Mundo deportivo

Knockout blow in the first round
Golpe de nocaut en el primer asalto
7 de Julio de 2013


Quintana demostró una vez más que está para grandes cosas en el Tour, luego de ser protagonista de la etapa de ayer, en la que puso a soñar al pueblo colombiano con la victoria. Su recompensa llegó con el liderato de los jóvenes.


Foto: Cortesía 

En la clasificación de los jóvenes, Nairo aventaja por 49 segundos al francés Romain Bardet (Ag2r) y al estadounidense Andrew Talansky (Garmin).

EFE


Christopher Froome (Sky) dejó K.O. a Alberto Contador (Saxo) en el primer asalto de montaña del Tour, en los Pirineos, y se vistió con el maillot amarillo tras imponerse en solitario en una jornada que sentenció al resto de favoritos.


Primer combate del Tour, primera y contundente exhibición de Froome y todo el Sky, que prepararon la etapa para la emboscada final, la que acabó con todos los rivales directos, noqueados por la fuerza del británico de origen keniano, quien atacó a cinco kilómetros de meta hasta firmar su segunda victoria en el Tour.


Froome cruzó la línea de meta eufórico, consciente de que acababa de dar un buen zarpazo a sus enemigos, señalando con el dedo índice su pecho con el nombre del equipo. El mensaje estaba claro: “Soy el número uno”.


Por detrás sus rivales poco a poco iban llegando abatidos. Su compañero Richie Porte le siguió a 51 segundos y Alejandro Valverde a 1.08. Alberto Contador, que sufrió lo indecible en su terreno, terminó a 1.45 minutos.


El de Pinto no esperaba besar la lona tan pronto. Los efectos del tornado del Sky y Froome también alcanzaron a “Purito” Rodríguez, a 2.06, Andy Schleck a 3.34 y Cadel Evans a 4.13. Todos al suelo.


Froome remató con brillantez la obra del Sky a lo largo de los 195 kilómetros que unieron en la octava etapa Castres a la cima de Ax 3 Domaines. 


Quintana estuvo cerca


El que gobernó de principio a fin fue el Sky, marcando el ritmo y permitiendo maniobras que más tarde pudo controlar.


Como la del colombiano Nairo Quintana, el “escarabajo” de moda que atacó a ocho kilómetros de la cima de Pailhères. Una demostración incompleta de la perla del Movistar, quien coronó en solitario a 2.000 metros de altitud con un minuto sobre el grupo principal, pero luego en el descenso cedió ante el grupo selecto.


Quintana ya ilusiona haciendo recordar a sus predecesores de los años 80, como Lucho Herrera y Fabio Parra. A sus 23 años se presentó en sociedad, pero no pudo rematar la faena con una victoria.


A pie del puerto definitivo Quintana empezó a subir en solitario con un puñado de segundos, no sin antes dejar la efímera compañía del francés Pierre Rolland. Por detrás llegó la tormenta azul y negra.


Richie Porte hizo de dinamitero. Despegó a 5,6 de meta, anuló a Quintana y destapó la flaqueza de Contador. Limpió el camino para Froome, quien irrumpió unos centenares de metros después para no volver.