Fútbol en el Mundo

Surprising final
Sorpresiva final
11 de Julio de 2013


Pasaron 28 años para que una semifinal de la Copa Mundial Sub 20 se volviera a definir desde los 11 metros. La última vez fue en la edición de la Urss 1985, en la que España se impuso a los anfitriones.


Foto: EFE 

La celebración es de Gonzalo Bueno, autor del gol que le dio el empate a Uruguay en el tiempo reglamentario.

EFE


El camino fue largo y difícil, pero por fin veinte días después del pitazo inicial se conocieron ayer los dos finalistas del Mundial Sub 20 de Turquía 2013: Francia y Uruguay, o Europa y Suramérica, que este sábado se verán las caras en el Ali Sami Yan Arena de Estambul para definir el título de campeón.


Una final inédita, que era difícil de imaginar cuando arrancó el torneo. Si bien los galos figuraban en todas las quinielas desde el principio, no sucedía lo mismo con una Uruguay que, pese a todo, será la “experimentada” de la final.


Pero eso sí, la Celeste sufrió más de la cuenta en la Semifinal que disputó ayer frente a Iraq, a la que solo pudo derrotar en la tanda de penaltis (7-6) tras el empate 1-1 en el tiempo reglamentario.


Y por eso, una década después del inicio de un conflicto que parece no querer terminar para siempre, la nación asiática olvidó sus problemas para apoyar desde la distancia a un grupo por el que casi nadie apostó antes del inicio del campeonato.


El combinado asiático murió en la orilla del éxito cuando Francia ya esperaba en el partido decisivo. El tanto de Bueno a tres minutos del final sirvió para forzar la prórroga que agotó mentalmente a Iraq. Y finalmente cayó tras rozar un acto heroico.


Iraq se fue en ventaja con el gol de  Ali Adnan (m. 33) y ese tanto hizo justicia. Anotación que dejó sin habla a Uruguay. Si antes no tenía ni las ideas ni la posesión, después menos. Pero en el complemento los asiáticos dieron un paso atrás, Uruguay creció y aunque empató con agonía, en la prórroga se vio mejor, con más fuerza, ante un rival que se desmoronaba físicamente.


Y así los suramericanos fueron más efectivos desde los doce pasos para asegurar su tiquete finalista.



Su primera final

EFE. Una gran actuación de Florian Thauvin, autor de los dos goles de Francia (m.43 y 74) ante Ghana (2-1) en las semifinales del Mundial sub-20 de Turquía, clasificó a su selección por primera vez en la historia para una final de la categoría.


Thauvin es una de las sensaciones del torneo. Va a ser uno de los nombres que se recuerden cuando pasen los años. El francés es un clon de Arjen Robben. Juega igual. Rápido, veloz, habilidoso y con gol. Y, por ahora, decisivo.


Fue un intenso juego de principio a fin que dejó a los europeos en la final ante una selección de Ghana que había presentado credenciales de selección compleja, dura, fuerte, técnica y muy efectiva y que también soñaba con su primera final de la categoría.


Y los africanos alcanzaron a soñar con el gol de Assifuah (m.47), que empataba el juego disputado en el Atatürk Stadium de Bursa, pero al final los franceses asestaron el golpe definitivo.