Economía

Food business ventures in Colombia; among the most wanted
Emprendimientos de comida en Colombia, de los más apetecidos
Autor: Angela María Agudelo Restrepo
21 de Julio de 2013


El negocio de comidas atrae a inversionistas nacionales y extranjeros. Su operación a través de franquicias se convierte en una alternativa para quienes llegan a él por primera vez.


Foto: Esneyder Gutiérrez Cardona 

“El emprendimiento a través de franquicias viene registrando una dinámica muy importante. Es una actividad de la cual se benefician las personas que se acogen a las facilidades para creación de empresa de la legislación vigente, con todos sus estímulos tributarios”, dijo Luis Felipe Jaramillo, presidente de Colfranquicias.

“Vendamos empanadas que es lo que más se vende”, decimos los antioqueños, y es que, cuando de emprendimientos se habla, lo primero que se viene a la cabeza es probar en el sector de comidas.


Una investigación que LFM (Leader for Management) y Datexco hicieron en los años 2009-2010, con un 95 % de confiabilidad, reveló que alrededor del 37 % de los colombianos, cuando piensan en montar un negocio, la primera opción que escogen es la industria de comidas, por encima de otros sectores.


“Los emprendedores en el país empiezan por el tema de alimentos como un referente”, dijo Luis Felipe Jaramillo, presidente de LFM y de la Junta Directiva de la Cámara Colombiana de Franquicias y quien citó el estudio.


Paradójicamente es este el mercado que más está atrayendo franquiciantes. A propósito de la VII Feria Andina de Negocios y Franquicias, que se cumplió en Bogotá la semana pasada, el dirigente gremial indicó que Colombia se ha vuelto uno de los mercados más apetecidos, “porque hay muchos segmentos en los que no hay una marca líder”.


Al término de esa feria, según informó Jaramillo, dos franquicias mexicanas que estuvieron en ella, Sushi-itto y Wings Army, quedaron con la convicción de que pueden iniciar su proceso de expansión en el país. 


“Las franquicias mexicanas tienen mucha experiencia y han penetrado muy bien sus mercados. Ellos tienen un concepto de sushi mucho más liviano, que mira tanto a restaurantes como a establecimientos de comida rápida, y que quieren expandir como marca. Lo mismo con Wings Army, pues creen que hay mucho mercado en el tema de pollo, con un concepto de restaurante diferente a los existentes en Colombia”, dijo.


Capacitación en negocios


Dada la alta fragilidad de los emprendimientos en comida, pues solo dos de cada diez negocios en el sector sobreviven a los dos años, según César Galarza, consultor e instructor de Mundo Gourmet, esta firma ecuatoriana capacita a dueños y gerentes de negocios de alimentos y bebidas.


Según el experto, es equivocado el enfoque de formación que tienen los proyectos públicos para emprendedores del sector. “Aquí la Alcaldía, por ejemplo, tiene proyectos de apoyo a mujeres en los que les brindan las bases de gastronomía y manipulación de alimentos, pero no las de manejo del negocio”, señaló.


“Nosotros estaríamos dispuestos a dar charlas para esos grupos, de manera gratuita, porque es básicamente una ayuda social y vemos que hay una necesidad enorme en todos los países de América Latina”, afirmó Verónica Lasso, gerente de la firma.


Comentó que “la inversión para entrar en el negocio de comidas no es muy alta. Entonces, los emprendedores se inician pensando que es un negocio fácil y que el margen de utilidad va a ser alto. Y no es así”.


La dirigente habló por la experiencia, pues a su empresa de capacitación acuden principalmente empresarios que quieren reestructurar y conocer mejor su negocio ante la creciente competencia. “Incluso algunos quieren franquiciar la marca”, precisó.


Entre las destrezas que entregan está cómo calcular un costo, cómo fijar un precio, cómo almacenar e inventariar productos, elemento que, según explicó, “le van a permitir a la persona saber cuánto realmente está ganando”.


Alimentos en franquicia


La señora Lasso destacó que mucha gente que está entrando en el negocio ya son empresarios. “Los centroamericanos vienen y compran las cadenas que son existosas, los norteamericanos vienen y están tratando de vender franquicias en el negocio de comidas”.


