Política

Santos bets on peace
Santos se la juega por la paz
21 de Julio de 2013


El presidente invitó a los colombianos a imaginarse un país sin miedos, sin violencia y en paz.



El presidente Santos al instalar ayer el último periodo legislativo del Congreso de la República.

Cortesía Presidencia de la República

En su informe a la Nación y al Congreso de la República, al instalar sus sesiones regulares, el presidente Juan Manuel Santos dedicó gran parte de su discurso al tema de la paz y con énfasis en su tono de voz dijo que se la juega toda por ella.


“Que otros se feliciten por la guerra. Yo, Juan Manuel Santos, con la esperanza de 47 millones de colombianos en mi corazón, me la juego por la paz”, afirmó el jefe de Estado en su alocución que denominó “Pensemos en grande”.


Al indicar que Colombia será distinta sin el obstáculo del conflicto atravesado en el camino de sus sueños y que la paz es más que el silencio de los fusiles, Santos consideró que “una política amplia e integral de paz va mucho más allá de las negociaciones con la guerrilla”. 


Al referirse a los diálogos de paz que se adelantan en La Habana, reafirmó que los colombianos “estamos ante una oportunidad real, sin duda ante la mejor oportunidad de nuestra historia de poner fin al conflicto armado”. 


Calificó como “de gran calado” el acuerdo sobre el tema agrario logrado entre el Gobierno y las Farc. “Si llevamos a la práctica lo que hemos llamado la Reforma Rural Integral, vamos a transformar radicalmente las condiciones de vida de los habitantes del campo, especialmente de los más necesitados y más victimizados”, agregó. 


Exhortó a que cada colombiano se pregunte qué puede hacer para contribuir a la construcción de la paz. Así mismo, invitó a todos los partidos políticos a unirse al gran propósito nacional de la paz y a no dejarse confundir por los cantos de sirena de quienes se oponen a la paz. 


“Hoy invito a todos los partidos a unirse a este gran propósito nacional: el más urgente, el más importante, el más necesario de todos. No se dejen confundir por los cantos de sirena de los oportunistas políticos que anteponen sus ambiciones personales para desinformar sobre el proceso de paz, para oponerse a la paz. Vamos con paso firme hacia la terminación del conflicto”, dijo. 


Consideró que aunque falta mucho camino por recorrer, “vamos en la dirección correcta y yo voy a hacer todo lo que esté a mi alcance para que ese fin del conflicto sea una realidad”. 


Reiteró que los colombianos pueden estar tranquilos, porque “no estamos bajando la guardia en la parte militar” y “no estamos negociando el modelo político o económico del país”. 


Diálogo sí, pero no con bloqueos 


En relación con el bloqueo en el Catatumbo, el llamado ‘paro minero’ y otras protestas que se han anunciado, el presidente Santos advirtió que aunque el Gobierno es amigo del diálogo y respetuoso de la protesta, “ni en el agro, ni en la minería, ni en las regiones, vamos a permitir que las vías de hecho sustituyan el diálogo, ni que los bloqueos vulneren los derechos de la inmensa mayoría”. 


“Esa ha sido mi orden, y la vamos a mantener: diálogo sí, pero no con bloqueos”, sostuvo. 


Al tratar el tema de la salud, reiteró que este es “un desafío que no da espera, y su solución seguirá siendo nuestra prioridad”. 


El jefe de Estado se refirió también a los desafíos que le quedan por delante al país. Dijo que subsisten problemas de seguridad, que hay aún demasiados colombianos en la pobreza y muchos que necesitan empleo, y que hay sectores empresariales que deben reinventarse ante los retos mundiales y del país. 


“Pero -recalcó- nadie puede negar tampoco la dimensión de lo que hemos avanzado. La gran mayoría de las metas que nos habíamos fijado para el cuatrienio, las hemos cumplido ya, y ahora podemos plantearnos objetivos más ambiciosos”. 


Aprovechó su intervención en el Congreso para enviar un mensaje a los funcionarios de su Gobierno. “Entramos a nuestro último año, y no es momento de bajar la guardia, sino de aumentar el ritmo para culminar nuestras tareas”, dijo. 


“A los ministros y todo el equipo de gobierno les doy una sola consigna: gobernar, ejecutar y cumplir. Eso, y nada más que eso, es lo que esperan los colombianos de nosotros”, añadió. 


Pensar en grande


Al presentar la visión de país por la que el Gobierno está trabajando, el jefe de Estado se refirió a los avances y desafíos en materia de paz, seguridad, economía y política social. 


“Cuando se piensa en grande, se logran grandes objetivos” y adujo que, por ejemplo, la invitación para ingresar a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Ocde, y la constitución de la Alianza del Pacífico se cuentan dentro de los frutos logrados por su Gobierno al pensar en grande. 


“Nos propusimos entrar a la Ocde y en menos de dos años logramos la invitación formal. Ningún país había sido invitado en un plazo tan corto. Y no es por simpáticos, sino porque hicimos la tarea”, dijo. 


Y agregó: “Hoy hemos construido, con Chile, Perú y México, la Alianza del Pacífico, que es considerada el proceso de integración más ambicioso y exitoso de América Latina. Y estamos haciendo del Pacífico un polo de desarrollo para el país y su gente”.


Esta reflexión la complementó diciendo que ahora el objetivo del Gobierno es enfocarse más en potenciar la competitividad de la industria y el agro para seguir creando empleo. 


“Nos abrimos al exterior y ahora debemos volver a mirarnos el ombligo. Debemos enfocarnos, con el mismo éxito y el mismo entusiasmo, en tener una producción eficaz y competitiva, con alto valor agregado, que haga atractivos nuestros productos y servicios en el mundo”, explicó. 


“¡Afuera el miedo! ¡Desterremos el miedo! ¡Que venga la paz!”, concluyó Santos su discurso ante senadores y representantes a la Cámara.



La economía según el presidente

El presidente Santos resaltó el buen momento por el que pasa la economía colombiana, a pesar de la turbulencia internacional, así como los indicadores positivos en materia de inflación y empleo.


En cuanto al sector cafetero indicó que “le hemos destinado, en lo que llevamos del Gobierno, 1,6 billones de pesos -900.000 millones no más al Programa de apoyo al Ingreso Cafetero-, y estamos subsanando cualquier demora en los pagos a los cafeteros”.


Destacó los TLC firmados por Colombia, cuyos logros ya empiezan a verse, como lo demuestra el que más empresas y productos colombianos están llegando a los mercados internacionales. 


El presidente subrayó que para su Gobierno la lucha al contrabando es “una prioridad”, porque afecta a la industria nacional. Y convirtió a los contrabandistas en “objetivos de alto valor”, puesto que son “tan dañinos como los terroristas y los corruptos”. Anunció que para combatir ese flagelo “vamos a presentar al Congreso un proyecto de Ley de Contrabando”.


Según Santos, los frutos de la internacionalización de la economía colombiana han comenzado a verse y ahora más productos colombianos llegan a los mercados internacionales. Y dijo que con la firma, hace tres días, de la ley que aprueba el acuerdo comercial con la Unión Europea, se acerca el final de esa hoja de ruta y el próximo año se alcanzará un mercado potencial de más de 1.400 millones de consumidores con acceso preferencial a los productos colombianos.


Para el jefe de Estado la economía colombiana ha crecido por encima del promedio regional y mundial, y confió en que este año también lo haga a un nivel superior al año pasado.