Columnistas

Pintando la fachada
Autor: Pedro Juan González Carvajal
2 de Julio de 2013


Recientemente se realizó una intervención por parte de las autoridades del deprimidísimo sector de Barbacoas, reconocida zona de tolerancia de la ciudad de Medellín desde hace muchos años.

Recientemente se realizó una intervención por parte de las autoridades del deprimidísimo sector de Barbacoas, reconocida zona de tolerancia  de la ciudad de Medellín desde hace muchos años.


Los malos tratos y el exilio en este tipo de gueto para aquellas personas que devengan su sustento de la actividad sexual, dieron pié a las denuncias y a la reacción por parte del Estado.


Después de varias semanas, las fachadas lucen coloridas y limpias y hay un nuevo tipo de entorno, menos triste y agresivo del que había antes, lo cual hay que reconocer.


Ojalá esta intervención estética esté siendo acompañada de “muros para adentro”, de todas las acciones sociales que sean necesarias  para posibilitar una vida digna de quienes viven y sobreviven en ese pedazo de nuestra ciudad.


Por otro lado, no deja de ser llamativa la campaña emprendida por el Sena a nivel nacional para la firma masiva de “Acuerdos de Empleabilidad”, mediante los cuales  algunos empresarios se comprometen a generar empleos a cambio de que el Sena cumpla con sus obligaciones legales y para lo cual fue fundado. Desde este punto de vista, es otro programa inocuo que pretende mostrar que del sombrero del mago se pueden sacar los centenares de miles de empleos que hoy requiere con urgencia el país, con una meta inicial de este programa de 250.000.


Con el tema de las Relaciones Internacionales no se puede jugar: que aquél dijo o hizo, que este dice o hace, y que entonces nosotros, decimos y hacemos, es un juego de malabares en el cual no se puede entrar, a no ser de que sea una estrategia preconcebida para entretener, distraer y manipular al vulgo (¿?), con el fin de que no centren su atención en una realidad que se presenta como poco alentadora.


Parece ser que de manera voluntaria hemos comenzado a renunciar de un todo y por todo a la privacidad y a la intimidad. Los mecanismos móviles de comunicación nos aproximan a todos y nos tratan como si todos trabajáramos en un Call Center. Las llamadas entran a cualquier hora del día, sin importar las naturales pausas para el necesario descanso. Yo personalmente me resisto a ello.


¿Cuántas Agencias de Inteligencia tendrá Estados Unidos? Ni siquiera Tom Clancy, el famoso novelista de suspenso político militar, ha podido aproximarse al dato real. Yo considero que ni el propio Presidente de esa gran nación lo sabe a ciencia cierta, sin que esto lo exima de responsabilidades. El escándalo de las chuzadas y la invasión del ámbito privado en norteamérica, ponen en evidencia que a la luz de cualquier argumento, en este caso la lucha contra el terrorismo…….todo vale. ¡Pues no! En esos asuntos, la ley debe prevalecer por encima de todo y los derechos constitucionales de las personas y los ciudadanos deben ser respetados aquí y en cualquier parte del mundo ¡No faltaba más!


Dice Confucio: “Donde hay educación, no hay distinción de clases”.