Columnistas

Teresita G髆ez, m鷖ica, agua, el Parque Explora, G. Argos, y M醩
Autor: Olga Elena Mattei
23 de Julio de 2013


Teresita G髆ez: la ni駃ta sonriente de grandes ojitos negros con sus trencitas amarraditas y sus vestiditos de flores, la que corr韆 por los salones del Palacio de Bellas Artes, la que espiaba a las maestras cuando daban clases de piano a otros ni駉s

Teresita Gómez: la niñita sonriente de grandes ojitos negros con sus trencitas amarraditas y sus vestiditos de flores, la que corría por los salones del Palacio de Bellas Artes, la que espiaba a las maestras cuando daban clases de piano a otros niños y niñas.... La que cuando encontraba algún piano desocupado, se encerraba en su cubículo para tratar de tocar lo que había escuchado. La que sola, solita, lograba tanto, que un día  una maestra se dio cuenta de que ella era capaz ya de tocar algunas piezas sencillas, y, admirada, le ofreció darle clases...


Largo camino de constantes luchas se dieron para  formar su destino… Ella nunca dudó, nunca se dio por vencida, siempre continuó fiel a su vocación y a su  descubrimiento de su propia capacidad, de su gran talento, y con su energía, y su fortaleza incansable escaló, por su propio mérito, hasta el lugar que hoy ocupa, como una de las más grandes mujeres en la música culta de nuestro país. Yo he sido su testigo, la he visto perseverar y trabajar sin descanso hasta alcanzar la excelencia. Hoy soy su admiradora, como lo son todas las personas conocedoras o melómanas de nuestra ciudad.


Hasta el punto de que la Secretaría de Cultura de la Alcaldía le concedió uno de los premios de reconocimiento por su excelencia y su labor, hace pocos días, en una grandiosa ceremonia efectuada en el Teatro Metropolitano, como broche de oro de la premiación y la proclamación de las varias docenas de ganadores de las becas ofrecidas como estímulos a todos los ganadores en las distintas disciplinas del arte y la cultura de la ciudad.


En la semana pasada Teresita fue invitada, junto con la bandoneonista argentina Carla Algeri, para ofrecerle al público del Parque Explora un delicioso concierto conjunto, en el cual tocaron varios tangos relacionados con el agua, como abre bocas para la apertura de la gran exposición sobre el tema de este precioso líquido. 


Encontramos notoria la gran propiedad y la fuerza interpretativa con que Teresita convenció a su público de que además de la excelencia que ya le conocíamos, es también capaz de la versatilidad  necesaria para tocar cualquier tipo de música. Desplegó su gran vigor, su sentido del ritmo, y su disposición  para trabajar en estrecha colaboración musical. Además, fue edificante ser testigo de la notoria evolución de la personalidad de esta gran artista a través de la vida. En los años 60, Teresita seguía siendo el rostro con una gran sonrisa y los ojos iluminados; siempre estaba alegre, siempre irradiaba simpatía y  entusiasmo. Estas cualidades no las ha perdido, pero además ha adquirido una magnífica presencia llena de aplomo y dignidad. (Y me place, además, mencionar la exquisita elegancia de su atuendo).


El concierto fue un éxito y el público la ovacionó de pies, desde la sala auditorio del Parque Explora con una audiencia de unas 600 personas, y además un numeroso público congregado en la explanada al aire libre que tenemos frente al parque, a donde el concierto fue transmitido y proyectado en simultáneo. En todas las áreas las entradas fueron gratis. (Como lo son siempre y en todas sus dependencias, pare los estratos 1,2, y 3)  Aunque el P.E. dedica a su propio presupuesto todos los réditos de su funcionamiento, los programas y proyectos extraordinarios, como éste de la exposición  AGUA, y la de Darwin, (ambas de montaje y propiedad del Museo de Historia Natural de Nueva York), no se alcanzan a cubrir, y tan maravilloso evento fue posible gracias al millonario patrocinio del Grupo Argos, (Cementos Argos, - Dr. José Alberto Vélez, presidente- y Celsia), colaboradores constantes de esta institución, tanto en lo científico y en lo técnico, como en lo cultural. Ya que el Parque Explora es consciente de la importancia de incluir y asociar lo cultural a sus objetivos fundacionales. Y como complemento adicional, se ofrecerán unas 10 conferencias relacionadas con el líquido tópico. En agosto, el conferencista indígena Abel Rodríguez, hablará sobre el agua en el mundo indígena.


Es justo decir que otras empresas también ayudan a patrocinar  algunas salas: Bancolombia apoya permanentemente al Planetario. Sura colabora con la sola de neurología y ciencias de la mente. Nutresa está a cargo de la de física. UNE, está ayudando con una nueva sala en proceso. Y EPM sostiene el formidable acuario. Los “vivarios”, en cambio, sí corren por cuenta del propio Parque Explora.


Hoy debemos reconocer que la idea y el empeño de Sergio Fajardo dotar a Medellín con esta importante institución educativa, y la eficiencia óptima con que sus directores y funcionarios, (Azucena Restrepo), la han hecho funcionar y avanzar, nos han convertido, aquí sí, a nuestra ciudad, y a cuantos la visitamos, como dice el moto, en  ¡“más educados”!