Economía

Aumenta productividad cafetera en medio de precios bajos
Autor: Angela María Agudelo Restrepo
5 de Agosto de 2013


La caficultura colombiana recupera sus niveles de producción. En medio de este avance, hoy se reúne el Gobierno con los líderes de Dignidad Cafetera para revisar el Acuerdo de Pereira y la situación de crisis que atraviesa el sector.



El Gobierno Nacional y los líderes de Dignidad Cafetera se reunirán hoy en Bogotá para mirar los avances en el cumplimiento del acuerdo cafetero de Pereira. 

“Hubo una buena cosecha, bendito sea Dios”, dijo Emilio Martínez, caficultor del Tolima e integrante de la Mesa de negociación de Dignidad Cafetera por ese departamento.


La cosecha principal de café en esa región del país acaba de finalizar, y da las primeras muestras de que los caficultores están haciendo su mejor esfuerzo por mantener la actividad, pese a sus menores ingresos económicos.


Según la Federación Nacional de Cafeteros, la cosecha cafetera de julio alcanzó 1.031.000 sacos de 60 kilos, un volumen que no se veía desde julio de 2003 y que significa un incremento de 54 % frente a julio de 2012.


“Colombia definitivamente presenta una caficultura diferente en su parte productiva, con más de 500.000 hectáreas renovadas ya entrando a producción”, afirmó Luis Genaro Muñoz, gerente General de la entidad.


En este sentido, Emilio Martínez destacó que “los productores han tratado de hacer la renovación de cafetales, llevamos ese proceso desde el 2009”.


“Todos estamos esperando una excelente cosecha para este año. Ya se ha demostrado que las cooperativas han comprado un porcentaje mucho más alto que el año pasado. Con esa proporción creemos, ojalá y no fallemos, que lleguemos a los diez millones de sacos este año”, afirmó Juan Francisco Suárez, caficultor de Frontino, Antioquia, y presidente del Comité Departamental de Cafeteros.


Los primeros siete meses del año han traído consigo una producción de 5’970.000 sacos, que frente a los 4’333.000 del mismo periodo de 2012 resulta en un incremento del 38 % y “significa el retorno a los niveles históricos de productividad”, indicó Luis Genaro Muñoz, y se adelantó a predecir que “el sector cafetero será significativo en el crecimiento del PIB agropecuario del 2013”.


Según el dirigente nacional, a través del esfuerzo realizado en los últimos cuatro años se ha cambiado la estructura del parque cafetero, para incrementar su productividad y hacerlo resistente a la variabilidad climática, “mejorando así la productividad de cerca de 200.000 productores de menos de cinco hectáreas”. 


Mantener el PIC


Como lo expresó el caficultor Martínez, “si no fuera por el PIC (Programa de Protección del Ingreso Cafetero), estaríamos más arruinados y quebrados de lo que estamos”. Destacó que ese subsidio a la producción representa un 30 % más del valor real del café en este momento.


El PIC ya ha entregado $542.613 millones a los cafeteros, desde octubre del año pasado, “lo que ha convertido a este mecanismo en el gran salvavidas para los cafeteros en estos tiempos de bajos y volátiles precios”, según indicó Luis Genaro Muñoz en comunicación a los medios. 


Nada menos el viernes el precio por libra de cafés suaves en la Bolsa de Nueva York cerró a US$1,18, para un valor interno de $446.875 la carga de 125 kilos de café pergamino seco.


A este valor se suma el PIC, que hoy es de $165.000 por carga, para un total de $611.875 que recibe el caficultor como pago por su producción, que sin embargo no alcanza a cubrir los costos, calculados alrededor de $650.000 por carga de café.


En cuanto a los retos asociados con la distribución del PIC, que ya está llegando a 320.004 cafeteros, es decir, el 71 % de los productores con café en edad productiva, Muñoz informó que “ya irán ingresando más a medida que transcurra y se mueva de región la cosecha (en julio ingresaron al programa 22.333 productores, la mayoría de los departamentos del sur que están en cosecha central)”.


Según Juan Francisco Suárez, los cultivadores del grano no deben menospreciar los más de $500.000 millones que se han entregado hasta el momento, pues sería “desconocer una ayuda muy importante que el Gobierno nos ha dado”.


El presidente del Comité Departamental de Cafeteros de Antioquia destacó que aun con el pago inmediato de este subsidio, previsto para empezar a hacerse el 12 de agosto, los controles tienen que continuar y estos dineros deben entregarse de acuerdo con los requisitos que el Gobierno ha exigido.


“Cada cafetero tiene que estar registrado en el Sica (Sistema de Información Cafetera) y el café que vende tiene que ser proporcional con lo que tiene sembrado”, explicó.


Sobre la actualización de datos en este sistema, recordó que el gremio cafetero está haciendo esfuerzos por actualizar el Sica, pero este es un tema también del cafetero, “que debe acercarse a la oficina del práctico para anunciarle los cambios que ha hecho. Si ha aumentado su productividad, sus siembras y todo eso”.


Para Luis Genaro Muñoz, el Acuerdo de Pereira “hay que preservarlo más que nunca y es claro que un nuevo paro, con más propósitos políticos que cafeteros, con cierre de vías, anarquía y pérdida de vidas, “invalidaría el acuerdo”, lo que se convertiría en un claro perjuicio para los cafeteros que, “por cuenta de unos pocos, pueden resultar tostados y molidos”.



Por un acuerdo sobre lo fundamental

El gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Genaro Muñoz, envió una carta a los medios de comunicación ayer a propósito de la Mesa de los Cafeteros, que se reúne hoy en Bogotá, a partir de las nueve de la mañana. 


La misiva plantea que “desde la Federación hemos insistido en la necesidad de elevar la calidad del debate agrícola y cafetero, de sopesar los diferentes y grandes retos que enfrentamos y revaluar si se quiere la forma como los hemos enfrentado”.


Agregó que “como lo dejó claro una reciente reunión en Pitalito, lo digno no es insultar, mentir y difamar, lo digno es saber escuchar y plantear soluciones. Necesitamos una discusión verdaderamente digna de nuestros problemas y a la altura de nuestros retos. Tenemos que discernir entre creencias y verdadero conocimiento, entre opiniones y verdad. Al saber escuchar podremos evaluar nuestras propias creencias y opiniones y de esta manera generar opciones de política viables”. “Siguiendo esta senda de pensamiento constructivo, de buscar consensos, hace apenas algunas semanas planteamos la necesidad de buscar un acuerdo cafetero sobre lo fundamental. Hablamos de la forma, de oír respetuosamente las opiniones de todos, sobre temas profundos y estructurales para el sector cafetero y posiblemente para otros sectores, como la productividad, la adaptación al cambio climático y el valor agregado”, enfatizó.


Al final de la misiva, el dirigente gremial resaltó que “un tipo de discusiones profundas, que reflejen la complejidad de los retos que enfrentamos, nos llevarán finalmente hacia la consecución de nueva visión  agropecuaria. Una nueva política que apoye a los campesinos trabajadores, que reconozca los beneficios de la institucionalidad y de la parafiscalidad, que no generalice, que no asuma que los acuerdos de libre comercio son, por definición, inconvenientes para todos. Una nueva política, en definitiva, que también reconozca los esfuerzos de los diferentes sectores por realizar una reconversión productiva de gran envergadura, que destaque el profesionalismo y representatividad de sus instituciones, que recuerde a su vez las dificultades que se han sorteado para enfrentar exitosamente las que aún nos quedan”.