Política

Experiencias de un viaje
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
2 de Julio de 2013


Concejales de la ciudad justifican la importancia de participar en certámenes internacionales, donde se está reflexionando y aportando ideas sobre temas municipales.

Cuatro concejales y políticos de Medellín participaron recientemente y durante una semana en la XIX Conferencia Interamericana de Alcaldes y Autoridades Locales, que se realizó en Miami, Estados Unidos, y que en esta oportunidad tuvo como temática central “La democracia local y gobiernos municipales: hacia una prestación de servicios públicos efectiva”, promovida por la Universidad de La Florida en convenio con la Universidad de Medellín.


A su retorno a la ciudad hablamos con este cuarteto de cabildantes para conocer de ellos qué les llamó la atención, qué experiencias les dejó ese certamen, qué se puede aplicar en la ciudad, qué están pensando en otras latitudes, cómo estábamos frente a otras ciudades y en general de qué le sirve a Medellín ese viaje.


El concejal liberal Carlos Mario Mejía dijo que destaca la experiencia adquirida en la aplicación de los planes de ordenamiento territorial en diferentes municipalidades y la utilización del uso del suelo, enfocado al aprovechamiento de los recursos naturales existentes.


También resaltó las enseñanzas para retomar en la ciudad sobre el manejo del presupuesto participativo, en los modelos de concertación democrática con la ciudadanía y la participación de las organizaciones sociales.


Le llamó la atención la conservación de los recursos naturales con una mirada especial a la Amazonía brasilera.


Y le pareció relevante que en varias municipalidades se dan casos de planes de desarrollo a veinte años y alcaldes que son reelegidos por el mismo periodo de tiempo.


Jaime Cuartas, concejal del Partido Verde, le dio mucho realce al hecho que un alcalde lleva gobernando veinte años a Quillota, que es una comuna y capital de la provincia homónima en la región de Valparaíso, en la zona central de Chile.


Puso como ejemplo que esta urbe ha logrado resolver mediante una interacción y discusión constante entre el Gobierno local, las autoridades nacionales y sus propios habitantes los temas de renovación urbana, lo que se debe tener en cuenta en Medellín cuando comienza la discusión del nuevo Plan de Ordenamiento Territorial.


Alertó que hay que revisar el modelo ocupacional de la ciudad, pues ya se rajó y por eso hay que apostarle a procesos de renovación urbana como el de Naranjal, con el que se prende consolidar una urbe que crezca en altura, que mejore sus sistemas integrados de transporte público, porque Medellín ya no da para construir grandes autopistas y se agotó el modelo del vehículo particular, porque estamos llegando a un colapso completo.


Explicó que en Quillota, lotes que habían sido degradados los convirtieron en espacios públicos para sistemas de transporte masivo, construcción de centros comerciales y parques para dinamizar la economía.


El concejal de Cambio Radical, Carlos Mario Uribe Zapata,  consideró como experiencias importantes la gestión social que debe tener como centro el ser humano, como un actor principal de sus comunidades.


Y anotó que en el certamen se enfatizó mucho en las alianzas público-privadas, que afortunadamente se han consolidado en Medellín.



Reconocimiento a Medellín

Ante todo, el presidente del Concejo de Medellín, el conservador Nicolás Albeiro Echeverry, dijo que en una reunión de más de quinientas autoridades locales, Medellín fue un punto de referencia en lo educativo y en la innovación.


Sostuvo que la ciudad cambió ante el mundo su imagen de narcotráfico y logró en la internacionalización un camino.


Esto le dio pie para decir que la ciudad no puede matar el tigre y cogerle miedo al cuero, por lo cual Medellín  tiene ahora que demostrar que sí es digna de ese reconocimiento, haciendo posible que haya más empleo, mejor calidad de vida, mejor educación, pues de lo contrario sería muy difícil mantener esa nueva y positiva figuración internacional.


El certamen de Miami le dejó a Echeverry como lección que Medellín debe invertir fuertemente en movilidad, educación, cultura ciudadana y medio ambiente.


Y la ciudad necesita estar a tono con la tendencia mundial de las asociaciones de municipios para proyectos supramunicipales, que en el caso local serían hechos metropolitanos.