Y es que la franquicia, como lo informó Luis Felipe Jaramillo, ofrece una expectativa de supervivencia mayor a cualquier otro tipo de emprendimiento. “Nueve de cada diez pueden sobrepasar los cinco años de sostenibilidad, y esto ofrece un horizonte muy promisorio en cuanto a la recuperación de la inversión, a alcanzar en un tiempo razonable el punto de equilibrio y, más allá, a ofrecer empleos duraderos en el tiempo”, precisó.


Agregó que entre Bogotá, Medellín y Cali está el 70 % de la oferta de franquicias presentes en Colombia, siendo la capital de la República el epicentro (con más del 50 % del negocio), seguida por Antioquia, que se estima que contribuye con más del 12 %.


Según el dirigente gremial, se estima que hay en el país más de 450 marcas o redes de franquicias, frente a 110 aproximadamente que había hace diez años. De ellas, unas 220-230 pueden estar sublicenciando o entregando franquicias que son operadas de manera autónoma por nuevos inversionistas.


Agregó que se calcula que hay más de 7.000 unidades franquiciadas, que generan más de 30.000 empleos directos.


“Todas estas cifras se han obtenido a través de consultores particulares, que han estado en la actividad de franquicias. Hay mucho interés de Colfranquicias y del propio Gobierno de levantar un censo económico que sirva para la construcción de políticas dirigidas a apoyar esta actividad empresarial”, concluyó.



Séptima Fanyf en Bogotá

La Feria Andina de Negocios y Franquicias es una experiencia de negocios pública que realiza cada año Colfranquicias con el apoyo de la Federación Iberoamericana de Franquicias. En su séptima versión en Bogotá, expusieron emprendedores de doce países (entre ellos Venezuela, Panamá, Ecuador y Perú) y de toda Colombia, especialmente de las regiones de centro y norte.


“Vemos con mucho interés en la feria participantes del sector de alimentos, que están muy activos en la promoción y publicidad de sus franquicias y en los procesos de expansión”, dijo Luis Felipe Jaramillo, presidente de Colfranquicias.


Resaltó el subsector de pizzas en la feria, con jugadores como Domino’s Pizza (que en un año ha logrado expandirse a territorios como los Santanderes y la Costa Atlántica), Jino’s (que aunque no había vuelto a otorgar franquicias, fue adquirido por el grupo español Telepizza, que tiene más de 1.000 franquicias en el mundo) y Conopizza, franquicia argentina que “despertó muchísimo interés”.


Así mismo, destacó la franquicia Red Box Pizza, la empresa Don Víctor, de empanadas paraguayas y que trae un concepto diferente; la franquicia bogotana del Pandebono Valluno, que se ha ido “expandiendo muy sólidamente en Colombia”; y Empanadas El Machetico, una empresa antioqueña pequeña pero muy exitosa, que quiere llegar a otros territorios de Colombia.




Emprendiendo a través de la franquicia

Entre las ventajas de la franquicia como alternativa de emprendimiento, Luis Felipe Jaramillo, presidente de Colfranquicias, destacó que:


Quien adquiere una franquicia es propietario de su empresa, aunque sigue la experiencia y los derroteros que le exige el franquiciante.


Tiene un menor riesgo de fracaso frente a los que arrancan desde la idea de negocio hasta la implementación del plan de negocio. “En la franquicia se adquiere buena parte de la experiencia empresarial y del aprendizaje ganado por el franquiciante para hacer el negocio exitoso”.


Recibe el beneficio de la recordación e identificación por parte de los consumidores o clientes finales de las marcas del franquiciante, al ofrecer la misma experiencia de servicio y de calidad que este.


Tiene el acompañamiento continuo del franquiciante a lo largo de la vida del negocio, lo que permite planear en el largo plazo. “Lo mínimo que se da normalmente es alrededor de cinco años, pero ahora se están proyectando plazos de siete, diez, quince y 20 años. Ya hay mucho interés en que la franquicia tenga un horizonte mayor”.


Se beneficia de las economías de escala en las compras colectivas que realiza el franquiciante. “Siempre podrá negociar mejor con un proveedor la persona que tiene 50 o 100 locales que aquella que tiene uno solo. Si uno compra más barato y vende igual que todos, entonces mejora los márgenes de ganancia, beneficiándose de la red”.