Columnistas

El Gran Colombiano es argentino
Autor: Álvaro González Uribe
29 de Junio de 2013


No creo que se le deba hacer tanta alharaca a la escogencia de “El Gran Colombiano”, ni por parte de quienes están en contra del ganador ni por quienes están a favor.

No creo que se le deba hacer tanta alharaca a la escogencia de “El Gran Colombiano”, ni por parte de quienes están en contra del ganador ni por quienes están a favor. Es un asunto que se debe tomar como un episodio más en una suerte de formato “reality” o si se quiere un hecho político, pero respetables ambos casos.


Encuestas se hacen por centenas para todo tipo de personajes, productos y acontecimientos, unas mal hechas y otras bien hechas, vaya uno a saber, pero son legales y aguantan todo.


Al margen del procedimiento usado, de la discusión sobre si hubo manipulación o no y de los motivos que movieron a los votantes a elegir al ganador, muchos se dolieron con razón de que en la sonada encuesta no hubieran ganado Jaime Garzón, García Márquez (el mío-mío personal que no necesita votaciones porque con leerlo me basta) y otros más.


Pero es que en estas preferencias hay muchas variables. Por ejemplo, a quienes mucho les gusta el deporte quizás hubieran elegido un deportista, e incluso dependiendo de la disciplina deportiva de ser escogido un futbolista los amantes del ciclismo se dolerían de que no hubiera sido un ciclista. Y aún más: dentro del ciclismo los jóvenes escogerán a Rigoberto Urán o a Mariana Pajón y los más viejitos a Lucho Herrera o a Cochise.


Y ello en todas las actividades en las que tantos colombianos se han destacado nacional e internacionalmente. Eventos como El Gran Colombiano son de alto contenido subjetivo y muy relativos, sujetos a preferencias referentes a  actividades, artes y oficios, a épocas, al medio usado para votar y al tema que acapare más la atención en el momento de la escogencia.


Por eso no es de extrañar que durante estos meses casi desaparezcan de los primeros lugares de las encuestas de tipo genérico los escritores y otros artistas, deportistas, científicos, próceres y políticos de otras épocas o hasta actuales que no están en juego electoral. No le demos tanta importancia a estas cosas, este es un país político, y más que político, electoral.


Para Colombia todas las escogencias o votaciones similares a El Gran Colombiano desde ahora y hasta las próximas elecciones del 2014 están y estarán absorbidas por el tema político y las polarizaciones que mantenemos al día: Uribe-Santos, paz-guerra, derecha-izquierda y otras más, pues en eso de polarizaciones los colombianos somos expertos.


Aunque la encuesta El Gran Colombiano ya ha sido capitalizada políticamente por el ganador y sus adeptos -lo cual es válido- y también desde otro punto de vista por sus contrarios -lo cual también es valido-, mejor gastemos el tiempo en escoger El Gran Empleo, La Gran Salud, La Gran Educación, La Gran Justicia, La Gran Paz, El Gran Estado Social de Derecho y, por supuesto y primordialmente, La Gran Causa de todo esto que nos pasa desde hace 500 años.


¡Ah!, y les pido un favor a todos: porque en esta columna pida minimizar, o mejor darle a la tal encuesta el sitio que se merece por su relatividad y real importancia, ahora no me digan que por ello soy antiuribista o uribista, pues no soy “ista” de nadie. Mal o bien, pienso con mis propias neuronas y no requiero que nadie lo haga por mi. Reconozco a cada uno sus bondades y crítico a cada uno su errores, pero siempre, por espantosos que sean, jamás insultando ni usando lenguaje procaz.


Eso sí: a mí me llamaron de ese tal “chanel” y voté por mi abuelita. Sacó trece memorables y valiosos votos pese a que solo somos nueve nietos, cinco de los cuales son disidentes. Y seguramente pasaría lo mismo con alguno de los tres Santos, de los tres Garzones, de los cuatro Lleras, de los cinco Galanes, de los cuatro Gómez, de los dos Petros o con Natalia París.


En fin, todo ese escándalo y pensar que el Gran Colombiano es argentino…, Pekerman…