Economía

Fluvial and ground transportation, Antioquias future
Transporte fluvial y terrestre, futuro de Antioquia
Autor: Johana Ramírez Gil
9 de Agosto de 2013


El Plan de Navegabilidad del río Magdalena permitiría la movilización de convoyes de hasta 7.200 toneladas, lo que se traduciría en menores costos de movilización de productos nacionales, ahorro en tiempo de recorrido y desarrollo económico


Foto: Cortesía 

Puerto Berrío (foto) tiene vías de comunicación fluvial con Barrancabermeja y Puerto Nare por el río Magdalena. Los proyectos de infraestructura vial y fluvial, además de la ganadería, constituyen un renglón importante en su economía. 

La recuperación de la navegabilidad del río Magdalena y la construcción de Autopistas para la Prosperidad son los dos grandes proyectos de transporte fluvial y terrestre que conectarán a Antioquia con los demás departamentos del país e impulsarán la competitividad comercial de la región, concluyeron expertos.


Indirectamente, las nueve subregiones de Antioquia se van a beneficiar con la navegabilidad del río Magdalena, dijo Paulino Galindo, asesor técnico de Dirección de Cormagdalena. “Medellín, como origen y destino del 15 % de la carga que se moviliza por el río, le sacará gran jugo al proyecto. También los municipios de Yondó, Puerto Berrío y Puerto Triunfo, que tienen incidencia directa con el río”. 


Además de movilizar hidrocarburos como ha sido la constante por décadas, al encauzarse y realizar mantenimiento a la principal arteria fluvial de Colombia, habrá condiciones de seguridad para movilizar contenedores de carga masiva como  son combustibles, granos agrícolas, minerales y autopartes, que podrán llegar a Antioquia por Puerto Berrío y Puerto Nare. 


“Se le va a dar confianza al río Magdalena. Hoy sí hay navegabilidad pero no con los niveles de seguridad que amerita para ser competitivos en el departamento y en el país”, precisó Paulino Galindo. 


De ahí, que sea necesaria la articulación entre el río Magdalena, carreteras como Autopistas para la Prosperidad y el ferrocarril para que haya un completo sistema de transporte en el departamento que reduzca el tiempo y  los costos en los trayectos, aseguró John Jairo Agudelo, especialista en Vías y Transporte de la Universidad Eafit. 


“La navegabilidad del río Magdalena funcionará en la medida en que se recupere el ferrocarril. Tenemos puertos importantes que pueden ser centros de transferencia de carga, por ejemplo, de Puerto Berrío a Medellín. El ferrocarril que tenemos ahora está compuesto de  trochas angostas y viejas, con una infraestructura deficiente”, opinó Agudelo. 


Igualmente, Juan David Pérez, presidente del Comité Intergremial de Antioquia, explicó que el proyecto fluvial “sería una solución para que las empresas de diversos sectores ingresen sus materias primas e insumo y saquen productos terminados”, además, “todo debe ser parte de una estrategia para Antioquia a través de la cual integremos las diferentes vías de comunicación, transporte aéreo, fluvial, terrestre y ferroviario”. 


Precisamente, el 90 % de la carga del país se transporta por carreteras que “no son apropiadas para este tipo de camino”, según el especialista en Vías y Transporte, lo que genera altísimos costos de operación, accidentabilidad y deterioro de las carreteras. “Tenemos los puertos muy alejados de Medellín y llegar a ellos también es difícil por las vías. Estamos perdiendo la batalla con los países que tenemos Tratado de Libre Comercio (TLC)”, dijo Agudelo.


Asimismo, el presidente de la Cámara Colombiana de Infraestructura, Juan Martín Caicedo, indicó que el transporte no se puede dejar en manos exclusivas de las carreteras, sobre todo porque hay cargas que para que sea competitiva  en materia de costos de fletes, “tiene que moverse a través de ferrocarril o barcazas y en este caso a través del río”.


Magdalena Medio antioqueño


Por su parte, el secretario de Planeación y Obras Públicas de Puerto Nare, Rubén Darío López, alabó la recuperación del río Magdalena argumentando que permitirá la integración de los municipios del Magdalena Medio antioqueño (Puerto Nare, Puerto Triunfo, Puerto Berrío y Yondó) con Barrancabermeja y Melgar. 


“Somos una comunidad muy grande, que intercambiará bienes y servicios. Más personas llegarán a los puertos por algunas horas o días impulsando el comercio y que los flujos económicos circulen en la misma región”, dijo Rubén Darío López.


En Puerto Nare, municipio con cerca de 17.000 habitantes, el 25 % depende de la pesca. De ahí, que las garantías que brindará el Plan de Navegabilidad “ofrecerá aguas más profundas y condiciones de seguridad para los pesqueros de la zona”, además sería un centro de carga desde y hacia Medellín. 


Asimismo, Isamel Zapata, inspector Fluvial de Puerto Berrío, explicó que actualmente el río Magdalena no es tan relevante para la economía del municipio como sí lo es la ganadería y la agricultura, especialmente porque aún no se aprovecha el potencial que tiene el puerto como centro de transbordo de mercancía.


“Si se movilizan las 200.000 toneladas anuales para las que está diseñada, según Cormagdalena, se generaría un impacto significativo para Puerto Berrío. Actualmente, en el puerto trabajan diez personas y alcanzaríamos 40 o 50 empleos directos, más otros 50 indirectos con la inversión en el río Magdalena”, aseguró Isamel Zapata, quien agregó que se jalonarían sectores de comidas y hoteles. 



Así están Puerto Berrío y Puerto Nare

En junio, una embarcación con 4.000 toneladas de carga arribó al puerto de Puerto Berrío, siendo lo más significativo en los últimos meses. “Actualmente, no ha tenido mucho movimiento porque no hay empresas de transporte fluvial que movilicen esa carga, tampoco hay capacidad en el río. Estamos en niveles de 2,8 metros de profundidad y así es muy difícil el arribo de cualquier embarcación”, dijo Isamel Zapata, inspector Fluvial de Puerto Berrío. 


Las dificultades de navegabilidad en el invierno, por el desbordamiento de algunas zonas, y en el verano, por la baja profundidad del agua, también afecta al puerto de Puerto Nare, informó el secretario de Planeación y Obras Públicas del municipio, Rubén Darío López. “Tenemos puerto para botes pequeños, pero no para embarcaciones grandes. Se han mejorado malecones y aún nos faltan 600 metros lineales”.