Nacional

Alias "megateo" aspira a negociar la paz con el Gobierno
21 de Julio de 2013


Alias “megateo”, supuesto cabecilla de los reductos de la guerrilla del Epl, dijo que ese grupo tiene el mismo peso que las Farc y el Eln en la zona de Catatumbo y manifestó su disposición para entablar un diálogo con el Gobierno.


EFE


Víctor Ramón Navarro, alias "megateo", acusado por la policía de ser el mayor narcotraficante en la zona de Catatumbo, se presentó como jefe de uno de los reductos de la guerrilla del Epl y dijo que quiere negociar la paz con el Gobierno, en una declaración conocida hoy.


En la primera entrevista que concede desde hace una década, cuando empezó a ser perseguido por la fuerza pública, "megateo" declaró a la revista Semana que es el comandante del frente "Libardo Toro" del Ejército Popular de Liberación, Epl, grupo guerrillero que entregó la mayoría de sus armas en 1991.


"Megateo" dijo que las acusaciones de que es "un narcoguerrillero", que controla el trasiego de droga en Catatumbo, son una "difamación del Estado" y reivindicó el peso de su grupo en la zona, junto con las Farc y el Eln.


"Si fuéramos irrelevantes y si la organización (Epl) no estuviera pujante ¿por qué esa recompensa de 9.000 millones de pesos por mi cabeza?", preguntó Navarro.


Además, dijo que sólo recurre al cobro de un "impuesto" de 400.000 pesos por cada kilogramo de coca que sacan los campesinos de la región, lo que calificó como una "manera de financiar la guerra", al igual que los secuestros y la extorsión.


Pero el coronel Jorge Camacho, comandante de la Policía de Norte de Santander, dijo que "Magateo" "se encarga de todo el negocio del narcotráfico" y tiene maneras de capo de las drogas, "cubierto de oro y vehículos caros".


A juicio de Camacho, "megateo" "quiere mostrarse como subversivo porque si no logra quedar como insurgente sabe que le va a ir peor que como narcotraficante", pero descartó que tenga la "ideología de subversión" digna de un guerrillero.


"Megateo" consideró en la entrevista que las autoridades "se enamoraron" y reconocieron en él a "un enemigo", aunque aseveró no ser el dueño del negocio de la cocaína en este enclave vecino de Venezuela, remoto y con años de abandono estatal, donde el cultivo de coca es el principal medio de vida del campesinado.


Precisamente, una campaña de erradicación manual disparó hace 41 días las protestas de los labriegos de Catatumbo, que reclamaron además alternativas a estos cultivos ilícitos y la declaración de una Zona de Reserva Campesina.


En estas manifestaciones de los labriegos, la fuerza pública ha denunciado "infiltraciones" de las guerrillas y de "megateo" en los disturbios desatados, pero Navarro lo negó y argumentó que se trata de una iniciativa puramente campesina.


"Megateo" observó que "es necesario el diálogo" y que "para que haya paz deben tenerse en cuenta a todas las organizaciones de izquierda", y lamentó que el Gobierno haya desoído sus dos peticiones de conversaciones y un cese de hostilidades.


El Gobierno negocia con las Farc desde hace ocho meses en La Habana, ha expresado su deseo de hacerlo también con el Eln pero con condiciones y por el momento no ha mencionado al Epl.


"Ojalá en esos acuerdos (de La Habana con las Farc) estuvieran el Eln y el Epl para hacer propuestas conjuntas. Nosotros no queremos nada escondido y nos gustaría un diálogo abierto", dijo Navarro.


De acuerdo con el coronel Camacho, el EPL en Catatumbo puede tener "entre 70 y 100 hombres", que en ocasiones establecen alianzas con otras guerrillas o "bandas criminales", como llama el Ejecutivo a grupos neoparamilitares dedicados al narcotráfico, con los que "Megateo" negó tener vínculo alguno.