Economía

Middle sector, key for industrial rescue
Sector del medio, clave para el rescate industrial
Autor: Angela María Agudelo Restrepo
5 de Agosto de 2013


La industria nacional se ha debilitado también por falta de políticas que apoyen los negocios en crecimiento, dicen expertos del Centro Internacional de Investigaciones Sociales y Económicas (Ibser).



El sector cañicultor ha sido factor de desarrollo agroindustrial en Colombia. Según el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, dentro del Pipe (Plan de  Impulso a la Productividad y el Empleo) se ha apoyado a diversos sectores agropecuarios para enfrentar retos climáticos, tecnológicos y de mercado.

Cortesía Procaña

Si Colombia quiere enfrentar con éxito la competencia internacional, tendrá que volver su mirada a su sector del medio y reenfocar su política industrial, coincidieron en afirmar expertos del Centro Internacional de Investigaciones Sociales y Económicas (Ibser, por sus siglas en inglés).


Para Juan Pablo Durán Ortiz, director de esa institución, “es muy grave que los recursos (que entran al fisco por regalías mineras) no se están aprovechando para proteger la industria ni para generar industria nacional, en un entorno de apertura comercial con países que son mucho más productivos y que tienen muchas subvenciones”.


El experto denunció que “hay un missing middle grande de productores manufactureros, que necesitan apoyo y tienen mercado”, pero no pueden acceder a créditos porque estos se están destinando a negocios pequeños, que no tienen mercado.


“Usted puede ver muchos productores industriales aquí a los que les dicen ‘necesitamos un millón de zapatos’ y no pueden producirlos porque no tienen dinero, aunque sí tienen la gente y la maquinaria para ello”, dijo.


Malos ejemplos


Durán Ortiz advirtió que a Colombia le podría pasar lo mismo que a la India. Ese país, dijo, tiene el problema de la falta de oportunidades para la industria, porque solo otorga préstamos a la gente más pobre, que no genera riqueza, mientras las grandes compañías financieras se enriquecen.


En ese sentido Milford Bateman, miembro de la Junta Directiva del Ibser, señaló que el sector banquero hindú está poniendo más y más dinero en las microempresas informales, por lo que se está vinculando más a la supervivencia que al desarrollo local. “Luego, usted tiene una o dos grandes compañías de alta tecnología, con su base en la ciudad de Bangaloo, y en el medio no tiene nada”. 


De este modo, el experto en desarrollo económico local explicó el llamado “missing middle problem” que padecen muchas economías y que se caracteriza por la no existencia de pequeños negocios o negocios del medio, que “han sido la parte principal de la economía de Occidente”.


El ejemplo de Alemania


“Si usted va a Alemania, usted ve a la compañía BMW Mercedes, pero también tiene muchos pequeños negocios y negocios del medio, que son la parte fuerte y la razón por la cual en ese país se volvió exitosa. En cambio, la India tiene un inmenso sector de negocios inferiores, un muy pequeño sector de grandes empresas y en el medio nada”, agregó.


Bangladesh y Bolivia, según Bateman, sufren el mismo fenómeno. “Un empresario en Bangladesh, que tiene diez trabajadores, va al banco a pedir un préstamo para comprar máquinas y el banco le responde que no. Los bancos no lo apoyan, porque prefieren prestarle al pobre, que paga tasas de interés del 30 %, 40 % y 50 %, que al pequeño industrial, que solo pagaría al 10 %”, dijo.


Milford Bateman se lamentó de que los mercados financieros hoy en todas partes del mundo quieren ver las ganancias en seis meses. “Los negocios no crecen en ese tiempo, ellos no se establecen en seis meses. Ustedes necesitan instituciones financieras que estén dispuestas a invertir en los próximos diez años en esos negocios en crecimiento que identifiquen”.


“Los alemanes tienen una estructura financiera fantástica con los landesbanks, que identificaron todas las compañías de ingeniería y les dieron paquetes de apoyo. Luego, usted tiene los bancos locales, como los pequeños bancos, los bancos de la gente y los bancos de ahorros, que son buenos para movilizar dinero de la gente y luego convertirlo en pequeños negocios en las localidades”, indicó. 


El conocimiento, la experiencia y la metodología están ahí, dijo el experto,  y se refirió al Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes), en Brasil. 


Este banco, según Bateman, tiene un programa amplio que apoya la pequeña y mediana empresa directamente con préstamos, pero también indirectamente. “Cuando otorga préstamos a compañías grandes, el banco pone una condición en el préstamo, que es muy favorable por cierto, y es que esa compañía tiene que conseguir a sus proveedores entre los pequeños negocios del país”.



Creación y ahorros

Durante el 2012, en Colombia aumentó 17 % el número de empresas creadas, en tanto que la liquidación de compañías se redujo en 26 %, informó el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz-Granados, con ocasión de la rendición de cuentas que hizo el Gobierno Nacional esta semana.


Destacó el aumento en los recursos desembolsados por Bancoldex para incentivar el dinamismo del tejido empresarial, en particular de las Mipymes. En tres años, este banco de segundo piso entregó, a través de la banca comercial, $10,4 billones a 365.000 empresarios.


Así mismo, resaltó la creación de Innpulsa, con el cual en quince meses de funcionamiento se han atendido más de 5.500 empresas y se han asignado recursos a 50 nuevas empresas de alto potencial.


El ministro Díaz-Granados también destacó, en materia de estímulos tributarios y arancelarios, la eliminación de la sobretasa de 20 % a la energía y de 9,8 % al gas, “lo que ha redundado en un ahorro para los industriales de $1 billón en sus costos de producción”, y del arancel a bienes de capital y materias primas no producidas en Colombia, lo que ha representado un ahorro de $800.000 millones más en importaciones.