Mundo deportivo

Eager for his second medal
Ansioso por su segunda medalla
Autor: Jheyner Durango Hurtado
7 de Julio de 2013


Samuel Rojas Jaramillo compitió el año pasado en la categoría Respeto en el Clásico Infantil, y el próximo domingo 28 de julio actuará en la de Generosidad.


Foto: Esneyder Gutiérrez Cardona 

Samuel Rojas Jaramillo cursa su primer grado de primaria en el Colegio de la Cuarta Brigada, y su materia favorita es Matemáticas.

Sus estados de ánimo cambiaron en cuestión de segundos. Los padres de Samuel Rojas Jaramillo no entendían por qué su hijo, a quien le cuidaban hasta el sueño cuando dormía, se les había perdido de un momento a otro.


Encontrarlo entre cientos de niños parecidos a él se sentía imposible. Entonces los invadió la angustia, los nervios, la tensión y la impotencia de no tener al lado a aquel ser que les cambió la vida para siempre.


Al menor lo habían llevado a su primera competencia del pedal, el Clásico Nacional de Ciclismo Infantil, pero Gabriel Jaime Rojas y Natalia Andrea Jaramillo jamás se imaginaron que su primogénito iba a correr tan rápido y que sus miradas atentas frente al menor se perderían en el horizonte.


Pero después de la preocupación, de gritar y correr en busca de Samuel, llegó la calma para estos padres, ya que cuando lo hallaron, con una medalla colgando en su pecho, él les gritó: “¡Papi, mami, gané!”.


De inmediato Gabriel Jaime salió como un rayo y levantó al pequeño en señal de orgullo y felicidad, mientras que Natalia Andrea lo abrazó y le dio un beso.


“Fue un momento inolvidable. Pensamos que nuestro hijo se había perdido, y era normal porque había cientos de niños. Pero las personas responsables de la carrera nos tranquilizaron y nos dijeron que cada niño salía con acompañante, y efectivamente así fue. Solo lo volvimos a ver en la meta con su medalla, algo que nos llenó más de satisfacción”, indicó la madre del menor, quien agregó que Samuel cuenta los días esperando con ansiedad la nueva edición del Clásico Infantil.


“No veo la hora de que llegue el día para volver a ganar”, sostuvo el pequeño corredor, que se entrena por las calles de Alfonso López, el barrio donde reside, para llegar bien preparado a la competencia.


“Mi papá fue el que me enseñó a montar y mi mamá es la que me pone cuidado cuando practico”, expresó el pequeño de siete años de edad, quien sueña, cuando sea grande, ser un ciclista profesional o un agente policial.