Columnistas

Las Farc en el Catatumbo, Santos en Suiza
Autor: Alfonso Monsalve Solórzano
7 de Julio de 2013


El presidente Santos viajó a Suiza a defender la candidatura para Medellín como sede los juegos olímpicos juveniles, aprovechándose del trabajo de los otros, es decir, el de Medellín y el del Comité Olímpico Colombiano.

El presidente Santos viajó a Suiza a defender la candidatura para Medellín como sede los juegos olímpicos juveniles, aprovechándose del trabajo de los otros, es decir, el de Medellín y  el del Comité Olímpico Colombiano, porque estaba convencido de que la Capital de Antioquia se quedaría con los juegos. Haría toda la alharaca del caso, posaría como el gran impulsor del deporte; en fin, se daría un baño de popularidad en Colombia, que podrían producirle algunos votos. Lastimosamente perdió el país.


Pero el país perdió no sólo por lo de los Juegos, que finalmente son un asunto de prestigio, sino porque el incendio en El Catatumbo creció y el presidente no estuvo presente para apagarlo, con dignidad y autoridad.


He expresado en otras ocasiones que las Zonas de Reserva Campesina son una trampa de las Farc para mantener los cultivos ilegales y horadar la soberanía interna. Fíjense dónde las tienen:


-Cabrera, región del Sumapaz, zona de tradicional control de las Farc y corredor estratégico para llegar a Bogotá, 44.000 hectáreas;


- Guaviare, 460.000 hectáreas, incluye los municipios de Calamar, El Retorno y San José del Guaviare, lugar donde tuvieron a muchos de los secuestrados políticos, zona de narcocultivos y de dominación política de las Farc, hasta el punto de que a este último pueblo le dicen Calafarc; 


-Sur de Bolívar, municipios de Morales y Arena,  29.110 hectáreas; como las anteriores, zona de cultivo de coca y de control de las Farc, hasta el punto de que en ese lugar estuvo secuestrado el ex canciller Araujo; 


-Pato Balsillas (San Vicente del Caguan), 7.500 hectáreas, parte de la zona de despeje durante Pastrana; 


-Bajo Cuandí, Putumayo, 22.000 hectáreas, zona estratégica por limitar con Ecuador. Se cultiva coca de las Farc y estas transitan por la frontera;


-Valle del Rio Cimitarra: veredas de Yondó y Remedios, en Antioquia; y Cantagallo y San Pablo, en el sur de Bolívar, en el Magdalena Medio, 184.000 hectáreas: coca, minería ilegal controladas por las Farc y control del Magdalena Medio.


Son 6 ZRC con  746.610 hectáreas y  94.810 habitantes. Y están en proceso de constitución otras 7. 


http://ilsa.org.co:81/biblioteca/dwnlds/otras/varios/reserva/todo.pdf.  Le recomiendo a los lectores leer ese informe del Incoder  del año 2012 para que se enteren de cómo se van cocinando las ZRC en este gobierno desde antes de la negociación formal con las Farc, pero posiblemente como parte de los acuerdos anteriores, que todavía no conocemos.


Las Farc han intentado por todos los medios crear la ZRC del Catatumbo, que cubre veredas de 7 municipios del norte de Santander. Es estratégica para las Farc por ser fronteriza con Venezuela y donde hay extensos cultivos de coca, yacimientos de petróleo y minería ilegal. El gobierno de Uribe había intervenido  con créditos, cultivos sustitutivos, inversión social y ayuda humanitaria. Uribe había logrado que los campesinos sembraran 18.000 hectáreas de palma. Pero volvieron las Farc, se recuperó el Eln y aparecieron Bacrim. Hoy el territorio lo dominan las Farc, más ahora con su alianza con el Eln.


Los campesinos fueron obligados a salir a la protesta; se descubrió que el núcleo dirigente está compuesto por doscientas personas, y el líder, Cesar Jerez, no es de la región sino presidente de la ZRC de Cimitarra; no es campesino sino ingeniero geólogo de una país de la Antigua Unión Soviética; y las autoridades tiene indicios de que presuntamente tiene vínculos con las Farc. También inteligencia militar interceptó grabaciones en las que comandantes de las Farc dan instrucciones para forzar a la gente a salir, o para conseguir comida para los protestantes y para que echen “piedra, palo y plomo” contra la fuerza pública. 


El periódico DEBATE denunció que el punto central, el inamovible que manejan es la constitución de la ZRC, a pesar de que no se haya cumplido la ley para estos casos, que exige consultar con los indígenas Motilones asentados en ese territorio. Lo demás es negociable. Cuando la delegación del gobierno ofreció una inversión inmediata de 300.000 millones de pesos, dijeron que ese no era el objetivo del paro, a pesar de que pedían hospital, escuelas, carreteras y un subsidio de COP1.500.000 mensuales para cada campesino mientras se sustituían los cultivos de coca.


Santos citó una reunión urgente de sus ministros y asesores apenas se “enteró” de que Cesar Jerez tenía presuntamente vínculos  con las Farc. No le bastaban el cartel que los “negociadores de ese grupo sacaron en apoyo a la protesta,  lanzando un S.O.S., ni una declaración anterior de éstos. Tampoco, que está documentado que hubo disparos contra la policía desde donde se encontraban los protestantes y que había al menos uno que les lanzaba cohetes de fabricación artesanal. 


Si estos hechos no lo llevan a exigir el levantamiento de esa protesta y la reorientación de las “conversaciones”, entonces nada lo hará. Ya es hora de decir basta. Señor presidente, de la manera más respetuosa le sugiero que renuncie a su cargo para que el país pueda encuadernarse de nuevo. Los hechos han hablado por usted, y ni siquiera su aluvión de publicidad puede obscurecer la verdad de lo que acontece en esta “negociación”. 


Ah, y la Fiscalía anunció “investigaciones” que a nada llevarán porque en su lógica, sería gente indultable, según la posición del señor Fiscal frente a la “negociación”. Por favor, no dilapiden los dineros de los colombianos en esas pesquisas.