Economía

Few advances at the meeting with miners
Pocos avances en reunión con mineros
16 de Julio de 2013


A pesar de que ayer en la sede de la Gobernación de Antioquia hubo un diálogo entre Ministerio de Minas y asesores de los pequeños y medianos mineros del país, el gremio sostiene que se hará cese de actividades


Foto: Cortesía 

En Colombia más de 250.000 familias dependen de la minería artesanal, según gremios mineros.

Duván Vásquez


La Confederación Nacional de Mineros de Colombia (Conalminercol) reiteró que se mantiene firme el paro nacional minero, anunciado para mañana 17 de julio con carácter indefinido hasta que se llegue a unos acuerdos del pliego de peticiones con el Gobierno Nacional.


La Comisión de asesores  de los pequeños y medianos mineros, que se reunieron con representantes del Ministerio de Minas y Energía, solo hizo presencia en la invitación para conocer las intenciones del Gobierno, porque, remarcó Ramiro Restrepo, presidente de Conalminercol, “ninguno de los asesores que dialogaron con el Estado, tenían autorización para negociar una renuncia al paro minero”.


Mauricio Gómez, coordinador de la mesa de diálogo de los pequeños y medianos mineros, señaló que “de antemano ya se ha dejado claro que no se concertará un acuerdo antes del inicio del cese de actividades”.


Sin embargo, el ministro de Minas y Energía, Federico Renjifo, declaró que las reuniones de ayer “son avances donde el Gobierno ha explicado su manifestación de voluntad, de ser un aliado de los pequeños mineros informales. Y si existen mecanismos que permitan aclarar normas, estamos dispuestos a hacerlo, porque el Estado ha protegido esta actividad”.


Además, fue enfático en que no habrá discriminación frente a la ley, con quienes tengan maquinaria que esté aliada con la criminalidad, concluyó el jefe de la cartera de Minas.


A pesar de las voluntades, el  anuncio del paro nacional minero indefinido sigue vigente. Las manifestaciones se harán por mineros de oro y carbón de 18 departamentos del país y frenará en un 90 % la economía de regiones como el Bajo Cauca y el Nordeste antioqueño, porque sus operaciones dependen directamente  de esa producción, indicó el presidente de Conalminercol.


Razón por la cual el secretario de Gobierno de Antioquia, Santiago Londoño Uribe, se muestra preocupado por los efectos del paro minero. “Por eso hemos hecho un llamado a los sectores que lo están promoviendo, por el riesgo extremadamente alto en que ponen a la comunidad y porque en estas cosas de la movilización social, en estos ambientes, uno sabe cuándo empieza, pero jamás cuándo termina”, añadió el funcionario. 


Sin embargo, ante los ineficientes avances en la mesa de diálogo, los mineros artesanales señalaron que las peticiones en la protesta de mañana estarán orientadas a la seguridad jurídica. “Si no tenemos la licencia ambiental no es porque no la queramos, sino que el Estado no ha propuesto mecanismos eficaces para legalizarnos a los pequeños y medianos mineros” afirmó Restrepo, quien agregó además que “los mineros artesanales de Colombia no tenemos subsidio y tampoco tenemos auxilio, estamos completamente informales”.


Al respecto, el secretario Londoño Uribe invitó a los manifestantes a hacer una protesta pacífica sin afectar carreteras. Sin embargo, los gremios de pequeños y medianos mineros anunciaron que las movilizaciones podrían bloquear importantes vías en Córdoba, el Eje Cafetero y Antioquia. “En zonas como el Bajo Cauca, donde está el epicentro de la actividad minera y su comercialización, lo más seguro es que la Troncal de Occidente, se vea afectada por la concentración de unas 25.000 personas” explicó Ramiro Restrepo.


Finalmente, la directora ejecutiva de esa asociación minera, Luz Stella Ramírez, aclaró que “la actividad es pacífica y no vamos a permitir infiltraciones de violencia”.


Peticiones de los mineros


A raíz de la norma que regula los territorios donde se debe hacer procesos de extracción de minerales, también se expidió el Decreto 2235 que autoriza a la Fuerza Pública para destruir toda maquinaria que opere de forma ilegal en el territorio colombiano.


Por eso en el mes de abril, la Policía Nacional realizó un operativo que destruyó doce retroexcavadoras en los departamentos de Antioquia, sur de Bolívar y Caldas.


Esta situación es una de las mayores preocupaciones de los pequeños y medianos mineros de Colombia, porque “en lo que va corrido este año, han destruido 30 retroexcavadoras, poniendo en riesgo los patrimonios y la integridad física” aseguró Ramiro Restrepo, presidente de Conalminercol.


Por esta razón, los trabajadores artesanales de material extractivo exigen que se derogue el Decreto 2235, porque “no quieren que se les visualice como grupos al margen de la ley”, señaló un comunicado del Centro de Estudios del Trabajo (Cedetrajo).


Además, el gremio de los pequeños y medianos mineros solicita que el Gobierno los diferencie de la gran minería, por la cual deben tener garantías distintas, que permitan la formalización de esa actividad artesanal.


Por eso, marcadas las cero horas del miércoles, los trabajadores artesanales iniciarán el cese de actividades mineras en todo el territorio nacional. El paro minero indefinido concluirá, indican los gremios, cuando haya un acuerdo del pliego de peticiones en las negociaciones con el Gobierno.



Autorización minera

El 30 de octubre de 2012 el Gobierno Nacional expidió el Decreto 2235 en el que se reglamenta el Artículo seis de la Decisión número 774 del 30 de julio de la Comunidad Andina de Naciones y el Artículo 106 de la Ley 1450 de 2011, que se refiere el uso  de la maquinaria pesada y sus partes en la actividad minera desautorizada. Lo que significa, es que el Estado tiene la facultad de “decomisar e incautar, inmovilizar, destruir, demoler y neutralizar bienes, maquinaria e insumos utilizados para la minería ilegal”.


Esta normatividad es una medida para cumplir a cabalidad la adjudicación de licencias ambientales, o por el contrario, hacer valer las sanciones al desacato de ese procedimiento. Sin embargo, este tipo de autorizaciones para explotación de territorio extractivo, tiene muchos requerimientos que pueden suplir las grandes mineras, pero los pequeños y medianos mineros tienen dificultad al acceso a pesar de su bajo costo. “La licencia no es costosa, lo que cuesta es que el Gobierno la entregue”, señaló Ramiro Restrepo, presidente de Conalminercol.