Gente

The DNA of a night
El adn de una noche
Autor: Carmen V醩quez
3 de Agosto de 2013


Ayer viernes se dio comienzo a una tradici髇 hermosa. Un festejo que es para todo el mundo. El disfrute total de una raza que ama las flores que se ape駏scan en la tierra de Santa Elena.

Ayer viernes se dio comienzo a una tradición hermosa. Un festejo que es para todo el mundo. El disfrute total de una raza que ama las flores que se apeñuscan en la tierra de Santa Elena. Esto es único en el país. La Feria de las Flores, que en años atrás no tenía tantos festejos de rumba, carpas, conciertos como lo es en la actualidad. Antes sonaba más el tiple, la trova y los silleteros llenaban de emoción el corazón antioqueño. Estamos en feria.


A la feria hay que sacarle jugo. Acaba de pasar la feria que hace que todos los escaparates de moda se muevan y se abran de par en par. Aquí en esta página les doy una que otra florecita que oculta y enterrada en la tierra no puede quedar. Estamos en feria, la maceta tiene que florecer y nada se puede quedar sin contar.


El lunes fue el inolvidable desfile del modisto Haider Ackerman. Antes del desfile se dio un coctel y después una cena privada, privadísima... sin fotos.


Una mesa larga en un ambiente muy nice, el tono negro fue el protagonista.


La gran dama de Clicquot, fue la escogida de la gran celebración. Ackerman revisó la lista de los invitados y ni saludo a cada uno y ni se dejó saludar. Solo se paró a elegir el postre con doña Clemencia de Santos.


El menú de Mystique comenzó con una Sopa de aguacate fría y siguió con fuerte de Roastbeef, con puré de papa criolla (muy suave y rico), vegetales mixtos, confit de hongos portobello (ninguno para trabarse) y salsa de uchuvas.


Tres postres diferentes hicieron el cierre de tan exquisita cena y cada uno para su casa.