostarle a una educación digna”, como lo sostiene el colega colaborador. Pueda ser que los cotidianos desvelos del Presidente Santos Montejo, en el sentido de menguar o desaparecer el atorrante desempleo, cubran a quienes “decidieron apostarle a una educación digna.” 


Si Medellín quiere ser más y mejor en el porvenir, “debe trabajar en cooperación económica y  que la infraestructura traiga nuevos sectores a la capital. Hay que pensar, además,  en retos de energía y en huella de carbón. El progreso en transporte y en resolver la informalidad, han sido buenos, pero siempre hay “un poco” más qué hacer”. Roger Savage, famoso urbanista…


Quiera el Supremo Hacedor, desaparecer de la faz de la tierra las causas de los “maltratos” que padecen millares y millares de seres humanos, fugaces transeúntes por los caminos del mundo.    


Punto aparte.- Reconforta saber que, según Nuestro Metro de Mayo, No. 4, el tranvía que oiremos rechinar tenuemente por el Barrio Buenos Aires, “será programa obligado para reconocer los barrios de nuestra ciudad, plenos de cívica y comercial actividad”. Emocionante va a ser mañana y tarde, percibir directamente el engranaje del nuevo servicio, en la innovadora, querida y maicera Medellín.