Economía

“Flores” y retos por el TLC con la U.E.
Autor: Johana Ramírez Gil
1 de Agosto de 2013


Luego de  nueve rondas de negociaciones que iniciaron en 2009, hoy entra en vigencia el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre la Unión Europea (U.E.), Colombia y Perú. Las flores se perfilan como uno de los productos que saldrá más beneficiado.


Foto: Cortesía 

La floricultura genera en Antioquia más de 12.000 empleos directos y cerca de 2.000 indirectos, sector que se fortalecerá con la entrada en vigencia del TLC entre Colombia y la U.E., según el gremio. 

Con la inclusión de Croacia, ya son 28 los países que integran la Unión Europea (U.E.), mercado de más de 500 millones de consumidores al que Colombia exportará con cero arancel en la mayoría de sus productos.


Al firmar el Acuerdo Comercial, también se adquieren retos en inversión, infraestructura, industrialización, producción y calidad, si se quiere ser competitivo en un continente que es atendido por los mercados más innovadores del mundo, coinciden expertos y gremios de Colombia.


Estudiar el mercado


“Se necesita tomar rápidamente las medidas para identificar en cuáles productos nacionales puede haber un potencial de exportación con la U.E. Hay un sinnúmero de bienes con oportunidades, textiles, flores y cosméticos, en los que se debe desarrollar las industrias porque, además de la U.E., estamos enfrentando simultáneamente el TLC con Estados Unidos”, explicó Daniel Velandia, director de Investigaciones Económicas de Correval.


 Igualmente, tildó como “un gran avance” la política de comercio exterior que se ha estructurado en el país durante los últimos años. “Abre la puerta a muchas oportunidades que no llegan por sí solas, se necesita ser más competitivos”.


En ese sentido, Jorge Alberto Velásquez, consultor internacional y columnista del periódico EL MUNDO, aseguró que pese a los esfuerzos del Gobierno en sus políticas de comercio exterior, los empresarios colombianos, en vez de ser más competitivos y aprovecharlos, tienden a criticar al Gobierno. 


 “La pobreza exportadora es impresionante. Los empresarios están anestesiados, no saben qué hacer con los tratados comerciales. Hay un problema de cultura exportadora, de mentalidad frente a la globalización, que sigue muy orientada hacia el mercado doméstico”, dijo Velásquez. 


Para él, Antioquia tiene gran potencial en sectores como el floricultor y confecciones. Además, propone industrializar las empresas para darles mayor capacidad de exportación y enfocarse en productos de valor agregado, es decir, en vez de exportar oro en bruto, como se ha venido adelantando en los últimos años, la piedra se podría convertir en joyas para ampliar las oportunidades de negocio. 


Las flores


Colombia se ha consolidado como el segundo exportador de flores en el mundo, tan solo en San Valentín vendió al exterior 500 millones de flores, lo que representa el 12 % de los ingresos del sector. 


Aunque la Unión Europea no será un nuevo mercado para los floricultores nacionales, pues ya se exporta a varios países de la región gracias a algunas preferencias arancelarias, con la entrada en vigencia del TLC hay un parte de tranquilidad para los productores, indicó Marcos Ossa, director en Antioquia de la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores (Asocolflores).


“Nuestro reto es mantener la calidad de las flores, su colorido, cumplir con las exigencias sociales y ambientales, los estándares de producción y las fechas de entrega. Ya contamos con varias certificaciones que se requieren para ingresar a ese mercado que es tan importante para nosotros, como es el alemán, el italiano y el holandés”, dijo Ossa.


Europeos: consumidores exigentes


Agremiados y expertos coinciden en que los consumidores europeos son exigentes, antes de adquirir un bien o un servicio, indagan acerca del origen y las condiciones de su elaboración.


“Son consumidores más sofisticados, se fijan mucho en lo que compran, de dónde viene, quién lo produce, además en detalles como si la compañía le paga bien a sus trabajadores o si los afilia a seguridad social”, aseguró Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) y del Consejo Gremial Nacional.


Así mismo, Jorge Velásquez perfila a los consumidores de la U.E. como “exigentes”, de buen gusto y  con capacidad de compra a pesar de los problemas económicos. Están acostumbrados a la innovación permanente de los productos y es atendido por una enorme oferta mundial. 


En ese sentido, Daniel Velandia asegura que los empresarios colombianos “deberán diferenciarse en los precios y en la calidad” pues los consumidores europeos están atendidos por mercados muy sofisticados, incluso la  U.E. adelanta negociaciones para el Acuerdo de Comercio Transatlántico con Estados Unidos.



Optimismo de diplomacia y Gobierno

En un comunicado, Van Gool, embajadora de la Unión Europea en Colombia, enumeró los diez beneficios claves del tratado comercial que comienza a regir a partir de hoy. “El Acuerdo va más allá del comercio y contiene provisiones en materia de desarrollo sostenible  que ofrecen garantías adecuadas para promover y preservar un alto nivel de protección laboral y ambiental en ambas partes”, indicó el documento.


Así mismo, el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz-Granados, resaltó que hoy será un “día memorable para la relación con el Viejo Mundo, ya que evidencia la confianza que ha ganado Colombia en Europa y a su vez fija un norte para mejorar las relaciones de estos países con Colombia”.