Nacional

Gobierno colombiano y campesinos del Catatumbo designan mediadores para dar inicio a una negociación
2 de Julio de 2013


Tras la elección de mediadores tanto del Gobierno como de los campesinos del Catatumbo, el Ministerio de Interior pidió a los manifestantes que permitan que se regularice la situación de orden público en la zona.


Foto: Cortesía 

José Noé Ríos, mediador del Gobierno. 

EFE


El Gobierno colombiano y los campesinos del Catatumbo designaron hoy a un viceministro y a un jesuita respectivamente, como sus representantes para acordar una metodología de negociación y resolver las protestas que bloquean la región desde hace más de 20 días.


"Hemos tomado la determinación de designar a dos representantes, uno de cada una de las partes, para acordar la metodología de la mesa de negociación", anunció en una rueda de prensa el ministro del Interior, Fernando Carrillo, información que fue confirmada a Efe por fuentes campesinas.


El mediador por parte del Gobierno será José Noé Ríos, actual viceministro de Relaciones Laborales e Inspección y con experiencia en los procesos de paz con los grupos guerrilleros M-19, Ejército Popular de Liberación, EPL, Quintín Lame y Corriente de Renovación Socialista.


Los campesinos propusieron al Gobierno al jesuita Ubensel Duque, director del Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio y vinculado a movimientos sociales.


"Ellos van a ser los moderadores de la mesa y tienen como misión principal definir la metodología de trabajo de la mesa", agregó el ministro tras reconocer que las partes habían entrado en un "pantano metodológico (...) casi insalvable".


El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, había convocado a los portavoces campesinos para una reunión en Bogotá hoy, pero no se concretó ni el encuentro ni los fines y los labriegos no se desplazaron hasta la capital.


Una vez acuerden la metodología, las dos partes tienen que iniciar una negociación en la que los campesinos reclaman la suspensión de la erradicación de los cultivos ilícitos y la implantación de una zona de reserva campesina, entre otras reivindicaciones.


El Gobierno por su parte ofrece un plan de choque de hasta 140 mil millones de pesos.


Finalmente, Carrillo hizo un llamado a los campesinos para que se "regularice" la situación de orden público en la zona.


Los campesinos del Catatumbo comenzaron a bloquear las vías de la región el 10 de junio para protestar en primer lugar contra una campaña oficial de erradicación manual de hoja de coca, cultivo del que vive la gran parte de la población de esta zona, sumida además en décadas de abandono estatal.


Durante las protestas, que han dejado cuatro campesinos muertos y decenas de heridos, los manifestantes han reclamado una alternativa a los cultivos ilícitos, la declaración de una Zona de Reserva Campesina y el fin de los grandes proyectos de minería y agroindustria.