Nacional

ONU acredita que los campesinos desbloquearon totalmente las vías
3 de Agosto de 2013


Al medio día se despejaron todas las vías por parte de los labriegos. Se espera que el Gobierno fije una fecha y delegación para iniciar los diálogos.


EFE


El representante en Colombia de la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Todd Howland, acreditó hoy que los campesinos que protestaron durante los últimos 53 días en el noreste del país desbloquearon totalmente las vías.


Así lo confirmó Howland, tras comprobar por sí mismo, junto con decenas de funcionarios del sistema de Naciones Unidas, la situación en las carreteras de la región del Catatumbo.


"En este momento se puede decir que hay un desbloqueo total y que los campesinos están esperando las noticias del presidente Juan Manuel Santos para saber cuándo se va a instalar la mesa de negociación", agregó Howland.


El retorno de los jornaleros arrancó hacia las seis de la mañana y transcurrió "en calma, sin incidentes, sin amenazas ni problema alguno", según el representante de la ONU.


Howland calculó en "varios miles, alrededor de cinco mil " los labriegos que retornaron desde los puntos de concentración y protesta a sus casas a bordo de autobuses, camiones, vehículos todoterreno y hasta en canoas, dispositivo de transporte que organizaron los mismos campesinos.


Desde primera hora de hoy comenzaron a llegar al municipio petrolero de Tibú, uno de los focos de las protestas, camiones con comida para surtir la zona después de 53 días de bloqueos y desabastecimiento.


"Ahora también hay gas para más de mil familias", comentó, lo que ayudará a "cambiar la situación humanitaria de la gente en Tibú".


La Oficina de la Alta Representante de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia fue designada por los campesinos para hacer la verificación de este retiro de las vías que busca dar pie a una negociación con el Gobierno, cuya fecha debe fijar el presidente Santos en las próximas horas, según pactaron.


Este acuerdo resultó ayer de una reunión entre los portavoces campesinos y la "comisión garante", de la que hicieron parte Howland; el vicepresidente colombiano, Angelino Garzón; el expresidente Ernesto Samper y varios congresistas.


En el encuentro, según Howland, quedó claro que "el gran problema en los 53 días de protestas fue la falta de confianza" entre los campesinos y el Gobierno, quienes abordaron previamente varios intentos de diálogo sin éxito.


Los campesinos, en su mayoría cocaleros, protestaron por una campaña de erradicación de hoja de coca, piden planes de sustitución de cultivos, reivindican la creación de una zona de reserva campesina y piden el fin del modelo de desarrollo minero-energético.